Actualizado: 14/06/2021 10:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Epidemia, Medidas, Migración

Diez meses que conmueven la Isla

Existe una elevada probabilidad de una crisis migratoria hacia Estados Unidos este verano, con miles de personas lanzándose al mar

Comentarios Enviar Imprimir

El gobierno no pierde la oportunidad, de perder la oportunidad. Eso ya lo sabemos, también que la estrategia para combatir al virus que ha producido la pandemia de covid-19 deja dudas entre ciudadanos sobre su inefectividad, el rumbo del Estado y los problemas económicos y sociales en ciernes.

En ese marco, “la coyuntura”, de la segunda mitad del 2019, fue el aldabonazo indicador de las lluvias que traerían este pantano, y sus telúricas sacudidas.

El 27-N, Movimiento San Isidro, la VI sesión Asamblea Nacional, la implementación de la Tarea Ordenamiento, el nuevo posicionamiento del exilio democrático dejaron lista la escena, para la realización de un frustrante VIII congreso comunista, incapaz, independiente de la salida de los históricos y la renovación de la mitad del Comité Central, de encontrar el camino para las transformaciones necesarias para frustrar el hundimiento del sistema, aún y con la presencia omnímoda de la Seguridad del Estado, atacando en profundidad cualquier percepción de oposición democrática.

27-N y San Isidro

El 27 de noviembre de 2020 desde el amanecer, un grupo de intelectuales y artistas se plantaron frente al Ministerio de Cultura, en solidaridad con los acuartelados del Movimiento San Isidro (MSI), protagonistas de una huelga de hambre, y cuya sede fue desalojada violentamente la noche anterior. Lo que empezó como plantón solidario, se convirtió de la mañana a la tarde en un reclamo de mayores libertades para el arte, y algunos cientos de interesados en sumarse fueron rechazados por fuerzas antimotines, cercando el área de conflicto.

Los contestarios se organizaron bajo el acrónimo 27N, y días después pidieron incluir a miembros del MSI y a periodistas independientes en la reunión. El 4 de diciembre, las autoridades cancelan el dialogo, argumentando no aceptar presiones ni la presencia de “mercenarios”. No obstante, los jóvenes hicieron una raya al tigre y este no se lo podía quitar.

El Movimiento San Isidro, y el 27N rechazan por igual al Decreto 349, regulador de la actividad artística y pretende definir desde el Estado, “qué” es arte.

El poder legislativo y la Tarea Ordenamiento

El VI periodo ordinario de la IX legislatura, fue realizado en diciembre por videoconferencia. Presidida por Esteban Lazo, la reunión se veía como la parte del témpano de hielo, en la que todos están seguros, algo está a punto de estrellarse. En sus sesiones, se presentaron anteproyectos de leyes crispadores de la sociedad cubana, como: Familia (con marcada ideología de género), Tribunales de justicia, Procesos administrativos, Código de proceso, y Proceso penal, además de las normas, para ser sometidas a la Asamblea. Sobre estos anteproyectos el gobierno habla de modernización del Estado, pero la sociedad mira desconfiada, y lo considera camisas de fuerza del régimen ante cualquier imprevisto.

Otro tema en este convulso periodo, es la Tarea Ordenamiento. Una visión de cuatro aspectos esenciales: 1- unificación monetaria, 2- eliminación del CUC y del arbitrario tipo de cambio, 3- la eliminación gradual de subsidios excesivos, y 4- reforma de los ingresos, como si se creyera que un aumento del salario mínimo haría descender los índices de pobreza.

Para el jefe comunista y de gobierno, Miguel-Díaz Canel, “el ordenamiento” pondrá en mejores condiciones al país para transformarlo. Sin embargo, el desequilibrio fue reconocido por el ministro de Economía, Alejandro Gil, quien habla de pautas no consideradas antes de su aplicación, así como nuevas variables incorporadas, tras la intervención del coronavirus, y las medidas de cierre del país, provincias y municipios.

La realidad insular ante los ojos del observador atento es como un cliché de nerds: “la basura regada por toda la habitación, todo sucio y malos olores”.

Encuestas realizadas por el Centro de Capacitación de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (CC-ASIC), en los meses de junio y diciembre de 2020 indicaban la no existencia de políticas para empoderar a las mujeres, y una baja masa de productores entre los emprendedores. Además, un 58 % de estos no estuvo preparado para la crisis, y/o el 46 % amortizaba sus pérdidas, a partir de remesas.

No existe percepción generalizada de la afectación de la pandemia en el tema de los recursos humanos, aunque casi todos los negocios particulares se vieron afectados por el tema y más de trescientos mil trabajadores quedaron en la calle, por tener empleos precarios (sin contratos). El 42 %, de los emprendedores encuestados responde sufrir afectaciones de recursos humanos,

Por último, el 48 % de los encuestados considera la “campaña contra las ilegalidades” como afectación seria al desarrollo de los emprendimientos. Vincular los delitos de acaparamiento, desvío de recursos del Estado, o el robo, con la inversión legitima en materiales para el trabajo, creó confusión y parálisis entre los emprendedores, los clientes y el público en general. Y es una forma de demonizar el trabajo de los emprendedores.

La reforma de los ingresos, sumado al hundimiento de la industria del turismo, la recepción de remesas, ausencia de auxilios financieros y legales, hace estragos en la economía familiar. Si oficialmente un dólar cuesta 25 pesos desde enero hasta hoy es algo hipotético)[1]; en el mercado real (la calle), en enero cotizaba a 25 pesos, en febrero a 38, en marzo 45, abril 50, mayo 55 y se espera en junio una cotización sobre los 60 pesos por dólar.

A lo anterior se suma el desabastecimiento de los mercados que venden en pesos, y el aumento de la presencia de productos en dólares, lo que implica una vertiginosa dolarización de la economía, aunque el gobierno intenta controlar, disminuyendo las posibilidades de circulación en su comercio definido como monopólico.

8vo congreso comunista, el de la incertidumbre

Raúl Castro Ruz administró mal el país, sus fuerzas, pero sobre todo sus oportunidades, reapareció en el congreso del partido comunista, una reunión con baja capacidad de racionalidad y pragmatismo, y por eso mismo con alto nivel de desconexión de la realidad, en discursos e intervenciones públicas.

El conclave sacó de sus estructuras (no del poder), a los llamados históricos, y eso no implica establecer un mecanismo regular de circulación de las elites, necesario para el posterior desarrollo de la clase política. Sobre la base de esa desconexión de la realidad, adoptó cinco acuerdos/resoluciones. Aprobación del informe central, actualización de conceptualización, estado de implementación de los lineamientos hasta 2026, funcionamiento del partido, actividad ideológica y vinculación a la sociedad, política de recursos humanos, y rol de la institución para lograr mejores resultados en la gestión del gobierno. Sin embargo, a un mes de clausurado el evento, los textos “sustancialmente” modificados de esos documentos rectores de la vida nacional (conceptualización y lineamientos) son aún desconocidos, índice de un importante enfrentamiento dentro de la organización, sobre cual camino a seguir, y habla de cierta polarización interna.

La pandemia de covid-19

Analistas afirman que la pandemia de covid-19 permitió al gobierno encajar dos medidas. Por una parte, un paquetazo de medidas económicas impopulares, aprovechando para ello el estado de sitio establecido en la Isla. Por otra, un aumento de la represión a la sociedad, impaciente ante la falta de opciones, servicios y productos de canasta básica.

A lo anterior se incorpora una parálisis cuasi total del transporte público y de carga interprovincial, urbano e intermunicipal sustento de la economía informal. Sobre este punto divergen el gobierno y la ciudadanía. El primero argumenta la necesidad de limitar el movimiento para controlar el virus. La ciudadanía apunta a la ausencia de combustible por la crisis en Venezuela, y la presión del embargo de Estados Unidos.

Según datos no oficiales, las medidas anti-covid lanzaron a la calle a casi 100 mil emprendedores y sus empleados, quienes engrosaron el numero de desempleo, ya antes alrededor del 33 % de la masa laboral.

A lo anterior se le suma la tragedia de un grupo etario de entre los 8 y los 18 años de edad, quienes perdieron hasta el momento dos cursos lectivos. Esto implicará a futuro, una laguna de conocimiento en la planta de profesionales y tendencias laborales. En el otro extremo la ausencia de servicios médicos ambulatorios, a excepción de los vinculados a la covid-19, deja fuera de servicios sanitarios y hospitalarios (no emergencia) a los mayores de 60 años (22 % de la población). Implicará a mediano plazo, un descenso de las expectativas de vida, así como de la calidad de vida.

Por último, importantes medios de comunicación internacionales ya se cuestionan el “plan de vacunación” del gobierno, sobre los proyectos (Soberana, Abdala, etc.), sin referenciar como sistema de inmunización, y no refrendadas tan siquiera, por la agencia cubana de vigilancia de fármacos. Esto en pocos meses podría trabar la salida de cubanos al exterior dada la importancia de la presencia del pasaporte sanitario, en países de Europa, Estados Unidos, y pronto en Latinoamérica.

Coda

Como el gobierno no da signos de cambiar su actual visión de desarrollo, son probables dos o tres escenarios. 1- Aumento de la inflación, y de la crisis económica a niveles solo comparados con los de 1993, con cortes eléctricos, ausencia de combustibles, agua y alimentos. 2- Aumento del descontento dentro de la población, aparejado con una represión desmedida como la actual a una espiral de ingobernabilidad. 3- Posibilidad de una crisis migratoria hacia Estados Unidos, con miles de personas lanzándose al mar durante este verano, y/o, saliendo en avión hacia Rusia, Guyana, Nicaragua, y cualquier otro país sin exigencia de visado.


[1] La existencia de un corralito financiero, impide al ciudadano comprar un dólar en una entidad bancaria dentro del país.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.