Actualizado: 24/11/2020 19:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión, Protestas, Alimentos

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

Cuando la población salió a la calle en Cárdenas sonando cazuelas vacías

Comentarios Enviar Imprimir

El 19 de junio de 1962, la gente salió a la calle en Cárdenas sonando cazuelas vacías y sentó así el primer acto de repudio contrarrevolucionario —Protesta de las Calderas— contra la decisión revolucionaria de racionar los alimentos. Al parecer Fidel Castro terminó olvidándose de esta reacción popular, ya que en 2005 aludiría al Maleconazo (1994) como “el único tumulto que se ha creado en cuarenta y seis años” [1].

Sin embargo, el 18 de junio de 1963 sí que se acordaba de la Protesta de las Calderas. En medio del discurso que largaba por la botadura de 17 barquitos pesqueros en los astilleros “Victoria de Girón”, Castro restregó al público: “Aquí mismo en esta ciudad de Cárdenas ustedes saben que el lumpen abunda [y] hace algo menos de un año, se reunió nuestro Presidente [Osvaldo Dorticós] para dar un acto de reafirmación revolucionaria (…) Dondequiera que la gusanera se agite y se aliente un poquito más allá de la medida, nosotros sabemos cómo barrerla”.

Sobre la mejor distribución de los abastecimientos

Así tituló el Gobierno Revolucionario su Ley 1015, de 12 de marzo de 1962, que implementaba la decisión de racionar alimentos a partir de una Junta Nacional encargada de enfrentar la “situación anormal [de] escasez relativa [derivada del] brutal cerco económico dirigido por el imperialismo norteamericano contra la economía nacional”.

Sin haber comprendido —ni entonces ni ahora— que “el socialismo suprime la racionalidad del cálculo de costos y precios y con ello, la economía misma”[2], el Estado totalitario (sin oposición parlamentaria) castrista sustituyó la mano y mente invisible del mercado con las cabezas de representantes del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), Ministerio de Industrias, Ministerio de Comercio Interior, Ministerio del Trabajo, Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y Federación de Mujeres Cubanas (FMC), quienes en consulta con el propio Gobierno Revolucionario (Consejo de Ministros) dispondrían:

  • Qué artículos racionar a nivel local o nacional
  • Qué régimen de racionalización tendría cada artículo y en qué cantidades
  • Qué rectificaciones de distribución se harían para las empresas estatales y privadas (que se irían del aire hacia 1968), sobre todo en el sector gastronómico
  • Qué otras medidas debían adoptarse oportunamente

Así, en situación calificada de anormal, el Estado totalitario gestó la libreta y su correlativa oficina de control (OFICODA). Una y otra perduran en la situación normal de la economía cubana, que pudiera resumirse como dirección centralizada autoritaria de los planes de producción y descentralización anárquica de sus ejecuciones.

Demonios de la carne

A la semana de dictar aquella ley, el Gobierno Revolucionario sacó otra [1018] que prescribía un trío de sanciones de cárcel vinculadas al ganado vacuno: 5 años por sacrificarlo sin previa autorización estatal, 3 años por transportar y/o comerciar sus carnes, y 1 año por adquirirlas fuera del mercado estatal. Estos actos se tacharon de “delitos contrarrevolucionarios” y fueron sometidos a la jurisdicción penal especial de los tribunales revolucionarios, que originalmente juzgaron a criminales de guerra, pero siguieron la rima contra disidentes y hasta descontentos.

Aquellas tres figuras delictivas pasarían al primer Código Penal (Ley 21, de 15 de febrero de 1979) con sus respectivos marcos sancionadores de 2 a 5 años, 6 meses a 3 años y 3 a 9 meses o multa de hasta 270 cuotas o ambas, bajo el paraguas semántico “Sacrificio ilegal de ganado vacuno y ventas de sus carnes” (Artículo 290).

Así y todo, la seducción por la carne sería tan intensa que el siguiente Código Penal (Ley 62, de 29 de diciembre de 1987) cerró aquel paraguas y abrió otro: Sacrificio ilegal de ganado mayor (sic) y venta de sus carnes (Artículo 240). De este modo se cobijaron los equinos, que corrían peligro de extinción por matarifes en colusión con gente carnívora. Los marcos sancionadores engordaron: 4 a 10 años, 3 a 8 años y 3 meses a 1 año o multa de 100 a 300 cuotas o ambas.

Coda

Ahora la situación normal de escasez casi absoluta de carne y otros alimentos, de artículos de aseo e incluso de agua, así como de combustible, pudiera desembocar en que los únicos líderes opositores con masa crítica y arrastre popular —la miseria y la necesidad— desencadenen otra protesta o tumulto que allane el camino hacia los cambios trascendentales pronosticados por Ariel Hidalgo para antes del cierre de este año. Y mientras aquellos líderes presionan a la gente a salir a la calle para dar otro cacerolazo, ciertos lidercillos de la oposición, sin masa ni apoyo popular, se quejan de que el gobierno no los deja… salir al extranjero para darse gusto en foros sobre la caldera del diablo en Cuba.

Notas

[1] Biografía a dos voces, Debate (2006), 303.

[2] Vid.: Ludwig von Mises: Le socialisme, París: Libraire de Médicis (1952), 137-140.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.