Actualizado: 04/12/2020 15:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Guerras, Tanques, Siria

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

Castro, exilio, tanques, guerras y distorsiones

Comentarios Enviar Imprimir

El 23 de octubre de 1998, el Diario las Américas repica el cuento del lugarteniente de la Sección Política del MINFAR, coronel Vicente Díaz, sobre la “segunda misión internacionalista” [1] de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR): el despliegue de unos 800 tanquistas cubanos en Siria al filo de la guerra de Yom Kipur [6-25 de octubre de 1973] contra Israel.

En la entrevista al coronel Díaz, Granma fue autorizado a informar —por primera vez en un cuarto de siglo— que el dictador sirio Hafez al-Assad había solicitado pilotos de combate a Castro, quien se excusó por razones de defensa nacional y ofreció en cambio una brigada de tanquistas [2]. Trasladados por vía aérea entre octubre y noviembre de 1973, llegarían tarde a la guerra y se dedicarían a adaptarse al terreno y reparar tanques soviéticos T-54 y T-55 antes de pasar al frente en las Alturas de Golán hacia marzo de 1974.

El 9 de septiembre de 1973, Castro había anunciado ya en la IV Conferencia del Movimiento de Países No Alineados (Argel) que rompía relaciones diplomáticas con Israel. La desunión post soviética propiciaría, sin embargo, que el exseguroso y exministro israelí Rafi Eitan rompiera el hielo con negocios de agricultura y construcción en la Isla de Cuba pintoresca.

Duelos a deshora

Hacia 1974 Díaz fungía en aquella brigada como teniente para el trabajo político y encargado del Comité de Base de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Luego de decirle a Granma que la actuación de los tanquistas cubanos en Siria “consistió en formar parte de los duelos artilleros”, acotó revolucionariamente: “Nunca tuvimos una baja. Ello se debió a la disciplina, la cohesión [y] el grado de preparación alcanzados”.

Contrarrevolucionariamente cabe aclarar que se debió más bien a que los tanquistas cubanos arribaron a Siria tras decretarse el cese al fuego entre árabes e israelíes. Dejemos que el general Néstor López Cuba, quien estuvo al mando allí y entonces, responda si los cubanos entraron en combate: “No. Mantuvimos una unidad casi un año en el frente. Era un pelotón de tanques. Se produjeron algunos duelos de artillería. Nos averiaron dos tanques. Vivíamos en un hueco, en una chabola, en condiciones de campaña. En febrero de 1975 regresamos a Cuba” [3].

En busca del tiempo perdido

Para octubre de 2015, tanquistas cubanos reaparecían en Siria. No se enteró el Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales (MOSSAD) en Tel Aviv, sino el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) en Miami. Su director, el Dr. Jaime Suchlicki, recibió de fuente anónima intel de que dos aviones rusos habían arribado a Damasco con militares cubanos vestidos de civil. La misma fuente determinó que eran tanquistas y vio que con ellos iba el general especializado en tanques Polito Cintra Frías.

Tras esa bola se fueron desde Fox News hasta RTV Martí. Para dárselas de que maneja muy bien los archivos históricos, RTV Martí agregó: “Durante la Guerra del Yom Kippur (1973), una brigada militar cubana dirigida por el general Arnaldo Ochoa (después fusilado en 1989) combatió contra Israel en las Alturas del Golán”. El jefe de aquella misión militar cubiche en Siria fue el comandante César Lara Roselló. Ochoa no estuvo por allí ni en calcomanía, como tampoco Polito ni ningún tanquista cubano estuvieron en 2015.

Nadie podría tragarse que Polito, ministro de las FAR desde noviembre de 2011, se fuera a Siria en misión militar. Así y todo, José Azel (ICCAS) urdió: “Rusia está enviando tanques a Siria; suponemos que el personal sirio no está capacitado para operar esos tanques y ha pedido ayuda a Cuba. Cuba, obviamente, debe una extraordinaria suma de dinero a Rusia y puede que por esa razón esté enviando tropas allá”.

Aparte de que, en todo caso, el propio suministrador de los tanques propiciaría la capacitación por estar mucho más cerquita y tener una base naval en el puerto de Tartús, a menos de 100 millas [158 km] de Damasco, la cosa no paró ahí. Para el verano de 2016, Azel viajaba a Israel con el Dr. Oscar Elías Biscet, quien puso en vilo al MOSSAD —por ataque de carcajadas— con que “Castro es el enemigo número uno de Israel [y amigo] de los terroristas de Hamas y Hezbolá, a los que ha proporcionado campos de entrenamiento en la Isla” [4].

Coda

La foto da testimonio gráfico de lo que quedó de la segunda misión internacionalista de las FAR: las chabolas (al fondo) y un monumento que se muestra tal y como se adornó el 2 de diciembre de 2019 para recibir al embajador cubano Miguel Porto. En el collage aparece Castro junto con Hafez al-Assad (abajo) —quien ejerció el poder dictatorial desde febrero de 1971 hasta fallecer el 10 de junio de 2000— y su hijo Bashar, quien sucedió al padre con 97% de votos a favor en referendo. Aún sigue aferrado al poder, luego de ganar la guerra civil con ayuda de Moscú.

Notas

[1] El 10 de octubre de 1963, el buque mercante Aracelio Iglesias zarpó de La Habana con las tropas de intervención cubana en el conflicto territorial entre Argelia y Marruecos denominado Guerra de las Arenas. Llegó a Orán (Argelia) el 29 y ese mismo día se firmaba el cese al fuego en Bamako (Mali). No obstante, la cubichería narra que el comandante Efigenio Ameijeiras —al mando de unos 700 hombres y 22 tanques— acabó en las zonas desérticas de Bechar y Tindouf con ataques en el momento en que los marroquíes se ponían a rezar mirando hacia La Meca.

[2] Para una visión distorsionada de la peripecia de Castro en Siria confróntese: “Estas son las intervenciones militares de Cuba en otros países” (CiberCuba, 7 de marzo de 2019). Para más distorsión hasta el delirio, léase si puede Benemelis, J.F.: Las guerras secretas de Fidel Castro, Madrid: San Martín (2002).

[3] Báez, L.: Secretos de generales, La Habana: Editorial SI-MAR (1996), 383.

[4] “El régimen de Cuba es profundamente antisemita, advirtió Biscet en Israel”, Martinoticias, 10 de agosto de 2016.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.