cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Homofobia, Derechos Humanos

El performance de Mariela Castro

El tema gay hasta hoy sigue siendo invisibilidad, pesadilla, incorrección, todavía para muchos porque los responsables de implementar aquella política represiva permanecen aún en el poder

Comentarios Enviar Imprimir

No se puede negar que la celebración del V Aniversario de la Jornada contra la Homofobia en Cuba ha tenido de todo: entusiasmo de una conga que, como la jardinera, dice que viene regando flores, super bandera con los colores del arcoíris, la imaginación de los travestis derrochada sobre trajes de pista, el baile abierto y trepidante de los “pepillos” que sudaron de lo lindo sin límites ni fronteras. Todo lo que es considerado como una celebración normal en otros lugares, si aquí no nos pesara tanto una historia pasada que se basó en la represión de lo que se consideró políticamente incorrecto, donde el tema gay hasta hoy sigue siendo invisibilidad, pesadilla, incorrección, todavía para muchos porque los responsables de implementar aquella política represiva permanecen aún en el poder.

Mariela Castro que lo sabe, no se demora en comunicarnos la buena nueva: el Presidente cubano se ha referido a que el socialismo no puede avanzar si sigue conviviendo con esos prejuicios.

La sexóloga y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) ha desarrollado una labor desde la ciencia, que se ha basado en el respeto a la diversidad sexual, pero que a la vez ha acallado la represión sistemática de las personas homosexuales en el pasado y ha sustentado un discurso que, por encima de todas las cosas, debería ser humano, pero se ha empantanado en lo político.

Por eso, este sábado ha encabezado una conga en la céntrica avenida de 23, en el Vedado, junto al artista sudafricano Steven Cohen quien muestra un trabajo en la Oncena Bienal, que se celebra aquí por estos días, un extraño equilibrio entre travestismo y escultura.

La directora del CENESEX no ha dudado en emplear el espacio público de la lucha contra la homofobia para pedir al presidente Barack Obama que devuelva a los cinco cubanos presos en Estados Unidos.

Sin embargo, la jornada de este sábado en la Habana, no se ha caracterizado, exactamente, por sus especiales aperturas.

Bajo un sol que rajaba las piedras y con tremenda presencia policial uniformada y de civil, (el parque estaba rodeado por sus cuatro puntos cardinales), un grupo de personas bajo el auspicio del Observatorio Crítico desplegaron dos carteles en Carlos III y Belascoaín. Los transeúntes pudieron leer un par de lemas: “Abajo los capitalismos” y “Si piensas como un burgués vivirás como un esclavo”. El discurso que allí realizaron estas personas terminó siendo inaudible hasta para los diligentes vigilantes.

Mucho más dura ha resultado la intervención de las autoridades en la calle Neptuno y Hospital, la casa donde vivió Laura Pollán que se encontraba rodeada por policías también uniformados y de civil. Se impide el tránsito de vehículos frente a esa casa, tampoco las personas pueden caminar por esas aceras y las calles están pintadas de blanco con lemas que rezan: “Viva Cuba Libre”, “Viva la Revolución”. Hay grupos de mujeres represoras junto a la casa que agitan banderitas de papel y en la cuadra han colocado una bocina que ladra una música ensordecedora. Banderas del 26 de julio y cubana cruzan de lado a lado la calle.

Por estos días se exhiben en La Habana las provocativas fotografías que muestran las intervenciones que Steven Cohen ha realizado sobre su propio cuerpo: unas intervenciones que también denuncian el abuso del poder. Un poder ciego que a veces se esconde tras las espléndidas plazas o de los castillos que guardan los parlamentos.

Resulta lamentable que este gran artista no pudiera realizar su performance. A pesar de todo su esfuerzo, se impuso la actuación de Mariela Castro. Pero no la culpemos del todo: también exijamos la verdadera responsabilidad a nuestra veleidad manifiesta que, al igual que esa falsa jardinera, viene regando flores.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.