Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

En silencio tuvo que ser

Un activista en favor de los derechos humanos, abogado y periodista independiente, que continúa luchando por la democracia en Cuba

Comentarios Enviar Imprimir

Tengo el gran honor de conocer a René Gómez Manzano. Lo conocí como un brillante traductor literario que llevó al español clásicos de la literatura rusa. Antes de sus traducciones solo había versiones francamente malas. René ponía en el empeño no solo la sensibilidad creadora de un buen traductor literario, que rescribe una obra. Sin traductores literarios no habría eso que conocemos como “literatura universal”[1] . Gómez Manzano ponía también el rigor que lo caracteriza. Ganó varios premios de traducción literaria.

Cuando nos sentábamos en el Hurón Azul era eso solo lo que conocía de él, un hombre bueno, amable y extraordinariamente riguroso. Un día pasó un tipo vendiendo las conocidas bolsitas de café con chícharos[2]. Todos los que estábamos allí íbamos a comprar gustosamente las bolsitas de marras.

“Eso es un acto ilegal, y si este individuo tiene un saco lleno de bolsitas es que se las robó“, nos dijo.

Nos echó un cubo de agua encima; si algo no tiene René es la capacidad de choteo e indisciplina que está en el genoma cubano.

También lo conocí como un abogado brillante que hubiera ganado mucho dinero en cualquier país.

Teníamos una amiga en común cuyo esposo la maltrataba consuetudinariamente. Nuestra amiga no quería pedir el divorcio porque el marido la había amenazado con matarla. René es un hombre de honor y era el que más mortificado se sentía por la situación.

Un día ya no pudo más; él no se dedicaba a divorcios, y además sabía cuan poco tenían en cuenta las autoridades el abuso doméstico. ¿Se me olvidó decir que el señor pertenecía a la nomenclatura?

“Yo te voy a representar en el divorcio”, le dijo.

Nuestra amiga no solo pudo divorciarse sino que obtuvo, raro en Cuba, una orden de restricción.

Cuando René visitaba mi casa, mis hijos aún adolescentes se sentaban espontáneamente a escuchar la conversación. Esa es otra virtud de Gómez Manzano, su agradable e interesante conversación. Muchas veces me lo imaginaba en las tertulias de Domingo del Monte; entre otras cosas porque tiene una entereza, caballerosidad y bonhomía decimonónica que se ha ido perdiendo. Es lo que se conoce como un caballero sin tacha.

Cuando supe de su encarcelamiento y leí el documento “la Patria es de todos” me quedé boquiabierta[3].

Nunca quiso ver a sus amigos, amenazados por la lucha que valientemente estaba desarrollando. Sí, criticó al gobierno en compañía de sus amistades, pero, como Payá, dentro de la legalidad.

Dadas su valentía e integridad, en silencio tuvo que ser.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.