Actualizado: 01/07/2022 16:17
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Pandemia, Vacunas, Covid-19

Informe de la ONEI confirma el desastre sanitario de 2021 en Cuba

En Cuba la probabilidad de morir de Covid-19 ha sido 2,5 veces mayor que en todo el mundo, asegura el autor

Comentarios Enviar Imprimir

Todos hemos escuchado muchas veces el aquello de que es más fácil agarrar a un mentiroso, que a un cojo. En el caso del régimen cubano, encabezado por Miguel Díaz-Canel, podríamos cambiar al cojo por un parapléjico, y el resultado sería el mismo.

La Oficina Nacional de Estadísticas e Información, ONEI, publicó discretamente el pasado mes de mayo su informe anual Indicadores Demográficos de Cuba y sus Territorios, 2021. Según el mismo, en Cuba murieron 167.645 cubanos en ese año. Contrastantemente el último Anuario Estadístico publicado, con datos de 2020, había informado que en ese año inmediato anterior murieron en Cuba 112.441 cubanos.

Debido a que en nuestro país, desde inicios de este siglo el número de personas que mueren de año en año aumenta de manera gradual, no puede simplemente restarse a una cifra la otra, y suponerse que esa diferencia es el número real de cubanos muertos a consecuencia de Covid-19 en Cuba, en 2021. Para que se tenga una idea, presento debajo la serie de fallecimientos en Cuba de 2014 a 2020, según el mencionado Anuario Estadístico 2020:

2020: 112.441

2019: 109.089

2018: 106.196

2017: 106.949

2016: 99.388

2015: 99.691

2014: 96.330

El aumento en el periodo ha sido bastante regular, y nos da un promedio de aumento anual de 2.302 nuevos fallecimientos cada año.

Si la anterior cifra de decesos de cubanos, en Cuba, la sumamos al total de muertes en 2020, obtenemos el número de fallecimientos que según la tendencia de los 7 años anteriores cabía esperar para Cuba en 2021: 114.743[i].

Pero claro, en Cuba en ese año circulaba una epidemia, y por lo tanto debemos sumarle a esa cifra el número de muertes que según el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, MINSAP, ocurrieron a consecuencia de ella en 2021: 8.177. Lo cual nos da que en 2021 el número de muertes debería haber rondado las 122 920, al sumar al valor del año anterior la tasa de aumento anual en los 7 años anteriores, y los fallecidos por Covid-19 reportados por las autoridades sanitarias, en un país que, sostiene el régimen, tiene la mejor cobertura de vigilancia epidemiológica del mundo.

Sin embargo, la cifra de muertes es mucho mayor. Lo cual no sorprende a nadie que no haya olvidado las imágenes de hospitales colapsados, y ensanchamientos de cementerios, del verano pasado.

Como nos descubrió la ONEI en su informe, en 2021 fallecieron 167.645 compatriotas, no los más o menos 122.920 que cabía esperar. Para una diferencia de 44.725, que evidentemente solo pueden ser achacados al Covid-19, como sostiene la Organización Mundial de la Salud, OMS. 44.725 muertes que en Cuba fueron reportadas como debidas a cualquier otra causa, no al Covid-19[ii], para lavar la cara de la dictadura, y en específico la mala gestión de Miguel Díaz-Canel. El Cooptado lo apostó todo a que su gobierno conseguiría contener a la epidemia, como en 2020, y que pronto tendría las suficientes vacunas para inmunizar a la población. Díaz-Canel nunca pensó en un plan B, y aun cuando sabía de los problemas ocasionados por la falta de oxígeno medicinal en otros lugares del mundo, no abandonó sus reuniones refrigeradas del Consejo de Ministro, o sus queridos vasos de limonada bien fría, para interesarse al menos una vez al mes por el estado de la única planta que lo producía en el país.

Lo real es que si le restamos al número de muertes informadas, 167.645, las 114.743 que cabría esperar hubieran ocurrido en Cuba, dadas las tendencias de aumento de la mortalidad en los 7 años previos a la Pandemia, obtenemos el exceso de muertes en 2021, que solo pueden ser asociadas al Covid-19, como reconoce la OMS: 52.902. En esencia la verdadera magnitud de la catástrofe cubana en 2021. Muertes de cubanos, las cuales repito, son responsabilidad de la administración de Miguel Díaz-Canel, por no tener un plan B, y descuidar el estado de la única planta de oxígeno en el país.

Para tener una idea comparemos ese exceso de muertes, en solo un año, con el informado a nivel global por la OMS, para el periodo del 1º de enero de 2020, al 31 de diciembre de 2021[iii]: de aproximadamente 14.900.000 muertes más de las esperadas, dadas las tendencias previas en cada país. Si consideramos que la población global es aproximadamente de 7.900.000.000 de personas, una simple división de esta cifra entre ese exceso, solo achacable a la pandemia en curso, nos da que en el mundo murió de Covid-19, en el periodo citado, una persona cada 530. En Cuba, un cálculo semejante, a partir de nuestra población total de aproximadamente 11.100.000 habitantes, nos da un cubano muerto de Covid-19 cada 210.

En Cuba, por lo tanto, la probabilidad de morir de Covid-19 ha sido 2,5 veces mayor que en todo el mundo.

Solo en Villa Clara, según el informe de la ONEI, la mortalidad alcanzó en 2021 la cifra de 18,3 muertes por cada 1 000 habitantes, un valor que no se ha registrado en ningún otro lugar del mundo, salvo en regiones de Suramérica con escasa cobertura de servicios de salud.

Cuba de hecho registró un aumento de su tasa de mortalidad del 10 por mil de 2020, al 15 por mil, de 5 puntos; cuando el tan cuestionado Estados Unidos por los medios cubanos, por su gestión de la Pandemia, en su peor año, 2020, solo tuvo un crecimiento de 1,6 puntos, al pasar de 8,7 por mil en 2019, a 10,3 en 2020.

Las cifras solo vienen a confirmar lo que ya sabíamos los que vivimos el desastre del verano pasado, pero ahora con la incontestabilidad de un hecho matemáticamente demostrable. Siembran dudas, además, sobre si la evidente inmunidad alcanzada en Cuba se ha logrado gracias a las vacunas, o al costo de decenas de miles de cubanos muertos. En un proceso de inmunización natural, ocurrido en esencia en el verano pasado, antes de la aplicación masiva de los inyectables cubanos y chinos.


[i] En este trabajo supongo que las cifras de muertes por Covid-19 en Cuba en 2020 fueron aproximadamente las informadas por el MINSAP, de unos pocos cientos, y que por lo tanto no alteraron la tendencia de crecimiento previsible de la tasa de mortalidad en Cuba para ese año. De hecho es lo que se desprende de las cifras entregadas por el Anuario Estadístico 2020.

[ii] En lo personal aporto la experiencia de mi padre, quien ingresó en una sala de cuidados intensivos con Covid-19, de la cual salió cadáver menos de dos semanas después, pero a quien aprovechando mi ausencia momentánea de la provincia se lo reportó fallecido por otras difusas causas.

[iii] “El exceso de mortalidad asociada a la pandemia de la Covid-19 fue de 14,9 millones de muertes en 2020 y 2021”. Artículo de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, del 5 de mayo de 2022.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.