Actualizado: 14/09/2019 3:07
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Santa Clara, Che, La denuncia de hoy

“La ciudad del Che”

“La ciudad de Marta” ahora tiene una nueva denominación

Comentarios Enviar Imprimir

Hasta no hace mucho tiempo, Santa Clara, ciudad donde nací, era llamada, con razón, “La ciudad de Marta”, en alusión a Marta Abreu, una mujer rica pero altruista que también era nombrada La Benefactora, y quien mandó construir, con su dinero, diversos sitios para el bienestar de los santaclareños; entre otros, el teatro La Caridad, un emblema de la ciudad desde que fuera terminado en 1885.

Pero hay más, mucho más, Marta Abreu, nacida en Santa Clara el 13 de noviembre de 1846, fundó en su ciudad natal el asilo para pobres San Pedro y Santa Rosalía, mando construir —con su dinero, insisto— los lavaderos públicos de los ríos Bélico y Cubanicay (los dos que atraviesan la ciudad), el Colegio San Pedro Nolasco y el dispensario El Amparo.

Asimismo, entre otras iniciativas destinadas a sus conterráneos, fue una de las personas que fomentó con vigor la creación y desarrollo de la planta de energía eléctrica para la ciudad.

Por otra parte, esta insigne santaclareña financió la construcción de la línea férrea desde el municipio de Encrucijada hasta Santa Clara, y más tarde la terminal de ferrocarriles de la ciudad.

Pero hay más. Doña Marta Abreu, patriota sin par, destinó parte de sus recursos financieros a la lucha por la independencia de Cuba. De este modo, con dinero proporcionado por ella fueron organizadas, en 1896, tres expediciones cuyo destino era incorporarse a la lucha por la independencia de la Isla.

Con esto, y lo que falta, sobra para que con toda justicia Santa Clara se denominara “La ciudad de Marta”.

Pero ya no es así. Ahora Santa Clara lleva el apelativo “La ciudad del Che”, en homenaje al guerrillero argentino, un advenedizo, un asesino confeso —quien sentía placer al matar, al dar el tiro de gracia al “enemigo”, quien, en tierra ajena, declararía “fusilamos y seguimos fusilando” (a cubanos)—, un aventurero que nació a más de 3 mil kilómetros de Santa Clara, ciudad que bajo sus órdenes fue tomada en enero de 1959, en los finales de la lucha revolucionaria. “Ciudad puntilla”, como le llamaban entonces por su estratégica posición: dividía la Isla en dos mitades en sentido oriente-occidente.

De este modo, cada 8 de octubre, fecha en que se conmemora la caída de Ernesto Guevara (no le digo el apodo porque no era amigo mío) en Bolivia, se le rinde tributo al guerrillero “en representación de toda Cuba”, como aclara el periódico Granma del pasado 6 de octubre (como toda la prensa que se hace en la Isla, pagada por el gobierno), en el fastuoso mausoleo erigido en Santa Clara que lleva su nombre y donde se encuentran sus restos.

Ese día, entre otras hermosuras, se les entrega la pañoleta azul a los niños de primer grado, que a partir de entonces, pobrecitos, pasan a ser pioneros revolucionarios.

Si volvemos a Marta Abreu, comparemos la modesta estatua que la representa en el Parque Vidal (central) de Santa Clara, con el faraónico mausoleo dedicado al argentino.

Pero hay más. Todos los años la Uneac (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), convoca al concurso literario Ciudad del Che, en los géneros de poesía, entre otros, así como para distinguir, con becas, proyectos de libros de autores noveles.

El pasado día 8 se entregaron los premios del concurso 2015, allí, en el mausoleo de Ernesto Guevara.

Y así se expresó durante la entrega de premio uno de los ganadores: «El poema aborda, más que al Che, a la sociedad cubana contemporánea. Reflejo cómo ese Hombre Nuevo que él soñó e ideó —cuyo concepto expone en su obra El socialismo y el hombre en Cuba—, aún no se ha logrado alcanzar, por disímiles motivos».

Aquí, cabría parafrasear la benevolente frase de Aquél en la Cruz:

“Perdónenlo, señores, no sabe lo que dice”.

Ya ven. Así van las cosas.

Referencias:


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.