Actualizado: 30/03/2020 11:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Pandemia, Enfermedad, Coronavirus

La pandemia de 1918-19 en Cuba

Un siglo después, en Cuba se presenta otra pandemia

Comentarios Enviar Imprimir

La llamada ‘gripe española’[1] fue una pandemia que se calcula mató 40 millones de persona en todo el mundo y llegó a Cuba en 1918. Los registros históricos reflejan que el 18 de octubre de 1918 arribó a la Habana el buque Alfonso XIII procedente de España con 18 casos de la gripe, otros 26 habían muerto durante la travesía. El día 19 del mismo mes, se reportaron en Camagüey 18 personas fallecidas; para noviembre del propio año, la enfermedad se extendió por toda Cuba, la mayoría de las muertes fueron de personas jóvenes y fuertes, que fue una característica de esta epidemia.

El número total de víctimas fue de 8.250; 5.411 en 1918; 1.439 en 1919 y 1.400 en 1920, lo que arroja un índice de 284 muertes por cada 100 mil habitantes en esos años.

El doctor Juan Guiteras Gener[2] que en esos años era el Director de Sanidad de la Secretaría de Sanidad y Beneficencia dictó las normas y medidas para enfrentar la epidemia que consistieron en:

  • El enfermo tiene que permanecer aislado en su domicilio.
  • En las casas con atacados de gripe, no se recibirán visitas, ni las harán los que en las mismas residan.
  • Los enfermos hay que tenerlos en cuartos claros y bien ventilados y soleados, escupideras con soluciones desinfectantes. Deben dormir solos. Se cubrirán bien la boca y la nariz al toser o estornudar.
  • En la casa donde existen enfermos deben extremarse las medidas sanitarias y los que están expuestos deben observar con todo rigor los preceptos higiénicos.
  • Evitar el hacinamiento y otras infracciones de la higiene que contribuyen a la difusión de la enfermedad.
  • Se tendrán por separado para el enfermo, cubiertos, vasos, servilletas, tollas y demás útiles.
  • Evitar que el enfermo riegue su infección con la tos, el estornudo y la saliva.

Estas eran, entre otras, las principales medidas que aconsejaban para evitar la proliferación del contagio, como se puede ver lo principal era aislar al enfermo y mantener la higiene, tomemos en cuenta que en aquella época no existían medicamentos para enfrentar las enfermedades virales.

Además, proponían otras medidas generales como la de que “Hay que abolir la práctica de dar la mano a todo el mundo, cómo fórmula de cortesía, o besos en la cara entre las mujeres.”[3] También daban consejos para confeccionar en la casa líquidos desinfectantes que incluían productos hoy inaceptables como el bicloruro de mercurio. Pero en general las medidas que proponían eran sensatas y buscaban mantener la mayor higiene como herramienta fundamental para evitar la propagación de la enfermedad. Es de interés señalar que Sanidad, suministró de manera gratuita, a las personas pobres que no podían comprarlos, los medicamentos recomendados, así como los desinfectantes.

Ahora, un siglo después, en Cuba se ha presentado otra pandemia, y aunque desde el punto de vista científico el país debe estar mejor preparado que en la ocasión anterior no creo que desde el punto de vista social y económico lo esté, además con una economía en que el turismo es uno de su aspecto más importante y casi que crucial las consecuencias, desgraciadamente, auguran ser más graves que las que ocurrieron en los años 1918-1920.

Desde el punto de vista humano, si la mortalidad fuese similar a la de aquellos años, el número de víctimas ascenderían a unas 32 mil muertes lo cual sería como si una población, como por ejemplo Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos con 31.960 en el año 2018, desapareciese totalmente. Una total catástrofe. Pero desafortunadamente con una población envejecida[4], lo cual no era la situación durante la epidemia anterior, la mortalidad pudiese ser aún mayor, ya que como se sabe el COVID-19 afecta fundamentalmente a las personas de la tercera edad.

Y como si todo lo anterior no fuese suficiente la principal medida recomendada en el siglo pasado por la Secretaría de Sanidad y actualmente por la Organización Mundial de la Salud que es la de lavarse frecuentemente las manos lo cual entra en conflicto con la situación del desabastecimiento de jabones y productos de higiene en que se encuentra el país. No podía existir una ‘situación coyuntural’ peor que ésta.

Sesenta años de malbaratar los recursos del país enfrentan ahora a una población inerme a un callejón sin una salida eficiente. ¡Qué dios nos coja confesados!


[1] La epidemia no surgió en España sino probablemente en el Fort Riley en Kansas, Estados Unidos entre los meses de marzo y abril de 1918.

[2] El doctor Guiteras fue amigo de Finlay y colaboró en la lucha contra la fiebre amarilla, fue el iniciador de la Medicina Tropical en Cuba y, además, publicó la primera revista sobre estos temas en el país. Ver: https://scielosp.org/article/rcsp/2018.v44n2/189-212/es/

[3]http://www.revsaludpublica.sld.cu/index.php/spu/article/view/1556/1324#A1

[4] Ver mi artículo sobre el envejecimiento de la población cubana: https://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/el-problema-demografico-cubano-335794


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.