Actualizado: 25/01/2022 14:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Miami en la bohemia

La bohemia también existe: Una mirada alternativa desde la capital del exilio.

Enviar Imprimir

Miami, una noche de un día cualquiera, mientras conduces rebasando la frondosidad habanera —El Vedado en Miami— de Coral Gables. A la misma hora, en cualquier capital europea o latinoamericana, la multitud se precipita calle abajo, toma por asalto las mesas de los bares a cielo abierto, las plazas, los parques. Mientras, en Miami, nadie ocupa las aceras.

Al visitante, incluso al habitante, lo asalta la pregunta: ¿realmente constituye la llamada “capital del exilio” un enclave cultural de envergadura? ¿Circula lo cultural orgánicamente en esta ciudad, más allá de unos pocos espacios privilegiados por la tradición, la farándula o un mecenazgo de coyuntura?

La respuesta pudiera ser positiva porque entre otras cosas, y aun sujeta a sus muy particulares coordenadas, la bohemia también existe en Miami.

Los actores

Nadie como los protagonistas de la bohemia para diseccionarla en profundidad. Relativamente invisible al interior de una ciudad que no pasea —ciudad sobre ruedas—, el clásico bohemio miamense no alcanza a sentirse, sin embargo, marginado.

Aquí se interpreta más creativamente la bohemia, asegura Ignacio T. Granados, editor y ensayista: aquellos que no lo han entendido así han terminado, efectivamente, sucumbiendo a lo marginal. O a lo convencional.

"Ciertamente, al llegar a Miami me sentí marginado —asegura el fundador de Ediciones Itinerantes Paradiso—, pero en un proceso de maduración llegué a la conclusión de que en realidad no me marginaban: yo mismo me marginaba. Yo era quien decidía. Hubo amigos que incluso me compraron un auto (se supone que en esta ciudad no tienes más alternativa que conducir). Y me dije: no quiero guiar. El único momento que tengo para leer es mientras espero el ómnibus. Y si se demora, mejor".

Para Granados, que arribó a la capital del exilio en 1997, la afirmación recurrente de que la ciudad carece de una vida cultural intensa resulta un cliché insostenible.

"Una ciudad no existe —reflexiona—, existen sus ciudadanos. Una ciudad es lo que son sus ciudadanos. En Miami no habrá un derroche de vida cultural, pero hay la suficiente. Y lo más importante: aquí tienes la posibilidad de fabricarte una vida cultural a tu medida".

"Esa exigencia crítica ante la ciudad —agrega el autor de Maudits— creo que emana de gente incapaz de crear o desarrollar proyectos culturales individualmente, dentro del marco de la ciudad.

"Tal vez Miami no tenga la dinámica cultural que he conocido en otras ciudades, como Buenos Aires o Santiago de Chile, pero se trata de ciudades que viven comiéndose el presupuesto de sus países, y Estados Unidos se niega a eso. De ahí que sea el país que es, y todo el mundo quiera emigrar a él".

Por su parte, el poeta y plástico Rodrigo de la Luz, que llegó en balsa a las costas de la Florida en 1998, afirma que cada día que pasa Miami adquiere una proyección cultural más acentuada.

"Atacado y delatado" por su propia escritura, De la Luz ha publicado el poemario Mujer de invierno, y sus óleos y collages son adquiridos por una clientela ávida, pero exclusiva. Carente de un mecanismo funcional de mercadeo, el comercio —si cabe el concepto— de este plástico cubano es tan distintivo como sus propias creaciones. Pura bohemia.


« Anterior12Siguiente »