Actualizado: 20/05/2022 11:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Ocho tesis sobre el poder en Cuba y una predicción

El poder que ostenta el régimen cubano ha perdido toda representatividad popular, lo que se hizo evidente con las multitudinarias manifestaciones del 11 de julio de 2021

Comentarios Enviar Imprimir

Primero:Lo que existe en el poder no es una revolución. Si definimos “revolución” como transformación radical de las estructuras de la sociedad, entonces no ha habido revolución alguna desde hace más de cincuenta años. Solo ha habido reformas, cuya definición es cambio de formas, pero no de esencia.

Segundo:Esa Revolución fue traicionada. Si tenemos en cuenta que la lucha insurgente de los años cincuenta de una juventud calificada de Generación del Centenario por estar inspirada en el ideario de José Martí cuyo lema fundamental era “con todos y para el bien de todos”, ese poder, al expropiar no solo a las clases dominantes sino, además, a la clase media, en particular a los trabajadores independientes, traicionó los intereses de un amplio sector de la población.

Tercero:Se trata de un poder reaccionario. El desabastecimiento y en general la crisis estructural generada por la expropiación de ese sector fundamental de la población, aunque llevó a ese poder a hacer luego concesiones a la libre iniciativa económica del pueblo, ha mantenido restricciones burocráticas de esas actividades que responden a una mentalidad estatista centralizada, en sentido contrario al desarrollo actual de las fuerzas productivas en el mundo de la Era Informática, tendiente a la descentralización y al empoderamiento de los pequeños productores.

Cuarto:Ese poder es eminentemente patriarcal, por lo que marcha en sentido inverso al curso de la historia. Desde sus orígenes, ha llevado a cabo una política que no ha tenido en cuenta los urgentes reclamos medioambientalistas que en gran parte del mundo se están exigiendo, en particular el reemplazo del uso de las energías fósiles por las renovables, y a pesar de declararse en contra de la discriminación de las minorías, en la práctica ha creado un orden donde esas minorías se encuentran en desventaja y desplazadas de las posiciones claves de la sociedad, además de perseguir a todos aquellos que se apartaban abiertamente de los patrones establecidos, ya sea por su orientación sexual, por sus prácticas religiosas o preferencias culturales, en una época en que cada vez en la mayor parte del mundo ese paradigma patriarcal está siendo rebasado por otra mentalidad donde todas esas formas de discriminación tienden a desaparecer.

Quinto:Ese poder niega, por su propia esencia, todo tipo de progreso y desarrollo. Al violar el derecho fundamental de libre expresión de diferentes perspectivas de la realidad en las diversas formas de manifestación intelectual o artística, imposibilitan las contribuciones de diversas opciones de los conflictos y se quedan limitados en un estrecho marco de decisiones.

Sexto:Ese poder es insostenible por depender de un modelo económico disfuncional. Al sostenerse con relaciones de producción que los incapacita para lograr un control efectivo sobre una burocracia sin incentivo productivo, cae en la contradicción de que, sin ser esa burocracia propietaria oficialmente de los medios de producción, mantiene de hecho la posesión sobre ellos, lo que genera la corrupción rampante, mientras el poder intenta controlar una mano de obra asalariada semiesclava por medios coactivos, al tratarse de un patrón único sobre los medios de producción y al mismo tiempo contar con la fuerza represiva de un Estado totalitario, por lo que requiere, para mantenerse en pie, de un flujo constante de ayuda económica externa.

Séptimo:Ese poder ha perdido toda representatividad popular. Esto comenzaba a evidenciarse en 2019 con los resultados del plebiscito constitucional a pesar de todas las irregularidades, y salió a la luz con las multitudinarias manifestaciones del 11 de julio de 2021 en decenas de ciudades de todas las provincias, y ahora intentan desesperadamente desvirtuar durante la celebración del primero de mayo con las prohibiciones de los llamados “desafectos” conocidos, a salir a las calles ese día, y al mismo tiempo coaccionar mediante amenazas a los trabajadores para que participen.

Octavo:El modelo en que se sostiene ese poder se haya actualmente en crisis terminal. Las razones son varias:

  1. El actual desarrollo de las fuerzas productivas de la tecnología de la telecomunicación, permite la subsistencia independiente de parte de esa población que, por lo tanto, no depende del Estado para su subsistencia, así como un sector económico Informal que se abastece de los “desvíos” y “faltantes” de los almacenes del Estado.
  2. Esa tecnología permite a una gran parte de la población, el uso del poder de la información y de la divulgación, en particular, el quinto poder: las redes sociales.
  3. Actualmente ese poder carece de un proveedor externo seguro que le garantice un sostenimiento permanente.

Conclusiones:

  • El poder afronta el peligro de una nueva revolución desde abajo en dos frentes estrechamente vinculados: un activismo cívico disidente y un artivismo (sic) cultural de profundas raíces populares.
  • El poder intenta contrarrestar ese doble frente, así como el descontento popular, mediante tres recursos:
    • Una represión desmesurada con consecuencias de pérdida de imagen, no solo ante la opinión pública internacional, sino también entre sus propias filas.
    • Mediante un éxodo masivo que alivie las tensiones internas pero que genera conflictos con un poder extranjero necesitado de un segmento electoral importante de origen cubano como se demostró en un Estado clave como La Florida durante las elecciones de 2020.
    • Con nuevas reformas económicas, como siempre, insuficientes y cosméticas.
  • Todo lo anterior, unido a los índices de ascenso del número de protestas populares de los últimos meses reportado por el Observatorio Cubano de Conflictos (OCC) que ya comienzan a sobrepasar los índices de las protestas previas al 11 de julio, nos permiten afirmar que existen altas probabilidades de que, en un relativo corto tiempo, se produzca otra explosión popular mucho más masiva que la de esa fecha.

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.