Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Empresas, Trabajadores, Economía

Pagos sin respaldo productivo en la empresa estatal socialista

El trabajador cubano es lo contrario del Rey Midas, hasta que se marcha a otro país, donde sí es eficiente

Comentarios Enviar Imprimir

Tema recurrente en las intervenciones en reuniones, asambleas, etc. realizadas por el partido&gobierno en Cuba. Para explicarse hay que recurrir a algunos detalles técnicos.

En la filosofía económica copiada en la Unión Soviética uno de los indicadores que se determina es la producción neta, que representa el volumen de producción de una empresa descontando el valor de los materiales y servicios consumidos en el período. Paralelo se determina el promedio de trabajadores, es decir, las jornadas trabajadas dividido por la cantidad de días del período. Dividiendo la producción neta por el promedio de trabajadores tenemos: producción neta/trabajadores promedio=productividad por trabajador. Es decir, lo que cada trabajador presente físicamente en el proceso productivo produjo en el período (mes, año) todo ello expresado en pesos cubanos (CUP).

Siguiendo esa filosofía se determina el salario medio, es decir, el salario devengado en el período dividido por el promedio de trabajadores ya mencionado: salario devengado/promedio de trabajadores=salario medio. Al comparar ambos índices con los resultados previstos en el plan o con los del año anterior debe ser superior el crecimiento de la productividad que el crecimiento del salario medio, de crecer más el salario medio porcentualmente que la productividad ocurrió lo que en el argot burocrático cubano se llama deterioro de la relación salario medio/productividad, la producción neta obtenida no ha justificado el incremento del salario devengado.

El caso extremo y bastante frecuente en la EES cubana es que la productividad neta resulte negativa, es decir, se produjo menos que el valor de los recursos materiales y servicios consumidos Como Mandrake el mago cuando desaparece un objeto: se esfumó algo que ya existía sin crear nada nuevo. A este fenómeno se le llama —en el argot burocrático del partido&gobierno— pagos sin respaldo productivo.

Buscando contrarrestar la apatía de los trabajadores (según dicho popular: el Estado finge que me paga y yo finjo que trabajo) se han implantado sistemas de remuneración salarial “basados en los resultados” y esos resultados se miden desde dos aspectos: el sistema de economía centralmente planificada, creado por los soviéticos y copiado en Cuba y el resto del llamado “campo socialista” y el sistema de contabilidad del mismo origen.

Sobre la planificación en los países “socialistas” de Europa dedicó el economista estadounidense J. K. Galbraith un capítulo en su libro El nuevo Estado Industrial titulado “Excurso al Socialismo” donde desmenuza la inviabilidad del sistema, generador de ineficiencia y burocratismo. A finales del siglo XIX el economista matemático Vilfredo Pareto había demostrado la cantidad infinita e inmanejable de variables que representa planificar para un país. En la “Teoría del caos” se utiliza magnificado el concepto chino del “efecto mariposa” donde una mínima variación inicia un proceso de variaciones que hacen completamente diferentes los estadios resultantes en dos sistemas idénticos inicialmente, uno con el efecto mariposa y otro sin él.

El plan en Cuba está afectado por millones de mariposa aleteando. Con la inseguridad de una economía abierta como la cubana, que depende del comercio exterior y en general de fenómenos externos, la ineficiencia endémica de la burocracia, y el innegable efecto de la política estadounidense, lo antes expuesto se magnifica. Los planes anuales en Cuba se ajustan y reajustan hasta los días finales de diciembre y los efectos sobre los pagos basados en al cumplimiento del “Plan” muestran resultados desastrosos: retribuciones muy por encima de la media (pero aun miserable) o trabajadores con retribución mínima, todo sin relación con el esfuerzo laboral.

Otro aspecto es la contabilidad. Copiada de la soviética existen muchas razones para que no refleje “razonablemente la situación financiera de las entidades” donde se ejecuta el ejercicio contable. Veamos:

  • El efecto de la doble moneda y la sobrevaloración del peso cubano hacen que absolutamente todos los Estados Financieros que emitan las EES (Al igual que las Cuentas Nacionales) sea falsa. Un peso no es igual a un peso convertible y menos a un dólar estadounidense tal y como registra su contabilidad.
  • Los sistemas de costo, con distribución de los gastos indirectos por medio de coeficientes son obsoletos, distorsionan los resultados de los procesos productivos.
  • El método de valoración de los inventarios de medios de trabajo (los llamados Medios Básicos) por medio de coeficientes por tiempo distorsiona los valores reales de los activos, así como los gastos imputados por depreciación de esos medios.

Estos constituyen solo ejemplos, sume a ellos lo que se expresa en un artículo publicado en el órgano oficial el pasado martes 22 de octubre, del cual reproducimos textualmente lo escrito por los autores, Julio Martínez Molina y Germán Veloz Plasencia:

“Así, en la fuente de los males aparecen deficiencias en la contabilidad y la planificación, originadas en ocasiones por el no completamiento de las plantillas en las áreas económicas; inestabilidad de directivos y falta de capacitación en temas relacionados con las normativas de pagos por resultados; demoras en la toma de decisiones administrativas por cambios de estructuras y decisiones sin colegiar; falta de control del organismo superior y la ejecución de reparaciones, mantenimientos y gastos por servicio no planificados, entre otras”.

El propio artículo informa de “pérdidas millonarias” causadas por el fenómeno descrito en numerosas EES.

La EES no resulta ineficiente por su tamaño ni porque “no tiene dueño”, eso ocurre con todas las grandes transnacionales, enormes y con tantos dueños que pierden la condición tradicional de tales, ni por insuficiencia congénita de sus directivos, los cuales al marcharse del País resultan personas de éxito por lo general.

Los Empresarios cubanos tuvieron éxito en la colonia, encabezados por Arango y Parreño, Aldama y tantos otros. Durante la República los Mestre en la teleradiodifusión, Lobo en la agroindustria azucarera, Bobby Maduro en el ámbito beisbolero, y miles más. Como emigrados R. Goizueta encabezó la Coca Cola 17 años, y Raúl Gutiérrez la Kellog’s durante cinco, y son ejemplos mínimos.

Lo que ocurre a nivel empresarial se manifiesta en las Cuentas Nacionales:

AñoIncremento Producto Interno Bruto por habitante (%)Incremento Salario Medio por trabajador (%)
20181,01,3
20171,83,6
20160,57,7

Ante un virtual estancamiento del crecimiento del PIB/habitante ha crecido en mayor medida el salario medio a nivel nacional. Sin tomar en cuenta que muchos, o todos, los economistas que no son funcionarios consideran falso el cálculo del PIB que reporta el partido&gobierno, así como sus crecimientos anuales, el crecimiento del salario significa un deterioro de la relación salario medio/productividad en la economía nacional y esos incrementos salariales no tienen respaldo productivo, lo que inevitablemente, por más controles administrativo que se implanten, lleva a un proceso inflacionario o desvalorización del dinero, es decir, el fenómeno se generaliza más allá del marco empresarial.

El problema está en el sistema, no funciona, como no funcionó en el “socialismo real” europeo provocando junto a otros factores su desmerengamiento; como no funcionó en China y Vietnam que han tenido que adoptar el híbrido de totalitarismo comunista con capitalismo “duro” sin Estado de Derecho, hasta los fundamentalistas norcoreanos van hacia allá.

Lo que en teoría resulta fácil de demostrar en la práctica resulta exactamente así: el sistema estatista con economía centralmente burocratizada, perdón, planificada, es inviable.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.