Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Elecciones, Asamblea, Presidencia

Proceso eleccionario a lo soviético en el Caribe

En Cuba comienza un proceso de designaciones que en su lenguaje particular el régimen le llama elecciones

Comentarios Enviar Imprimir

Con desconocimiento de la ciudadanía e indiferencia total está ocurriendo en Cuba lo que en cualquier país democrático sería objeto de relevancia mediática y fuertes debates en todos los ámbitos: la elección de las máximas autoridades del país, a saber: presidente, vicepresidente y Consejo de Estado, además del presidente, vicepresidente y secretario/a de la Asamblea Nacional (parlamento).

Como primer paso público el pasado 27 de agosto dio a conocer el órgano oficial del partido&gobierno la composición de la comisión de candidatura nacional con más de un mes de atraso, pues la ley electoral aprobada en la pasada sesión de la asamblea nacional (finales de julio) estableció en su sexta disposición transitoria un plazo de treinta días para que las “organizaciones de masas” designen los representantes que la integran. Esta comisión deberá confeccionar la candidatura para los cargos que serán “elegidos” en un plazo de sesenta días de acuerdo con la segunda disposición transitoria de la constitución vigente.

Las “organizaciones de masas” en Cuba y en todos los países que siguieron el esquema soviético resultan las poleas de trasmisión de la política del partido a las masas, según definición leninista[1] y para ello éste designa a sus órganos de dirección con funcionarios procedentes de la “nomenklatura”[2] con jerarquía adecuada a la importancia concedida al cargo.

Por ejemplo, el “boss” de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) antes de ocupar ese cargo ocupaba el de primer secretario del partido en la antigua provincia La Habana y es miembro de la máxima instancia partidista, el Buró Político. La secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) tiene igual jerarquía y currículo partidista, y algo similar con el resto de las direcciones de esas “organizaciones de masas” que no representan los intereses de esas masas ante el partido único y hegemónico, sino a ese partido ante ellas, según el principio leninista citado.

Los integrantes de las instancias superiores de gobierno, incluido el presidente, son pre-determinados por la dirección del partido, este proceso fue explicado en detalle por Raúl Castro al anunciar la designación de Miguel Díaz-Canel para sustituirlo como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (por dos períodos) por tanto las “comisiones de candidatura” reciben las indicaciones pertinentes dadas por el Buró Político del partido para los altos cargos gubernamentales. En el caso de Díaz–Canel para presidente tienen la indicación correspondiente para éste y el próximo proceso “eleccionario”.

Resulta impensable además que la “comisión” compuesta por chuchumeques[3] de la nomenklatura excluya algún personaje de relevancia en las estructuras partidistas, militares o de gobierno, las tres castas que José Martí previera[4] o incluya alguien nuevo sin recibir indicaciones al respecto.

Por tanto, la flamante comisión solo puede proponer entre los diputados que son a la vez delegados de las instancias de base (50 % del parlamento), oído el parecer del Gran Hermano[5] y todo con la previa aprobación de la instancia (nacional, provincial o municipal) de la dirección del partido&gobierno, las cuales a su vez aprobarán en última instancia estas relaciones nominales. El resultado de este proceso se presenta a los “electores” en lista cerrada, es decir, lo tomas o lo dejas, sin más opciones.

Concluyendo, es cierto lo que siempre arguyen los dirigentes partidistas: el Partido Comunista de Cuba no es un partido electoral y no postula en las elecciones, sencillamente designa quien debe resultar electo para todas las instancias de gobierno, casi siempre de entre sus filas.

Y solo así se explica la conmovedora unanimidad conque el parlamento y las asambleas municipales aprueban cuanto documento se les presenta en los breves períodos de sesiones de menos de una semana bianuales, sin un voto en contra o abstención en nueve legislaturas desde 1976 a la fecha.

Y para finalizar este comentario vale la pena hablar sobre este partido, cuya primera característica es funcionar por cooptación: de arriba abajo se seleccionan los miembros del Buró Político y el Secretariado, el Comité Central, y así sucesivamente los órganos de las instancias provinciales y municipales. Por último, los núcleos del partido en cada centro de trabajo, estudios, unidad militar etc. selecciona de entre los trabajadores, estudiantes o militares aquellos con fidelidad ideológica, entusiasmo combativo y así comienza el seleccionado el camino hacia formar parte de la nomenklatura.

En fin, el que esté originalmente o llegue a la cúspide de la pirámide selecciona “su” partido. Así los hizo Lenin, Stalin (de forma muy sangrienta, por cierto), Mao, Fidel Castro y todos los demás. Es en resumen la forma menos democrática de organización partidista que haya existido.


[1]¿Qué hacer? Lenin V.I. Editorial Progreso, 1957.

[2] Élite política de la sociedad soviética compuesta por miembros relevantes del partido comunista.

[3] Alguien poco importante en el lenguaje popular cubano.

[4] “Todo poder amplia y prolongadamente ejercido degenera en casta. Con la casta, vienen los intereses, las altas posiciones, los miedos de perderlas, las intrigas para sostenerlas. Las castas se entrebuscan, y se hombrean unas a otras”. José Martí, Obras Completas, Edición Digital, t9, p 340.

[5] Órganos de inteligencia en la novela 1984 de George Orwell.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.