Actualizado: 29/09/2022 15:22
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Ratoncito Pérez

Los bancos de películas hacen su agosto con las grabaciones de un ex agente castrista en la televisión de Miami.

Comentarios Enviar Imprimir

Los bancos que en La Habana se dedican al alquiler de películas en casetes y en discos, están volviendo a hacer la bola debido a un fenómeno curioso: el inusitado interés de nuestra gente por ver mediante una pantalla de televisión algo que durante varias décadas han tenido delante de sus ojos en vivo y en directo.

La mayor demanda ahora mismo en estos bancos —particulares, ilegales— son las grabaciones del programa María Elvira Live, que emite el canal 22, Mega TV, de la televisión de Miami, y que justo en estos días ha estado dando cobertura a las declaraciones de un esbirro (arrepentido, o es lo que dice él) de la dictadura cubana.

Llegado recientemente a Estados Unidos, este hombre, ex oficial de la Seguridad del Estado, revela pormenores sobre casos de corrupción y privilegios entre altos representantes del régimen. Muchos de los testimonios son ilustrados con vídeos y fotos, que consiguió llevar consigo desde la Isla. Es en ello, precisamente, donde parece radicar el gran atractivo de sus comparecencias.

En particular, los habaneros fijan su atención y manifiestan su escándalo ante las imágenes de las muy lujosas residencias que poseen nuestros mandamases, o las que, según el testigo, han repartido entre amantes, familiares y amigotes. Y he aquí lo curioso, porque ni tales residencias son nuevas ni tampoco lo es su torcido manejo.

Dormir y callar

A lo largo del último medio siglo, quienes viven en Cuba han visto —con extraña indiferencia o resignación o desidia, o incluso aprobación— cómo muchas de las propiedades de los antiguos millonarios y latifundistas fueron a parar gratuitamente a manos de los advenedizos jerarcas del poder o de sus favorecidos.

Todos sabemos dónde están ubicadas esas propiedades, las vemos de cerca (aunque no tanto, sólo hasta donde nos lo permiten las postas palaciegas), tenemos plena conciencia de su condición de paraísos prohibidos para la gente de a pie, y aun más, nos guste o no, aceptamos tan bochornosa realidad como algo, más que inevitable, providencial, sin detenernos siquiera en el mero cálculo entre lo que valdría adquirir y mantener decentemente una de ellas (no digamos varias a un tiempo) y lo que en rigor perciben como salarios sus actuales dueños.

Basados en teorías de una simplicidad malévola —pero que ellos catalogan como revolucionarias—, nuestros mandamases nos hicieron creer que era lógico, lícito y hasta moral que aquel que nada tiene se apodere de lo que le falta despojando violentamente a los que tienen. Lo que nunca nos enseñaron es que, a la hora de distribuir el botín, nuestros paladines de la justicia revolucionaría harían suya cierta vieja máxima, según la cual al que reparte y reparte siempre le toca la mejor parte.

O sí, también nos enseñaron eso. Sólo que no a través de sus discursos, sino de cara al hecho concreto, haciendo valer otra joya del refranero popular: la letra con sangre entra. Y hay que ver lo bien que nos ha entrado. Al punto que hoy corremos en pos de las "revelaciones" de aquel esbirro arrepentido y las pagamos a precio de novedad, tal y como si hubiésemos nacido ayer de tarde.

Claro que nunca es tarde si la dicha es cierta. Aun cuando no haya dicha que reafirmar, y a pesar de que nuestro nuevo e inusitado interés no nos induzca sino a las mismas actitudes de toda la vida: dormir y callar, como el Ratoncito Pérez.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Uno de los programas de María Elvira en los que se 'revelan' secretos de los CastroFoto

Uno de los programas de María Elvira en los que se 'revelan' secretos de los Castro. (IMAGEN DE LA TV)

Maria-Elvira

Las casas de Fidel Castro

Revelaciones en 'María Elvira Live', Mega TV, que hacen 'furor' en La Habana

Últimos videos