Actualizado: 09/12/2019 13:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Sexo para ángeles

En materia de educación sexual, los medios cubanos sueltan lastre y avivan el escándalo.

Enviar Imprimir

Un programa con el nombre de Solecito mañanero no debería estropearle el día a nadie, y menos a Alfonso Borges. Pero la inocencia del espacio fue, tal vez, la causa de todo.

Borges, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista, recibió más de un llamada el día en que tal segmento radial rompió todos los esquemas: abordó el lesbianismo familiar para una audiencia que a esa hora de la mañana se abrocha los zapatos para acudir a la escuela primaria y que sabe tanto de sexo como de física cuántica.

"¡Qué bárbaros! Son niños que están entre seis y once años, ¿cómo van a tratar un asunto que debería estar en manos de psicólogos?".

La queja es de Mayda González, madre de un varón de siete años. Su tono fue el de muchos padres que llamaron ofendidos a Radio Rebelde, la estación "insigne" de la Revolución, para quejarse del contenido del programa. El escándalo saltó del estudio.

La historia era simple como escabrosa: una niña a la que sus compañeros de aula rechazan porque saben que su madre duerme con otra mujer, que a su vez no es la tía de la menor.

En el ánimo de los autores del espacio estaba inculcar valores de respeto y tolerancia y acercar a los menores a los conflictos derivados de las elecciones sexuales.

Escándalo

"Se están excediendo. No soy mojigata y creo en la libre expresión de las ideas, pero esos problemas se resuelven de otro modo. ¿Qué saben esos angelitos de sexo, señores?", consideró otra de las madres que entraron en la protesta.

Alguien fue más lejos: "Lo estamos confundiendo todo y en aras de qué. Ahorita tendremos a Cristina (Saláregui) dirigiendo programas aquí".

La mayoría piensa que el desliz se debió a dos factores: la negligencia campante en la radiodifusión, en la que prima el axioma de "a nadie le importa nada", y el manejo libérrimo del tema sexual, tan caro a la psicología nacional.

Tras el escándalo, Radio Rebelde ordenó congelar una entrevista con el primer y único transexual cubano. Un hombre que fue sometido a un cambio genital a fines de los años ochenta y cuyas experiencias con la nueva identidad lo condenaron a no pocas realidades infelices.

Los temas relativos al sexo y la conducta humana han dejado de ser tabú en los medios cubanos. Los hay dirigidos a espectadores adolescentes y adultos, de corte académico o preñados de didactismo. Para algunos se peca por exceso.

"Eso hay que agradecerlo", considera un profesor de secundaria básica. "Mientras más sepas menos te engañan y también menos riesgos corres", argumenta y observa que en lo personal ahora detecta muchos menos embarazos precoces que hace diez o quince años.

Todos los martes, en la hora de mayor audiencia, uno de los cuatro canales televisivos de cobertura nacional pasa Punto G, espacio que con tintes de humor dramatiza las mil y una situaciones de pareja con un lenguaje que va desde lo freudiano hasta lo vernáculo.

Punto G, que ya mereció premios en festivales nacionales, aprovecha la embriaguez momentánea de los gags para colocar ramalazos de crítica social.

"¿Por qué será que siempre se termina hablando de los precios?", dice Beto, uno los personajes permanentes del show, en cuya boca no faltan los bocadillos alusivos al actual estado de cosas.

Es difícil tomar tales episodios como agujas de cambios que apuntan en una u otra dirección. En cualquier caso, el reloj se mueve con la ayuda de un mecanismo dialéctico herrumbrado de metafísica.


« Anterior12Siguiente »