Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Crónicas

Versiones de versiones

¿Qué se dice en La Habana sobre las medidas del Senado norteamericano respecto a los viajes y remesas?

Comentarios Enviar Imprimir

Desde hace semanas, toda La Habana comenta las medidas acordadas por el Senado de Estados Unidos respecto a Cuba. Sobre ellas existen dos versiones.

La número uno habla del levantamiento total de las prohibiciones de Bush para viajar a la Isla. A partir de ahora podrían visitarnos cubanoamericanos y norteamericanos naturales cuando les diera la gana, y gastar 175 dólares diarios.

No sólo eso. Que Estados Unidos le vendería a Cuba alimentos y medicinas, con créditos pagaderos a noventa días.

La versión número dos no es tan generosa. Menciona el restablecimiento de las medidas existentes en tiempos de Clinton. Habla de pagarle a EE UU los alimentos y medicinas al llegar a La Habana —y no por adelantado—, y autoriza el crecimiento del círculo familiar para el envío de remesas. Sólo eso.

¿Cuál de estas dos versiones es la verdadera? Nadie lo sabe. Nadie lo puede asegurar. Son comentarios de esquina, de portales, de cola, de patios, de ventana a ventana y nada más: cosas que la gente dice que oyó decir que dijeron por Radio Martí, o por La Voz de las Américas, o por la BBC, o por Radio Exterior de España. O que dijo alguien que puede entrar en internet, o que recibió en su trabajo un correo electrónico con la noticia.

"En fin", decía una militar retirada en la cola de los calamares, "comentarios de los cuales pueden inferirse dos cosas. Una de ellas, muy justa: el deseo nacional de que las diferencias con Estados Unidos lleguen a su fin. La otra, muy lamentable: el mal hábito del cubano poco instruido de no guiarse por la prensa del país".

Ese día, casualmente, había visto ella, en el espacio estelar del Noticiero Nacional de Televisión, un hermoso reportaje que describía el "abc" de nuestra prensa. Veracidad, objetividad e inmediatez. Claro está, admitía la señora, hay noticias de las que, aun siendo ciertas, no podría hacerse eco Granma ni ningún otro periódico revolucionario, puesto que hasta de las verdades se sirve el enemigo para hacer daño.

"No olvidar", especificaba, "que estamos en guerra con el poderoso imperio". Pero ojalá, ojalá, deseaba ella, que esta vez los desinformadores de siempre, esos pobres periodistas callejeros que viven inventando, tuvieran razón.

Al contrario de esta señora, pero militante igual que ella, un viejo al que le oí comentar la versión dos en una parada de ómnibus, teme que el gobierno, no obstante la experiencia que le dan sus cincuenta años en el poder, pueda caer en la trampa de aceptar tales ofrecimientos.

Según dice, esos ramitos de laurel, aprovechando la coyuntura de un cambio de gobierno, algo han de esconder. "Esa gente de Washington", afirma, "nunca han sido tan generosos, y, aunque cambien de collar y de color de perro, siguen siendo el perro que durante más de un siglo nos ha venido mordiendo".

Y si fuera la versión uno, igual, dice. "Del enemigo, ni los buenos días".

Aquí en La Habana campean en las calles las dos versiones, pero, sobre lo que aprobó el Senado, poco se dice oficialmente.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.