Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Miguel Ángel Moratinos, relaciones Cuba-España

El canciller español inicia su visita oficial a La Habana

Miguel Ángel Moratinos se reunirá con Raúl Castro el martes.

Enviar Imprimir

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, llegó este domingo a Cuba en la primera visita de un canciller europeo desde las sanciones de 2003, y justo cuando se cumplen ocho meses de gobierno provisional de Raúl Castro, con quien se reunirá, informó la AFP.

Vea también: Crece el comercio entre España y Cuba

"Muy contento de estar en Cuba, y satisfecho", dijo escuetamente Moratinos tras llegar a las 20:00 (hora local) en vuelo comercial al Aeropuerto Internacional José Martí, donde fue recibido por el canciller cubano Felipe Pérez Roque.

Al informar el viernes en Alemania a sus homólogos europeos sobre el viaje, Moratinos dijo que "España no puede estar ausente de Cuba" y agregó que la visita "se enmarca en el deseo de tener un diálogo fluido y firme" con La Habana, asumido por el gobierno socialista español.

"La visita era necesaria en un momento importante para el futuro de Cuba y el futuro de las relaciones entre Cuba y España", dijo Moratinos, en alusión a los ocho meses de ausencia del poder de Castro, quien delegó sus funciones en su hermano Raúl el pasado 31 de julio, tras una grave cirugía intestinal.

La reunión con Raúl Castro está prevista para la tarde del martes y cerrará la visita de dos días del canciller español, anunció en La Habana la secretaria de Estado española para Iberoamérica, Trinidad Jiménez.

Moratinos tiene prevista una sesión de trabajo con Pérez Roque este lunes y se reunirá con el vicepresidente Carlos Lage el martes, visitará el casco histórico de La Habana, la Escuela Latinoamericana de Medicina, y una muestra del pintor español Joaquín Sorolla (1863-1923) en el Museo de Bellas Artes.

La visita del jefe de la diplomacia española es la primera de un canciller de la Unión Europea (UE) desde que el bloque impuso en 2003 sanciones diplomáticas a La Habana, en protesta por el encarcelamiento 75 disidentes y la ejecución, tras juicio sumario, de tres hombres que secuestraron una embarcación de pasajeros para intentar escapar de la Isla hacia Estados Unidos.

Las medidas, suspendidas temporalmente en 2005 a instancias del gobierno del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, podrían ser revisadas nuevamente en junio próximo por la Unión Europea.

Moratinos realiza su viaje en medio de críticas de la oposición conservadora española, reclamos de las organizaciones Reporteros Sin Fronteras y Amnistía Internacional por la situación de los derechos humanos en Cuba, y pedidos de la disidencia interna, que ve la visita con reservas.

"Esperamos que Moratinos le plantee al gobierno que es necesaria la liberación de los presos y la mejora de la situación de derechos humanos. Pero puede (la visita) llenar de gloria o de vergüenza a España", afirmó Miriam Leiva, miembro de las Damas de Blanco, grupo que forman mujeres familiares de prisioneros políticos.

Manuel Cuesta Morúa, portavoz del opositor Arco Progresista, opinó que "España ha tratado de privilegiar los contactos eficaces y efectivos sin hacer mucha concesión al simbolismo", por lo que "quizás no haya una reunión" con la oposición.

Fuentes diplomáticas dijeron este domingo en Madrid que la agenda del canciller aún no estaba cerrada.

Por su parte, Trinidad Jiménez, quien viajó antes a La Habana, afirmó que "el gobierno de España siempre ha buscado mantener un contacto permanente y fluido con todos los sectores de la sociedad cubana", pero "se reserva el derecho de determinar el momento, el cuándo y el cómo".

En la delegación de Moratinos, formada por una decena de personas, viajan también la secretaria de Cooperación, Leire Pajín, y otros funcionarios ministeriales como el director general para Iberoamérica, Javier Sandomingo, quien se especula podría permanecer un día más en Cuba para entrevistarse con dirigentes de la disidencia y abordar el tema de los derechos humanos.

En el campo económico, la visita tiene de telón de fondo un crecimiento del comercio bilateral y la posibilidad de discutir una renegociación de la deuda de Cuba con España (de unos 1.400 millones de dólares).

España es el tercer socio comercial de Cuba, detrás de Venezuela y China, con un intercambio que creció cerca de un 23% de 2005 a 2006, al pasar de 814 millones de dólares (624 millones de euros) a 932 millones (767 millones de euros).

La agenda del ministro incluye también un encuentro con empresarios españoles con negocios en la Isla.

En cuanto a la cooperación bilateral, la recuperación del Centro Cultural de España en La Habana es uno de los asuntos delicados de la visita.

"Hemos planteado siempre el tema del Centro Cultural. Es bueno para la relación bilateral y tiene un valor simbólico. Vamos a ver si en el curso de las conversaciones este tema puede ser objeto de discusión porque es importante para nosotros", apuntó Jiménez, según EFE.

España invirtió 3,9 millones de dólares en la restauración del edificio donde se encontraba el centro y su acondicionamiento, pero pudo utilizarlo poco más de ocho años de un plazo total de 20 acordado inicialmente.

Tras las sanciones diplomáticas de 2003, las autoridades cubanas anunciaron su cierre alegando que el mencionado centro, lejos de promover la cultura española, mantenía un programa de actividades no relacionadas con su función original, "en abierto desafío a las leyes y las instituciones cubanas, y en flagrante violación de los términos del acuerdo que establecía su creación".


Moratinos y Pérez RoqueFoto

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos (a la izquierda), y el canciller cubano Felipe Pérez Roque. (AP)