Actualizado: 27/05/2024 0:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Renuncia de Castro

Opiniones encontradas en el exilio

Algunos consideran que la renuncia de Castro es un paso de avance que abre posibilidades, pero otros advierten que no cambiará nada.

Comentarios Enviar Imprimir

Exiliados cubanos en diversas partes del mundo manifestaron este martes reacciones encontradas al anuncio de Fidel Castro de que no aspirará ni aceptará "el cargo de presidente del Consejo de Estado y comandante en jefe".

En Estados Unidos, el senador cubanoamericano Mel Martínez (republicano por Florida) afirmó a la cadena CNN que la decisión de Castro, "abre una oportunidad para que el mundo sepa que los cubanos quieren la libertad", reportó EFE.

En España, el presidente de la Unión Liberal Cubana, Carlos Alberto Montaner, valoró la renuncia de Castro como "un paso de avance".

"De alguna manera es un paso positivo que después de casi 50 años de dictadura salga oficialmente del juego", dijo.

Montaner consideró, no obstante, que Fidel Castro "mantendrá su autoridad y su capacidad para frenar los cambios que el país necesita".

A su juicio, entre las medidas más urgentes que precisan los cubanos están poder "utilizar la moneda en la que cobran su salario (…) entrar y salir del país o (…) comprar y vender sus viviendas".

Ernesto Gutiérrez Tamargo, secretario general de la Federación Española de Asociaciones Cubanas (FECU), opinó que el anuncio de Castro es una "buena noticia".

"Los acontecimientos se están precipitando en Cuba" y "el régimen esta terminado", dijo.

"Hay dos posibilidades: o se inicia el cambio desde arriba con Raúl Castro o se precipitará desde dentro de la sociedad cubana que va a presionar el régimen", ya que "el pueblo cubano está harto, cansado, desesperado", declaró a la AFP Gutiérrez Tamargo.

El escritor y jefe de Redacción de la revista Encuentro de la Cultura Cubana, Luis Manuel García, consideró que la renuncia de Castro "no quiere decir que abandone todo el poder", pero sí "abre a Raúl una nueva posibilidad" de "introducir las políticas que él mismo ha preconizado", principalmente reformas económicas.

No obstante, "no sabemos" Raúl Castro tendrá "las agallas" de impulsar esas reformas, si se va a "liberar de la presencia tutelar de su hermano", que es quien realmente ha ejercido el poder en los últimos meses y que "va a seguir teniendo una presencia en la vida pública" a través de sus columnas en el diario oficialista Granma, añadió García.

"En estos meses, Raúl Castro ha tenido el poder en su mano, pero no ha hecho prácticamente nada porque su hermano está ahí, vigilando", dijo.

El escritor expresó que gustaría ver "una transición económica con la mejora de las condiciones de vida del pueblo cubano".

La Plataforma Internacional Cuba Democracia Ya! dijo en un comunicado que el anuncio de Castro "no significa un cambio radical en la situación de Cuba, aunque sí un paso importante en el largo camino para derribar el totalitarismo".

"El momento hay que verlo y analizarlo con prudencia. Raúl Castro es tan responsable de los actos criminales de estos 50 años como su hermano, por lo que es improbable un cambio radical hacia la democracia", dijo la organización en su texto, firmado por su presidente, Rigoberto Carceller.

No obstante, la Plataforma "reconoce que tras esta decisión de Castro I pueden abrirse nuevos cauces, primero en el terreno económico y más tarde en el plano político, cuando desparezca completamente la actual generación en el poder", señaló.

La organización pidió a España, la Unión Europea, Estados Unidos y la comunidad internacional que vigilen "este proceso para que en lo adelante se produzca un verdadero cambio en Cuba, y no nuevas sucesiones monárquicas".

"Hay que ser muy prudente en cuanto a los cambios que se han suscitado", alertó por su parte Leopoldo Fornés, del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

Fornés dijo que desearía ver "un gobierno de un grupo colectivo, que vaya abriendo la mano paulatinamente a las necesidades imperiosas" del país, y consideró que "se abren un montón de posibilidades porque los que gobiernan saben que hay una presión interior para poner en marcha reformas democráticas".

Más pesimista, el español Matías Jove, director ejecutivo de la Asociación Española Cuba en Transición, sostuvo que el "problema de Cuba no es Castro, sino su obra".

"Somos pesimistas, la situación de Cuba es muy mala. Castro ha renunciado pero parece que se va a quedar dentro del sistema su sucesor" y además "no hay signos de apertura que nos permitan ser optimistas".

En la actualidad "hay más de 200 presos de conciencia en las cárceles, no hay libertad de expresión ni reunión, los cubanos no tienen derecho a entrar ni salir del país, no pueden acceder a sus playas y hoteles ni conectarse libremente a internet", señaló.

Para Jove, "el problema es la obra de Fidel Castro. Quien le suceda puede optar por devolverle al pueblo cubano la iniciativa, pero hasta este momento no existe ningún signo que parezca que vayamos en esa dirección".

Una opinión similar expresó la hija de Fidel Castro, Alina Fernández, exiliada en Estados Unidos.

"La estructura del poder en la Isla no se modificará", dijo. "La renuncia de Fidel, sustancialmente no va a cambiar nada, la mayoría de los cubanos espera cambios drásticos que no se darán", afirmó.

La escritora Zoè Valdés, exiliada en París, descartó también que vayan a producirse cambios sustanciales en Cuba, ya que el "castrismo", como línea política seguirá con su hermano Raúl y otros miembros del régimen.

"Lo que todo el mundo esperaba era la noticia de la muerte", dijo la escritora, para quien la renuncia de Castro se ha saldado con un concepto "dinástico" de la política, el paso de poderes a su hermano.

Esa circunstancia es "desesperante" y se traduce en la continuidad de personajes como Raúl Castro, Carlos Lage, Ricardo Alarcón, y Felipe Pérez Roque, añadió.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.