Actualizado: 24/09/2021 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Literatura cubana, Viajeros

«Andaduras»

Los viajeros cuentan

Comentarios Enviar Imprimir

Producto de un proyecto auspiciado por la escritora, ensayista y poeta María Eugenia Caseiro, quien fue a su vez la compiladora, este libro reúne 10 textos del mismo número de autores cubanos: ocho exiliados y dos residentes en la Isla: Alberto Abreu Arcia y José Luis Santos Muñoz. ¿Cuentos? Sí, ya lo dice su título, pero no ficción, sino más bien miniautobiografías o, según los describe Caseiro, «semblanzas como hojas de ruta de los poetas…», los mismos que participaron en Viajeros. Diez Poetas Hiperbóreos (Editorial Arjé, 2018), los cuales mencionaré a continuación en el mismo orden en que aparecen en el libro, con una breve síntesis de sus andaduras.

Mireya Robles (Guantánamo, 1934) cuenta anécdotas de su infancia y en los dos últimos párrafos, la muerte de su padre, mientras ya adulta y estudiante universitaria en La Habana, retrocede en el tiempo para rememorar su relación con él durante sus primeros años.

Jesús J. Barquet (La Habana, 1953) comenta lo que él mismo califica como un testimonio de su adolescencia y juventud en la Cuba de los años sesenta y setenta y sus peripecias para sobrevivir en ese ambiente hostil a sus ideales de libertad y creatividad artística.

Lilliam Moro (La Habana, 1946 - Miami, 2020). Este es el más breve y conmovedor de los textos, escrito «dos días antes de partir a otras esferas». Lilliam vuelca en solo tres páginas lo que ella llama su «pasión por Ávila», ciudad española donde vivió siete años. Y al final, revela su milagrosa recuperación, en 2013, de 27 paros cardiacos; y, como indica el título de su contribución a este libro No sé si ocurrirá otro milagro, se refiere al cáncer que padecía y al milagro que esta segunda vez no ocurrió.

Jorge L. García de la Fe (Cárdenas, 1954) El hecho de que su padre fuera trabajador ferroviario y que con frecuencia lo destinaran a pueblos con diferentes grados de desarrollo económico nutrieron al autor de sus experiencias en la campiña cubana de tierra adentro, «Es que no era fácil vivir en un pueblo con luz eléctrica… para caer —de pronto— en un campo con luz de quinqués, faroles y carburo». El resto del texto lo dedica a su odisea de 5 décadas bajo el régimen castrista hasta que pudo al fin salir de Cuba.

Maya Islas (Cabaiguán, 1947), nos cuenta varias anécdotas de su infancia y, años más tarde, su llegada a Madrid y el deslumbramiento que le causó el esplendor de esa ciudad y la magia de la aparición, en medio de la noche, del portero con su manojo de llaves. Luego, comenta la publicación de su cuaderno literario Palabras y Papel y su posterior actividad docente en la Escuela de Diseño, en La Romana, República Dominicana.

Alberto Lauro (Holguín, 1959) «Haber sido desde adolescente públicamente católico… fue temerario». Y, además de temerario, muy valiente; así como su relación con personalidades desafectas al Gobierno, como el padre Ángel Gaztelu y María Luisa Bautista, la viuda de Lezama, por citar solo dos. A pesar de su distanciamiento de los cánones literarios imperantes, la innegable calidad de su poesía mereció reconocimientos en Cuba, a los que años más tarde se sumarían varios premios en prestigiosos certámenes internacionales, como el Luys Santamarina-Ciudad de Cieza.

Alberto Abreu Arcia (Cárdenas, 1961). Este es uno de los textos menos autobiográficos del libro. Fiel al tema de la colección, su autor cita las opiniones de varios escritores famosos sobre la imposibilidad o la voluntad de viajar o no viajar, actividad que, hasta cumplir 47 años en 2012, él logra realizar (a Estados Unidos y a algunos países del Caribe). Sobre sí mismo, solo nos informa «…como hombre negro, lo diaspórico está en mi memoria genética». Complementa sus comentarios con párrafos de su novela inédita La noche es testigo.

William Navarrete (Banes, 1968), experto genealogista y viajero incansable, nadie mejor que William para contar sus innumerables andaduras por el planeta; aventuras que han quedado plasmadas en sus documentados artículos sobre viajes y en sus novelas, especialmente en Deja que se muera España, producto de una asombrosa labor investigativa de la que él habla en este libro.

Karyon Kuma (La Habana, 1964), evoca a Kelly, nacida en 1902, maestra rural y «condenada durante el Machadato a consejo sumarísimo», para referirse a la positiva influencia que esa «abuela viajera» representó en la autora durante su infancia. En lo concerniente a sus andaduras, menciona sus visitas a Matanzas y años más tarde su viaje a España, que comenta con interesantes cavilaciones filosóficas y sociales.

José Luis Santos Muñoz (Cifuentes, 1968), en uno de los más desgarradores testimonios de este libro, el autor narra las vicisitudes que han plagado su vida, desde su infancia, «hijo de madre soltera» y un padre que, después de ser un «furibundo» miembro del partido comunista, decidió emigrar a Estados Unidos. Las andaduras de Santos Muñoz son las de una de las tantas víctimas del Periodo Especial, escaseces que se prolongan hasta el presente; y en su caso, la miseria en que viven los disidentes. El título de sus confesiones lo describe a la perfección: «El peregrino inmóvil».

Invitamos a quienes lean esta breve reseña a disfrutar las andaduras de diez escritores en las que cada uno «se traslada en el tiempo que él mismo elije y lo hace a través de su propio viaje», como explica en el prólogo María Eugenia Caseiro, quien es digna de elogios por su desinteresado esfuerzo en la publicación de este libro.

ANDADURAS. Los viajeros cuentan, y VIAJEROS. Diez Poetas Hiperbóreos pueden adquirirse en Amazon.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.