Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Vitier, Milanés, Música

“Canción de otoño”: Pablo Milanés & José María Vitier

Un almanaque de catorce temas de perfección indiscutible enmarcado en la tradición trovadoresca cubana

Comentarios Enviar Imprimir

Pablo Milanés introdujo “un nuevo modo dentro de la canción cubana, ensamblando elementos procedentes de la música universal con formas eminentemente criollas” (H. Orovio). Posee capacidad natural para pasearse airoso por diferentes géneros de la música popular caribeña: bolero/filin, guaracha, guaguancó, changüí, danzón, guajira, bolero mexicano... / José María Vitier: pianista de refinada sensibilidad neoclásica y afrocubana: ha escrito música para televisión, teatro, cine y radio. Sus composiciones están sustentadas en aires tradicionales cubanos.

Canción de otoño (Bis Music, 2014), de José María Vitier (piano) & Pablo Milanés (voz), conforma un almanaque de catorce temas de perfección indiscutible enmarcado en la tradición trovadoresca cubana. Retumbo del bolero tradicional cubano (Emiliano Blez, Sindo Garay, Manuel Corona, Alberto Villalón, Rosendo Ruiz, María Teresa Vera, Miguel Companioni, Teofilito, Salvador Adams...) entrecruzado con apuntes contiguos a la música de cámara en prosodia de vals, romanza, bambuco, habanera.

El compositor de Misa Cubana. A la virgen de la Caridad del Cobre (1996) musicaliza versos del modernista nicaragüense, Rubén Darío (“Canción de otoño”), de la posmodernista chilena, Gabriela Mistral (“Besos”), del integrante de la Generación del 27, Federico García Lorca (“Tengo miedo a perder la maravilla”), del precursor modernista mexicano, Salvador Díaz Mirón (“Deseos”), del miembro de Orígenes, Cintio Vitier (“Amor”), del modernista cubano, José Martí (“Se dice cubano”), de la posvanguardista cubana —integrante de Orígenes—, Fina García-Marruz (“Sólo el amor”), del representante del coloquialismo nicaragüense, Ernesto Cardenal (“Al perderte yo a ti”) y del místico español, San Juan de la Cruz ( “Un Pastorcico”).

La pintora Silvia Rodríguez Rivero —esposa de José María, ha colaborado con él como letrista de varias canciones— participa con dos textos: “Quizás fue ayer”, “Solía un ángel”. José María Vitier completa la recapitulación con “Al pie de tus altares”, “Tus ojos claros” y “El aire que te rodea”.

Piano y voz realizan un recorrido por rutas de hojarascas preludiantes de un aventurado invierno. Vitier rubrica signos melódicos ataviados de conformes que hacen guiños a Manuel Saumell y a Ernesto Lecuona. Pablo Milanés frasea con franco delirio —cordialidad exaltada, íntima, cálida y afectuosa— los salmos desde tesitura rebosada. Todo el secreto de estos versículos es develado gracias a un piano empinado en liturgia radiante y a una voz de oficiosa y entrañable cubanía.

Ya Pablo había dialogado con el piano de Chucho Valdés en el álbum Chucho y Pablo. Más allá de todo (Universal Music, 2007): el sonero de Bayamo entregó al pianista de Quivicán 10 textos para que los musicalizara: nació un arrobamiento de virtuosismo en que apuntes filinescos (pliegues de Marta Valdés) trazados desde improvisaciones powellianas cifran grandes momentos de la canción cubana contemporánea (“Día de Otoño”, “Cita”, “Distancias”, “Recuento”...). En Canción de otoño Milanés opta por desbordarse en las pausas, aquietar los bemoles cuando es necesario, empinar las concordias desde penetrante, transparente y sutil oratoria.

Algunos de estos temas, Vitier los había presentado en Canciones del Buen Amor (Unicornio, 2002) con formato filarmónico de cuerdas, oboes, flautas, clarinete, cornos, trompetas, trombón, percusiones (cubana, flamenca), guitarras, paila, batería, saxofones, guitarra tres... Invitados de primera línea: Silvio Rodriguez, Pablo Milanés, Martirio, Ivan Lins, Luis Eduardo Aute, Miriam Ramos, Pedro Luis Ferrer...

Canción de otoño: piano y voz en erótica acentuación. Clústeres y entonaciones en amorosa prosodia. Magistral la espiral del bordón rítmico en “Besos”: Hay besos silenciosos, besos nobles, / hay besos enigmáticos, sinceros, / hay besos que se dan sólo las almas, / hay besos por prohibidos verdaderos. Clamoroso el enjambre armónico-melódico de “Deseos”: Yo quisiera en mi misma confundirte, / confundirte en mi misma y entrañarte; / yo quisiera en perfume convertirte, convertirte en perfume y aspirarte. Inolvidable la modulación de Pablo y los azorados clústeres del piano en “Amor”: Si vieras en qué playas te he querido / y en que estrella te ocultas invencible.

Enfática elipsis melodiosa en “Sólo el amor”: Cuando te llamo, / no vienes. // Cuando me llamas, / no voy. // Para que a nuestro encuentro vaya / sólo, el amor. Imaginativa concordia de guajira y untos trovadorescos en “Al pie de tus altares”: Tú que has sido el consuelo de los pobres. / Tú que conoces el corazón de los cubanos. / Tú, que no existe milagro que no obres, / haz divino el milagro de lo humano. Sutil y elegante el apunte sonero en “Se dice cubano”: Se dice cubano. / Yo no sé que misterio de ternura / tiene esa dulcísima palabra.

El milagro del amor desanda por estos parajes melódicos-armónicos. Piano en salterio inmaculado. Declamaciones en elocuencia de azorado sigilo: baño de ternura que presagia el invierno. Canción de otoño: armónicos de ondulada belleza sonora.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.