Actualizado: 25/04/2019 10:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Artes Plásticas

Cuba PINTA en Nueva York

El director de la Galería Habana, Luis Pedro Miret Pérez, habla sobre la participación de artistas de la Isla en la Feria de Arte Contemporáneo Latinoamericano.

Comentarios Enviar Imprimir

La tercera edición de la Feria PINTA de Arte Moderno y Contemporáneo Latinoamericano se celebró hasta el domingo en el Metropolitan Pavillion, de Manhattan, con piezas de 60 galerías de 13 países, entre ellos Cuba.

Artistas residentes en Nueva York y en la Isla, estos últimos representados por la Galería Habana, participaron en la muestra.

La Feria coincidió con la semana cultural latinoamericana en la Gran Manzana. Incluyó importantes obras del brasileño Nelson Leirnery, la chilena Pilar Ovalle y los argentinos Roberto Jacoby y Lilian Porter, que pasarán al Metropolitan Pavillion y al The Altman Building, también de Manhattan.

Estuvieron presentes los museos de Bellas Artes de Houston, Boston, la Galería Tate de Arte Moderno de Londres, el Museo de Arte de Harvard, el de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) y el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo de México, entre otros.

Este año, PINTA logró duplicar el número de galerías y público (una avalancha), pero su mayor éxito fue aclarar al público anglosajón que no sólo existe un estilo de arte latinoamericano que medios de prensa ignorantes han encasillado en folklorismos y nacionalismos.

Los dos pisos de salas del Metropolitan Pavillion, en la calle 19 del bohemio barrio de Chelsea, reafirmaron la modernidad del arte latinoamericano. Se expusieron piezas hechas con objetos industriales, como partes de automóviles, piedras, metales, cristal, tuberías, alambres, deshechos, y en todas las técnicas e imaginarios.

PINTA reúne a latinos esparcidos por el mundo, desde Alemania hasta Cuba. "Esta es la única feria exclusivamente de arte latinoamericano", dijo Mauro Herlitzka, director del evento. Tal ha sido el éxito, que Londres albergará su PINTA en junio del próximo año, añadió.

En la feria neoyorquina, excelentemente montada, se exhibieron obras de los cubanos Gustavo Acosta, Santiago Rodríguez Olazabal, Gladys Triana y Ofill Echevarria. La Galería Habana, que el pasado año llevó a la muestra a reconocidos artistas como Fabelo, Diago y Bejerano, ocupaba un espacio al final del primer piso.

Allí estaba su director de los últimos ocho años, Luis Pedro Miret Pérez, un veterano del negocio del arte en Cuba.

¿Qué ha expuesto Cuba este año en PINTA?

Un artista reconocido como Carlos Quintana, pero el resto son artistas muy jóvenes, como los hermanos Capote, Iván y Johan, y Glenda León, que recién comienza a conocerse en Estados Unidos, aunque en Europa está en colecciones públicas como la del Centro Pompidou, de París. Esto obedece a que este año la feria ha estado marcada por el arte joven, experimental.

¿Te arriesgas con la nueva generación?

El arte en Cuba está evolucionando en la misma medida que en el mundo, sobre todo en el soporte que usan los artistas para realizar su obra. En el Centro Pablo de la Torriente Brau encuentras arte digital, vídeos de artistas muy jóvenes; en la Bienal de La Habana, tropiezas con instalaciones experimentales. Por suerte, también tenemos a los pintores empleando nuevas técnicas.

¿Por suerte? ¿Te refieres a que aún quedan pintores en la Isla después del éxodo de la generación de Tomás Sánchez, Bedia, Jesse de los Ríos, Tomás Esson?

No, a que la pintura es fundamental. Y déjame aclarar que ese éxodo ha dejado de existir. En la actualidad, los artistas cubanos que venden internacionalmente pueden vivir en su país, pero ese un tema muy largo… aunque sí te digo que La Habana, como plaza para el artista, ha mejorado mucho. El artista puede mantener una exposición internacional y vivir tranquilamente en su país, aunque aún hay mucho por hacer.

¿Será que ahora la pintura es un mejor negocio?

No, desde finales de los ochenta Cuba ha participado en las bienales de Sao Paolo, de Venecia. Esos artistas que mencionas se hicieron famosos desde Cuba. Las mejores obras de Bedia se exponen en los museos cubanos. Como pasa con Ricardo Brei, que está en Bélgica, o Finalé, que está en Francia y va y viene cuando quiere.

¿Viajan los artistas de la Isla al exterior cuando desean? ¿Se quedan con el dinero de la venta de sus obras?

Cuando el país al que quieren viajar les extiende una visa, por supuesto que sí. Aunque muchas veces reciben la carta de invitación y la visa no llega nunca. A Estados Unidos es muy difícil traer una exposición. Y, como en todas partes, el galerista se queda con un por ciento y el artista recibe la mayor parte del dinero.

¿Pueden los artistas exiliados exponer y vender en Cuba?

En la subasta que acabamos de hacer en La Habana vendimos obras de Leandro Soto y Segundo Planas, que son artistas de Miami. Claro, eran tres o cuatro pintores de Miami y 20 que viven en la Isla, pero había un representación del exterior porque el arte es el arte, no puede haber frontera porque hay calidad y todos son artistas cubanos.

Al igual que los residentes en la Isla, los que residen en el exterior reciben su parte del convenio de venta. La Galería Habana ha tenido por años convenios de trabajo con artistas que viven fuera de Cuba; a veces quieren que el dinero se les entregue en Cuba a su familia, tienen esa tranquilidad; otras, se les transfiere, o pasan por la Habana y se les entrega.

¿Qué otra muestra tiene Cuba en estos momentos en Estados Unidos?

No mucho, sólo una exposición en Nuevo México. Hay muchas dificultades para llegar pero, cuando llegan, los artistas cubanos se hacen notar. Hace poco Los Carpinteros vinieron, realizaron una escenografía para una obra de Broadway y tuvieron una crítica muy buena en The New York Times. Ahora van a hacer una escultura gigante en Indianápolis.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Luis Pedro Miret Pérez, director de la Galería Habana. (CARLOS QUINTANA)Foto

Luis Pedro Miret Pérez, director de la Galería Habana. (CARLOS QUINTANA)

Cubanos en PINTA, Feria de Arte Latinoamericano de Nueva York