Actualizado: 29/09/2022 15:22
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Roth, Arte 7

Divagaciones de Narciso

La versión cinematográfica de la que quizá es la obra más personal del escritor estadounidense Philip Roth

Comentarios Enviar Imprimir

Llevar novelas al cine es una tarea difícil. Para quienes no han leído la obra, las diferencias son insustanciales, sin embargo, los que la conocen, ponen al cineasta en contra de su propia imaginación. Cada lector tiene una idea de cómo son los personajes, los lugares y las situaciones. El cineasta tiene que llevarlas a la imagen. Solamente va a representar lo que él imagina, lo cual puede ser una traición al lector y al autor de la novela. Es el peligro de realizar una obra que versiona otra. Quizá por eso, los que salen mejor parados son aquellos que llevan a la pantalla novelas poco conocidas o, en muchos casos, menores o hasta malas.

Arnaud Desplechain (Roubaix, Francia, 1960), ha llevado al cine la novela Deception, de Philip Roth (1933-2018), cuyas obras han sido convertidas en filmes por destacados directores como Isabel Coixet (Elegy) y Robert Benton (The Human Stain) con resultados bastante mediocres. Su obra es muy personal y gira alrededor de sus preocupaciones sobre las poses de las élites culturales americanas, el ser judío en Estados Unidos, las apreciaciones sobre Israel, sus conquistas sexuales y el destino de Occidente. Ha sido acusado de misógino y narcisista. Pero siempre ha sido fiel a sí mismo, aunque a muchos le suene hoy como demodé. Narra lo que le preocupa y lo narra tal y como lo ve. Siempre fue un escritor controversial.

Deception es probablemente la obra más personal de Roth, en la cual, por primera vez, le da su nombre de pila al personaje central, un escritor de 59 años que para enfrentar su mortalidad decide divagar sobre lo que han representado diversas mujeres en su vida (o quizá La Mujer), donde casi ninguno de los personajes tiene nombre propio. Es una obra confesional.

La muy elíptica trama se va narrando principalmente a través de la relación de Philip con su “amante inglesa”, una mujer mucho más joven que él, culta y sensible, que le sirve de pantalla para proyectar sus preocupaciones existenciales y además es su perfecta compañera sexual, con la cual se atreve a explorar, cruda y directamente, todos los aspectos que le interesan sobre la sexualidad (binaria, debo añadir). El resto de los personajes, que incluyen una antigua amante enferma de cáncer, su esposa actual, que conoce o piensa que conoce de sus adulterios, pero calla y otorga, un director de cine checo exiliado en Nueva York y otro director y guionista checo que es apresado en Checoslovaquia en los 70 por su relación con Philip, son excusas para más divagaciones.

Todo esto le permite explorar y exponer a Roth (y a Desplechin), sus preocupaciones respecto a las represiones sexuales, los convencionalismos que controlan las relaciones entre hombres y mujeres, el antisemitismo, la crítica constante a Israel por parte de la izquierda internacional e incluso por los intelectuales judíos americanos que actúan comme il faut y el paternalismo justiciero de las élites culturales europeas.

Desplechin ha tratado de ser lo más fiel posible a la novela, que está completamente construida a base de diálogos, sin descripciones de los personajes o los locales. Para evitar el exceso de teatralidad que pudiera salir de ello, ha utilizado diversos recursos cinematográficos que incluyen mezclar una visión que transporta a los personajes de un local realista a uno completamente montado, con un ligero onirismo, sin clara transición, utilizando a veces ambientes imaginarios que salen del propio contenido de los diálogos. A veces funciona y a veces no. Aunque el interés de la obra está en los diálogos, Desplechin se esfuerza por restar literalidad y con los montajes visuales, hacer que la novela se convierta en cine, lo cual, en ciertos momentos, parece forzado y le resta fluidez al guion.

El guion, escrito por Desplechin y Julie Peyr, ha sido desinfectado para evadir un poco a la policía de la corrección política, ya que la novela se escribió en 1990 y toca los temas de una manera que hoy pueden resultar tóxicas, entre ellos, como cubano, me llamó la atención que en la novela, hay una parte en la cual Philip discute con unos intelectuales quienes expresan su revulsión porque el gobierno americano apoya a dictaduras como las de Guatemala, El Salvador y Chile, este les cuestiona el porqué no mencionan a Cuba, un gobierno que no admite disidencia, la destroza y está asociado con la dictadura de Nicaragua. Esto ha sido eliminado de los diálogos de la película, dejando solo la crítica a las dictaduras de derecha.

Roth se atreve más que Desplechin en muchos aspectos, aunque la película aborda los temas que decide tocar, con una crudeza muy típica de Roth. Estos temas también han sido muy personales para Desplechin que los ha enfrentado en sus filmes anteriores, como La Sentinelle, My Sex Life… or How I Got Into an Argument, Kings and Queen y Ismail’s Ghosts.

Las actuaciones de Denys Podalydes como Philip y de Léa Seydoux como la “amante inglesa” son excelentes. Podaludes es convincente como el escritor narcisista, obsesionado por sus temas, pero con un toque de humanidad dentro de su egocentrismo, y Seydoux muestra una mujer que se mueve entre la madurez y una sexualidad adolescente, hace excelentes transiciones entre dureza y fragilidad. La fotografía de Yorick Le Saux (Evolution, High Life, Personal Shopper) mantiene una discreción cromática que facilita la credibilidad visual de las transiciones de las situaciones reales a las oníricas.

El guion falla a ratos en mantener el dramatismo de la novela, quizá por haber sido demasiado fiel al formato de la misma.

Deception (Francia, 2021). Dirección: Arnaud Desplechin. Guion: Arnaud Desplechin y Julie Peyr. Director de fotografía: Yorick Le Saux. Con: Denys Podalydes, Léa Seydoux y Emmanuelle Davos. Disponible en la plataforma MUBI o a través de Amazon Prime.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.