Actualizado: 16/08/2019 16:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine estadounidense, Cine, Arte 7

En busca de la taquilla perdida

No es que Secret in Their Eyes sea un mal filme. Como producto estrictamente comercial entretiene

Comentarios Enviar Imprimir

La película argentina El secreto de sus ojos (2009), ganó el Oscar a la mejor película en lengua extranjera en el año 2010. Dirigida por Juan José Campanella (Luna de Avellaneda, El hijo de la novia), resultó ser un thriller muy especial, que mezclaba dosis de melodrama con una trama pausada en la cual se llegaba al clímax sin prisa pero con el tempo necesario. Fue una película de varias aristas y diferentes lecturas, unas mejores que otras.

Un asistente de la fiscalía decide, después de retirado, intentar reabrir un caso porque acaba, piensa, de descubrir por dónde anda el acusado original, quien había sido puesto en prisión y luego liberado para trabajar como esbirro del gobierno militar. La trama mezcla además la reactivación de un viejo amor que nunca murió. El protagonista (interpretado por Ricardo Darín), también escribe una novela sobre los hechos y el romance. Entre muchas otras cosas y con una mirada irónica y crítica, mostraba los laberintos del sistema judicial argentino. Los personajes tenían densidad y eran atractivos. La acción, lenta más bien. Tenía quizá cierto exceso de melodrama. Pero en general, era una película muy buena.

A pesar del éxito del filme, o a lo mejor debido a ello, se decidió realizar una nueva versión de este para el público estadounidense, con financiamiento de Hollywood y de España. Aunque nunca segundas partes fueron buenas y es todavía menos aconsejable realizar una versión de un buen filme que fue además exitoso, Hollywood, que no teme a la falta de ideas, se lanzó a la empresa. Lo más curioso es que el productor ejecutivo del filme es el mismísimo Campanella.

Para poder garantizar el éxito en el público americano hay que suscribirse al star-system. Nicole Kidman y Julia Roberts fueron firmadas para el proyecto y se les añadió la presencia de actor inglés Chitewel Ejiofor (12 years a Slave, Amistad, Inside Man). Aquí radica gran parte del problema de Secret in Their Eyes (2015).

En el filme original (que en inglés se tituló The Secret in Their Eyes), el romance entre el personaje de Darín y el de Soledad Villamil, que actuaba como la fiscal asistente que era su supervisora, funcionaba muy bien. En la versión actual, Nicole Kidman es la fiscal y Ejiofor reproduce el rol de Darín, pero no hay la menor química entre ambos, más bien parecen repelerse. En la versión americana, donde hay más acción y por lo tanto se sacrifica la complejidad de los personajes, Ejiofor es un simple agente del FBI retirado, haciendo trabajos de seguridad pero no escribe ninguna novela.

En la versión original, la joven asesinada y violada era una recién casada, y su viudo dedica el resto de su vida a tratar de capturar al asesino. Su obsesión es velada pero firme. En la versión actual el personaje de Julia Roberts es la madre de la asesinada, que era una joven a punto de partir para sus estudios universitarios. Los flashbacks en la versión original son mínimos. En la versión actual son más abundantes y más puritanos. Las escenas entre Julia Roberts y su hija son de una inocencia melosa y pedestre. Demasiado cliché. El personaje de Roberts es además una investigadora policial colega de Ejiofor y de Kidman. Esto cambia transcendentalmente la relación entre los personajes en sentido negativo. Le resta misterio y sorpresa.

En la película argentina el hombre es liberado para trabajar como esbirro de los militares en el poder. En la cinta americana es liberado porque es un infiltrado dentro del movimiento musulmán en Estados Unidos. Muy oportuno todo.

No es que sea un mal filme. Como producto estrictamente comercial, entretiene. Kidman, Roberts y Ejiofor están bien en sus respectivos papeles, sin que haya nada destacable. Se habla mucho de la actuación de Julia Roberts porque aparece con un maquillaje que la muestra envejecida y descuidada, pero en realidad todo es maquillaje, no hay mucho tras eso. El personaje secundario que interpretaba Guillermo Francella en la argentina, un alcohólico empedernido, quien termina asesinado por error, aquí es interpretado por Dean Norris en forma muy minimizada y con el alcoholismo eliminado. En general, esta versión está saneada para cumplir con la corrección política.

El final abierto del primer filme, una de sus virtudes, aquí se vuelve explicativo, para lavar conciencias, muy típico del cine comercial de Estados Unidos. Campanella sabe cómo complacer al público estadounidense, ya que ha dirigido muchas series de Law and Order: Criminal Intent, Law and Order: Special Victims Unit y House MD, y aquí le entrega su guión original a Billy Ray (Captain Phillips y The Hunger Games), quien también se encargó de la dirección del filme, para que lo haga a la medida de la audiencia americana. Ray parece haber dirigido y escrito el filme con cierta anemia. La fotografía de Daniel Moder (The Normal Heart) no tiene nada de particular.

Según datos oficiales, la película argentina recaudó un poco más de siete millones de dólares en el mundo entero, aunque costó poco hacerla. La versión actual recaudó más de seis y medio millones en su fin de semana inaugural, solo en Estados Unidos. Eso, a pesar de las críticas más bien negativas que recibió. Es probable que a la larga triplique la ganancia de la original. Esto explica el interés de Campanella en asesinar su propio guión. Poderoso caballero es Don Dinero.

Secret in Their Eyes (EEUU/España, 2015). Director: Billy Ray. Guión: Billy Ray basado en el guión original de Juan José Campanella y Eduardo Sacheri, quienes se basaron en la novela original de Sacheri titulada La pregunta de sus ojos. Director de fotografía: Daniel Moder. Con: Julia Roberts, Chiwetel Ejiofor y Nicole Kidman. De estreno amplio en todo Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.