Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Artes Plásticas

Identidad, lenguaje y contexto histórico

Una exposición itinerante con obras de 61 creadores cubanos del siglo XX recorre varias ciudades de Brasil.

Enviar Imprimir

No fueron sido pocos los turistas, transeúntes, curiosos y admiradores del arte cubano que, desde el 31 de enero y hasta el pasado 23 de abril, al pasar frente al Centro Cultural Banco do Brasil (CCBB) —localizado a escasos metros del tradicional Marco Zero de la capital paulista— entraron al vestíbulo para observar, no sin desconcierto, una gigantesca granada de mano que parecería una provocación, pero no lo es.

Esta obra de Los Carpinteros (que con gusto compraría para usar como gavetero) abrió, en todo caso por su tamaño, la primera gran exposición itinerante de arte cubano que jamás haya pasado por Brasil, ni salido de Cuba. En Río de Janeiro podrá ser visitada del 15 de mayo al 16 de julio, y luego en la Capital Federal, entre el 1 de agosto y el 24 de septiembre.

Ampliamente divulgada en los medios de comunicación de todo el país, incluyendo la globalizada TV Globo, programas de radio, sitios electrónicos, revistas semanales y diarios de las más variadas tendencias ideológicas, con la llegada de Arte de Cuba, el gobierno brasileño retribuye a la Isla el gesto estratégico y afectuoso de la última edición de la Bienal del Libro de La Habana, dedicada a la literatura de Brasil. Acuerdos oficiales y firmas protocolares mediante, la muestra incluye 117 obras de 61 artistas cubanos del siglo XX (pinturas, esculturas, dibujos, instalaciones, grabados, vídeoarte), procedentes del acervo del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), a excepción de algunas piezas pertenecientes a colecciones de los propios artistas.

Más allá de los convenios que oficializaron esta gira del patrimonio artístico cubano por el mayor país de América Latina, sin la iniciativa de Rodolfo de Athayde, cubano residente en Río de Janeiro, y sin el patrocinio generoso del Banco do Brasil, probablemente los turistas, transeúntes, curiosos y admiradores del arte cubano hubieran pasado de largo frente a las puertas siempre abiertas del CCBB.

Los ochenta y los noventa

La curadoría de la exposición fue preparada por Ania Rodríguez, graduada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. La selección de obras, realizada con el beneplácito de la directora del MNBA, apela al criterio de representatividad ideoestética e institucional, a partir del cual se realiza un recorte panorámico, partiendo del movimiento moderno de la pintura cubana (la influencia de las vanguardias europeas) hasta el arte contemporáneo, que, al parecer, para el MNBA se reduce a las piezas que algunos de sus creadores más prolíficos abonaron antes de salir de Cuba.

Siguiendo el criterio de Ania Rodríguez, las líneas de interés que atraviesan la muestra son el compromiso del artista con su contexto histórico, el rastreo de los elementos formadores de la identidad nacional y la experimentación con los lenguajes artísticos, desde la Exposición de Arte Nuevo (1927), el Grupo Los Once (1953-1955), Diez Pintores Concretos (1953) hasta Volumen Uno (1982 ).


« Anterior12Siguiente »