Actualizado: 22/10/2020 10:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine iraní, Cine, Arte 7

Irán: la represión en tres tiempos

Esta película no tiene un solo efecto especial, es puro cine hecho a base de visualización de lo dramático que se esconde tras lo cotidiano

Comentarios Enviar Imprimir

Tras realizar The Circle (2000), en el cual expuso la discriminación de la mujer y Crimson Gold (2003), donde expone las arbitrariedades de la represión en la sociedad iraní y su desdeño por los veteranos de la guerra contra Iraq que duró de 1980 a 1988, los ayatolas pusieron extrema atención en la obra de Jafar Panahi, un cineasta que tuvo problemas con los censores iraníes desde que salió de la escuela de cine. En el año 2010, mientras filmaba los disturbios causados por el Movimiento Verde, que casi le cuesta la presidencia al candidato oficialista Mahmoud Ahmadinejad quien ocupó la presidencia del país entre 2005 y 2013, las autoridades islámicas arrestaron a Panahi.

El realizador fue enjuiciado y condenado a seis años de prisión, pero debido a la reacción de los cineastas, actores, escritores e intelectuales de casi todo el mundo, fue liberado, condenado a reclusión domiciliaria y se le prohibió hacer cine y salir del país por los próximos veinte años. Sin embargo, Panahi se las ha arreglado para seguir haciendo cine sin ningún tipo de apoyo financiero y ha logrado que sus películas se exhiban en festivales internacionales y se exhiban brevemente en las grandes ciudades del Occidente. Esos filmes semiclandestinos han sido premiados en Cannes, Berlín, Sao Paulo y Chicago.

3 Faces es su quinto filme después de la prohibición. Si su cine siempre se ha caracterizado por la simplicidad de sus tramas, pero por la complejidad de sus temas y la sutileza con que aborda los asuntos, su trabajo ahora ha ganado filo en todos esos aspectos. Ha demostrado imaginación para hacer un cine sin recursos. Recuerda a Chaplin y a Keaton, que con una silla eran capaces de hacer una secuencia divertida.

La trama comienza con una premisa de poca credibilidad. Behnaz, una famosa actriz del cine y la televisión, recibe un video en el cual una joven desesperada, que ha sido aceptada en la escuela de arte más prestigiosa de Irán, filma su suicidio porque le ha pedido ayuda a la actriz repetidas veces para que venga a su pequeño pueblo a convencer a su familia, que no la dejan ir porque consideran esa profesión un deshonor. Behnaz interrumpe una filmación y recluta a Panahi para que la lleve hasta ese remoto lugar, en la zona azerbaiyana de Irán, en donde casi todos hablan azerí o turco y apenas conocen el farsi. Es la zona de donde Panahi es oriundo.

El video les presenta dudas acerca de su autenticidad, pero Behnaz y Panahi parten hacia la aldea remota y aquí empieza lo importante del filme. Es el viaje lo que Panahi convierte en una suerte road movie mezclado con thriller pero que va mostrando a su vez las diversas capas de interpretación de la realidad que hace el ser humano. Los diferentes escudos y máscaras que utiliza, sea la represión política, el refugio en tradiciones milenarias o el disfraz del cosmopolitismo.

Al llegar al pueblo descubren que allí vive una otrora estrella del cine iraní, de antes de la revolución de los ayatolas. Pobre, miserable, solamente recibe el escarnio de la población. Lanzada al olvido dos veces, por los represores políticos y por los habitantes de su pueblo natal, al cual regresa en busca de refugio, pero que deciden hacer leña del árbol caído. Behnaz se ve obligada a reconocer las concesiones que hace al gobierno, los colegas que han tenido que marchar y no pueden ni mencionarse, así como la propia situación de Panahi. Marziyeh, la joven aspirante a actriz, está reprimida por sus familias, por las tradiciones y por la complicidad del gobierno.

Todo esto se va diciendo de una manera orgánica con la trama, en un tono sarcástico y paradójico. Los temas fluyen con naturalidad. Sin parecer que dice nada, Panahi dice mucho, quizá demasiado. No necesita altisonancia ni discursos preconcebidos. Tampoco hay condescendencia ni paternalismo con los aldeanos.

Esta película descansa en la fotografía, que va de primeros planos en el automóvil, a planos generales de la aldea y del paisaje de la región. Junto con la excelente actuación de Behnaz Jafari (Blackboards, Shirin), que más o menos se interpreta a si misma y que es quien sostiene el enfoque de la cámara la mayor parte del tiempo, todos los actores son debutantes o se interpretan a si mismos, con la excepción de Narges Delaram en el papel de la madre de Marziyeh, pero se las arregla para lucir una más entre los habitantes del pueblo.

Panahi es un maestro. Sabe sacar el máximo de posibilidades de los paisajes, las expresiones de los “actores”, el mismo ambiente. Esta película no tiene un solo efecto especial, es puro cine hecho a base de visualización de lo dramático que se esconde tras lo cotidiano y elaborado sin artificios para construir una obra de arte. Es una muestra de cómo hacer cine a base de imaginación, sin recursos y en contra de la censura.

3 Faces (Irán, 2018). Dirección: Jafar Panahi. Guion: Jafar Panahi y Nader Saeivar. Director de fotografía: Amin Jafari. Con: Behnaz Jafau, Jafar Panahi, Narges Delaram y Mayizeh Rezaei. El filme se exhibió brevemente en New York, Chicago y Los Angeles en marzo de 2019. Disponible en Amazon Prime Video.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.