Actualizado: 07/12/2022 17:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

La Negra no sólo tiene tumbao

Xiomara Laugart retoma su carrera como solista, en un compacto en el que interpreta temas de compositores como Juan Formell, Marta Valdés, Luis Marquetti y Meme Solís.

Enviar Imprimir

Al comentar la reciente salida de Xiomara (Chesky Records, 2006), algunos críticos y periodistas norteamericanos se han referido erróneamente al compacto como al debut como solista de Xiomara Laugart. Un gran despiste, el de reducir su trayectoria artística a los cuatro o cinco últimos años, aquellos que lleva como integrante de Yerba Buena. Es cierto que ese grupo le ha servido como una excelente plataforma para relanzar su carrera musical, pero antes de eso contaba ya con unas credenciales que la avalaban como una talentosa cantante.

Basta recordar los premios obtenidos en festivales nacionales (Adolfo Guzmán) e internacionales (Sochi 81, Sopot 85, Dresde 86). Están también sus actuaciones en escenarios de Bélgica, Francia, España, Polonia, Alemania, Colombia, Holanda. Temas interpretados por ella figuran además en recopilatorios como Para germinar (1982), Con ciertos amigos (1989), T e amaré. Las canciones de amor más populares de la Nueva Trova (1993), Antología de la Nueva Trova 3 (1998), Danza Latina (1997), Latin Lullaby (1998), Salsa, Sweat & Soul: The Best of New York's Latin Scene Today (2000) y Canciones compartidas, de José María Vitier (2001). Y en cuanto a trabajos propios, los numerosos títulos que conforman su discografía vienen a desmentir lo de su estreno como solista: ahí están Atrapando espacios (1992), Como algo que quema (1993), Ensueños. Tributo a Pablo Milanés (1995), Alguien me habló de amor (1996) y Qué manera de quererte (1999).

Para su nuevo trabajo en solitario, Xiomara Laugart ha contado con la valiosa contribución de Andrés Levine, director y compositor de Yerba Buena. Junto con David Chesky, Levine se encargó de la producción del compacto, y además es coautor, con Descemer Bueno, de dos de las canciones, La llave y Siempre que te vas. Los temas restantes pertenecen a Meme Solís ( Por ti, No creo), Marta Valdés ( Tengo), Luis Marquetti ( Plazos traicioneros), José Manza y Hugo Blanco ( Moliendo café) y Juan Formell ( De mis recuerdos, La Habana joven). Aparte de Levine, otros dos integrantes de Yerba Buena aparecen en los créditos: Pedro Martínez (percusión) y Cucu Diamantes (voz acompañante).

Dado que Laugart es la figura más visible de Yerba Buena, tanto por su talento y su carisma como por ser su principal vocalista, presumo que habrá muchos que van a adquirir Xiomara esperando hallar una prolongación de la línea artística que la cantante desarrolla con el grupo. Esto es, una recreación de la música bailable caribeña con sonoridades más modernas y sofisticadas. Quienes así se acerquen al disco se van a sorprender con una Xiomara Laugart desconocida por ellos. No lo será, en cambio, para quienes estén familiarizados con esta otra parcela de su repertorio, aquella que se nutre de géneros de nuestra tradición musical como lo es el bolero. Es en ellos donde Laugart puede demostrar los matices más sensuales, nostálgicos y cálidos de su poderosa voz.

Esa otra faceta de su personalidad como cantante es la que la ha llevado a interpretar admirablemente composiciones, entre otros, de Alberto Tosca ( Ni un ya no estás), Silvio Rodríguez ( Oh, melancolía), Ireno García ( Un buen bolero), Pablo Milanés ( Yo no te pido, Para vivir, Ámame como soy). Este último, por cierto, invitó a Laugart para que participara junto con él en el recital que dio lugar al compacto Con ciertos amigos, y la considera además una de las mejores voces femeninas de América Latina. Es esta Xiomara Laugart más íntima, sensual y lírica la que señorea espléndidamente en las diez canciones recogidas en Xiomara.


« Anterior12Siguiente »