Actualizado: 22/09/2023 21:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Literatura cubana, Cabrera Infante

«La ninfa inconstante»

Sobre una novela póstuma de Guillermo Cabrera Infante

Comentarios Enviar Imprimir

Y tengo que confesar que al final del libro ya estaba harta de los chistes fonéticos y de las parodias
basadas en personajes desconocidos no sólo aquí, sino para cualquier lector hispanohablante de hoy.
Anežka Charvátová, traductora al checo de Tres tristes tigres, de Cabrera Infante [1].

El título alude al de la película The Constant Nymph (1943), protagonizada por Joan Fontaine y Charles Boyer. Esto es sólo el inicio de un cúmulo de referencias cinematográficas, como es ya costumbre en los textos de Cabrera Infante.

El prólogo y lo que parece ser el primer capítulo (sin numerar) es una larga y tediosa disquisición sobre el tiempo, la memoria y la vida.

El juego de palabras, el más famoso y distintivo trademark de este autor abruma hasta el cansancio. Trae por los pelos un alud para un laúd, un Damasco con el único propósito de contraponerlo a Damas y asco, y un detesto para un de texto. Por citar sólo tres ejemplos; la mayoría, totalmente forzados.

Los intentos de ingenio o de gracia, también tan comunes en su obra, son todo lo contrario a la inconstante ninfa: son tan constantes que hastían. En la página 26 encontramos este pujo: No me fijé bien cómo estaban vestidas pero supe que eran mujeres porque vi sus faldas, aunque bien podrían ser otros tantos escoceses. Y en la página 28, esta frase que es un horror: Al fondo, el Malecón era un telón pintado de recortado que se veía el paisaje marino. Y en la 30, esta: Pero su sonrisa, de este lado del mar, era como una espuma rompiente de sus dientes, más allá de sus labios gordos.

La charla inicial con la ninfa que el autor acaba de conquistar es insufrible. El lector espera que en cualquier momento la muchacha se eche a correr y deje plantado al pedante casanova. Parece que el autor lo reconoce y hace decir a la joven: me apabullas con tu vocabulario; y más adelante: me apabullas con tu ciencia. Y apabullado queda también el lector con la repetición y monotonía de esos manidos ardides literarios.

Y es tal el abuso de citas en francés y en latín, que la ninfa le reprocha: Me tumbas con tu erudición. Y unas líneas más abajo: Ahora me aplastas con tus latines. Con el agravante de que Estelita, hasta ese momento descrita como una adolescente inculta y bruta, era incapaz de haber usado la palabra erudición y, mucho menos, de identificar latines. Además, pone en dos ocasiones, en boca de la muchacha ¿Cómo así?, expresión ajena al habla normal del cubano.

Hay disquisiciones, digresiones y explicaciones que se apartan, sin la debida justificación, de la línea narrativa. Dos ejemplos: el trazado, definición y nomenclatura de las calles del Vedado; y la inserción de una de sus viejas críticas cinematográficas.

En resumen, esta es una novela aburridísima e intrascendente.


[1] Cita tomada de una entrevista de Carlos Espinosa Domínguez a Anežka Charvátová, publicada en Cubaencuentro, el 23 de noviembre de 2012.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.