Actualizado: 23/09/2022 21:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine francés, Arte 7

La pluma y el pincel

Esta película muestra las envidias, los conciliábulos y las disputas del mundo del arte, pero no añade nada

Comentarios Enviar Imprimir

La amistad entre Paul Cézanne y Emile Zola fue una de las más apasionadas en el mundo de la cultura. Comparable en arrebato a la de Gauguin y Van Gogh, pero mucho más larga y tortuosa.

Comenzó al llegar Zola, con unos doce años, a Aix-en-Provence, a donde su padre, un ingeniero veneciano, fue enviado a construir una represa. Sus condiscípulos se burlaban de él porque, aunque parisino de nacimiento y de madre francesa, lo consideraban extranjero, por ser hijo de italiano. Cézanne lo protegió y lo tomó bajo su protección. Hijo de un banquero de Aix-en-Provence, Cézanne era el carismático ídolo de su grado. Cézanne et Moi desarrolla su trama basándose en esta relación.

El filme comienza en Medan, un pueblo al noroeste de Paris donde Zola, tras su éxito de ventas literarias, se había construido una mansión. Corre el año1888 y Cézanne viene a ver a su amigo tras unos años de separación. Su relación se había roto porque Cézanne consideraba que el personaje del pintor fracasado Claude Lantier, en la novela de Zola La obra (1886), estaba basado en él, por muchas de las características que se le otorgan (en realidad no era así, Zola se basó mayormente en Manet). Cézanne viene a Medan a pasarle la cuenta a Zola. Otro punto de tensión es el hecho de haber compartido una misma mujer, Alexandrine, con quien Zola se casó, pero que había sido modelo y novia de Cézanne anteriormente. De ahí la película salta a la adolescencia de los personajes y el argumento se va construyendo a saltos temporales, narrada en forma de elipsis.

La visita inicial, se mantiene como el centro argumental del presente, sobre el cual gira la trama casi toda la película, hasta que al ya casi al concluir da un salto al futuro, para mostrar el final de la amistad.

La cinta puede tener muchos niveles de lectura. Zola y Cézanne son un ejemplo de contraste de personalidad. El novelista cayó en la pobreza tras la muerte de su padre y pasó gran parte de su juventud realizando trabajos serviles y mal pagados y escribiendo algunas columnas para diarios parisinos. Cézanne se mostraba como el rebelde sin compromisos, que escogió una vida de pobreza, pero por mucho tiempo recibió ayuda financiera de su padre. Zola fue un escalador social, mientras que Cézanne rechazaba la aprobación de una sociedad que detestaba. Le gustaba considerarse un marginal entre los marginales.

El hombre que propició la transición del impresionismo al cubismo, jamás tuvo reconocimiento artístico en vida y vendió unos pocos cuadros por muy poco dinero, a pesar que hoy se venden en millones de dólares. El padre del naturalismo en la literatura, quien ganó su reputación con obras como Naná, Germinal y Thérese Raquin, perdió prestigio literario al poner su escritura al servicio de la política, aunque fuera por causa justa, con “El asunto Dreyfus”. No eran competidores, pues sus campos no se tocaban, pero hoy en día Cézanne es mucho más valorado en la pintura que Zola en la literatura.

La trama y los temas que toca, son ricos en matices, pero Danièle Thompson (Mónaco 1942), que escribió y dirigió Avenue Montagne y Jet Lag, dos agradables comedias ligeras, no toca ningún tema a fondo en Cézanne et Moi, no por falta de intencionalidad, sino porque todo se queda a nivel de epidermis dramática y deja muchas cosas colgando suponiendo cierto nivel cultural del espectador, lo cual no es necesariamente un defecto, pero que en este caso se vuelve una carencia de resolución argumental, al apoyarse en elementos externos a la trama para exponer un tema. Hace juegos interesantes en el montaje de la imagen, montando escenas que parecen sacadas de cuadros de Manet (quien como personaje juega un rol secundario pero importante en la trama del filme) y los paisajes recuerdan pinturas de Cézanne, pero nunca pasa de ahí. Nunca despega a donde parece guiarnos. Muestra las envidias, los conciliábulos y las disputas del mundo del arte, pero no añade nada. Lo que muestra ya se ha visto repetidas veces en el cine y a veces, su tratamiento de los personajes, recuerda un poco al filme Rich and Famous (1981), de un George Cukor ya cansado.

La película cuenta con actuaciones excelentes de Guillaume Cantet como Zola y de Guillaume Galienne como Cézanne. Ambos logran dar humanidad creíble a dos personajes que pertenecen a la memoria histórica de la cultura. Dos iconos muy fáciles de estereotipar. Logran desmitificarlos al expresar las emociones mediante pequeños gestos corporales. Incluso envejecen ante nuestros ojos sin sorprendernos y no es el maquillaje, es el movimiento más lento, la pose que va del garbo al pardo, del entusiasmo a la resignación. Es la vejez interpretada por sus rasgos psicológicos. Igualmente extraordinaria está Alice Pol (Queen to Play) en su papel de Alexandrine.

Jean-Marie Dreujou, veterano de The Girl on the Bridge y Man on the Train, desempeña un trabajo extraordinario en la dirección de fotografía, cumpliendo sin fallas las inmensas exigencias que conlleva la composición visual de este filme.

Cézanne et Moi no deja de ser un filme disfrutable, sobre todo para quienes estén bien informados con respecto al periodo en el cual transcurre y estén familiarizados con el movimiento impresionista en Francia, pero quizá, por venir Thompson de la comedia ligera, la película se ahoga en su propia levedad. Es una historia de amores y desamores, de encuentros y desencuentros, como cualquier otra, en la cual se desaprovecha la riqueza temática del contexto.

Cézanne et Moi (Francia, 2016). Guion y dirección: Danièle Thompson. Director de fotografía: Jean-Marie Dreujou. Con: Guillaume Cantet, Guillaume Galienne, Alice Pol y Deborah François. De estreno limitado en ciudades selectas de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.