Actualizado: 03/04/2020 11:38
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Baumbach, Cine, Arte 7

Lamento bitongo

Estamos ante un tipo de cine demasiado teatralizado, con poca fuerza en las imágenes, falto de imaginación y esencialmente aburrido

Comentarios Enviar Imprimir

Marriage Story es el titulo, quizá sarcástico, del último filme de Noah Baumbach. Más que la historia de un matrimonio, es el cuento de un divorcio y de una lucha manipuladora por la custodia del único hijo. Es el relato de un desencuentro y de la forma legal de desencontrarse.

Se pudo haber titulado igualmente La balada de Charlie y Nicole, que así se llaman los personajes centrales enfrascados en el proceso de la separación. Charlie es un dramaturgo exitoso que dirige y escribe obras off-Broadway y que está a punto de llevar una obra a Broadway. Nicole es una actriz que pasó de la televisión a trabajar con Charlie en el teatro y también se encuentra en pleno ascenso. Una infidelidad y un ofrecimiento de trabajo para Nicole en una serie de televisión que se filmará en Los Angeles, desencadenan los hechos que narra el filme.

Tienen un hijo pequeño y Charlie no está dispuesto a mudarse a California definitivamente, el ir y venir lo agobia. Insiste en que residan en Nueva York incluso si se divorcian porque quiere que su hijo se crie allí. Nicole cada vez insiste más en quedarse en Los Angeles y quiere que Charlie se mude allí si quiere estar cerca de su hijo. Ella tiene buenas perspectivas para su carrera en Hollywood y él las tiene en Nueva York, aunque le acaban de dar una beca MacArthur para genios que son alrededor de $650.000 que puede gastar donde y como quiera.

Comienza la batalla de egos con el destino del niño como excusa. Contratan abogados y surgen mediadores, pero los intereses personales, tanto de Charlie y Nicole como de los abogados, se van por encima de los supuestos intereses de Henry, quien pese a su corta edad parece el más maduro de todos y toma las cosas con cierto desdén, expresando libremente lo que siente a cada momento.

El mayor problema del filme es que los personajes centrales son un par de bitongos desagradables. Para quien no sea cubano, o al cubano que aún no lo sepa, bitongo en Cuba es más o menos un equivalente de pijo en España, fresa en México y sifrino en Venezuela. Charlie y Nicole son un par de malcriados que no pueden mirar más allá de sus ombligos, se lamentan de cualquier menudencia y gritan ¡fuego! ante una llama en extinción. Para colmo utilizan un lenguaje tibio, que no se sale de los límites de lo políticamente correcto y cuyos diálogos e insultos parecen sacados de un libro de psicología pop. No son individuos, son esquemas socialmente moldeados. La única forma que tienen de expresar sus verdaderos sentimientos es durante crisis de gritería.

Noah Baumbach ya nos tiene acostumbrados a este tipo de personajes y tramas. Kicking and Screaming su ópera prima de 1995, así como The Squid and the Whale (2005) y Frances Ha (2012), entre otras, presentan situaciones de crisis para personajes que no pasan de ser unos bitongos con crisis existenciales propias de quienes tienen poco de que preocuparse.

Es válido tratar este tipo de personajes, pero Baumbach utiliza su cine como psicoterapia y por otra parte, adopta el estilo de Woody Allen, de diálogos constantes, con frases inteligentes pero sin la gracia de su ídolo. Esto resulta en un tipo de cine demasiado teatralizado, con poca fuerza en las imágenes, falto de imaginación y esencialmente aburrido.

Las actuaciones de Scarlett Johansson y Adam Driver son muy buenas, dentro de los límites que sus personajes les permiten. Driver ha demostrado ser probablemente el mejor actor de su generación y puede hacer interesante un filme de poco valor, solo con su presencia. Azhy Robertson está excelente en su papel como Henry. Mención aparte merece Laura Dern, que, como la abogada de Nicole, hace creíble y disfrutable un personaje con muchas contradicciones argumentales. Le da una humanidad que el guion no le concede.

No hay mucho que decir de la música y la fotografía. La película se apoya excesivamente en los diálogos y la excesiva gestualidad de los personajes. Marriage Story ha sido nominada para los Globos de Oro en varias categorías, no me sorprendería que también obtenga muchas nominaciones para el Oscar. Es un tipo de filme de poses intelectuales, pero de fondo vacío, bien actuado y con diálogos que pueden ser atractivos a quienes están acostumbrados a la psicología pop, que son bastantes. No exige mucho y a ratos entretiene sin dejar de aburrir.

Marriage Story (EEUU/Gran Bretaña, 2019). Guion y dirección: Noah Baumbach. Director de fotografía: Robbie Ryan. Con: Adam Driver, Scarlett Johansson, Azhy Robertson, Laura Dern y Julie Hagerty. De estreno amplio en todo Estados Unidos y disponible en la plataforma de Netflix.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.