Actualizado: 26/11/2021 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Con ojos de lector: Música

No tiene copia: es original

Con su tercer disco en solitario, la intérprete tunera Haila se consolida como la nueva estrella de nuestra música bailable.

Enviar Imprimir

Con su segundo disco, Haila dio una demostración más contundente de su poderío vocal, su carisma y su fuerza escénica. Haila Live (2002) fue grabado en vivo el 19 de mayo del 2002, en el Teatro Nacional. En ese concierto volvió a contar con José Manuel Ceruto e Isaac Delgado (esta vez, en calidad de intérprete), así como con el pianista Chucho Valdés, el director David Calzado y los cantantes de la Charanga Habanera. Inconforme con que se la encasille en un solo estilo ("Soy muy atrevida. El problema es que la gente me clasifica como sonera", comentó en una entrevista), Haila transitó por un repertorio que incluía temas tradicionales ( Drume negrita,Qué te pedí,La rosa,Sobre una tumba una rumba,Pensamiento), junto a otros de compositores contemporáneos como Gerardo Alfonso ( En la vida real,Sucesode amor) y Leonel Limonta ( Yo no me parezco a nadie,Hoy me inclino y le doy las gracias). El bolero, el son montuno, la timba, pocos parecen ser los géneros que se le resisten a esta mujer que confiesa no haber estudiado ni una sola nota musical ("lo mío es un regalo de Dios"), pero que pone de manifiesto unas cualidades técnicas admirables. Haila Live es un concentrado de carisma, energía y talento, y prueba que la intérprete es de las artistas que se dejan la piel en el escenario.

En Diferente (Bis Music, 2004), su trabajo discográfico más reciente, Haila prosigue y desarrolla la apertura a nuevos caminos que inició con Haila Live. Incursiona en el merengue pop ( Solita,Quién fue), la balada ( Amor dos veces, Voy a salvar mi corazón), el cha cha chá ( Esto sí sabe a Cuba), la salsa ( Sólo dime, Soy la mujer), la canción ( Freddy), la bachata romántica ( Cómo voy a decirte). Es además el compacto suyo en el que más incorpora ritmos y sonoridades que tienen aires de familia y la emparientan con otras áreas musicales de Latinoamérica y, en particular, del Caribe. Nótese, por ejemplo, que incursiona un par de veces en un género como el merengue dominicano. Diferente es, por último, el disco que denota una mayor presencia de temas románticos. Eso significará para muchos la sorpresa de descubrir a una Haila más intimista, que canta a media voz y que incluso se permite el interpretar a capella la canción que Ela O'Farril dedicó a la mítica Freddy.

Esas composiciones sirven a Haila para probar que al igual que en el son, es capaz de desenvolverse con la misma comodidad en el bolero o la balada. Lo había demostrado antes ya en sus versiones de Pensamiento,La rosa y Qué te pedí, que popularizó La Lupe. Fue a propósito de ellas que el norteamericano Omar Walter anotó, al reseñar Haila Live: "Uno puede cerrar los ojos e imaginarla cantando en el ambiente íntimo de un pequeño club de jazz. Su voz lleva la melodía al éxtasis. Con Haila, Cuba puede agregar otra gran vocalista a su rica historia musical". A su admirable capacidad vocal, de la que hace derroche a lo largo de todo el compacto y que le permite imponerse siempre sobre la orquesta, Haila añade una gran expresividad y convicción al interpretar esos temas de amor y desamor. Por eso, cuando canta: "Porque ya estoy cansada de este amor/ voy a arrancar tanto dolor/ Hoy voy a irme, voy a rendirme/ para salvar mi corazón", a uno no le queda ninguna duda de que, en efecto, se va a arrancar tanto dolor, vaya que sí lo hará.

Escribo estas líneas después de haber escuchado no sé cuántas veces el œltimo compacto de Haila. Y con cada nueva audición se renueva el inmenso placer con que disfruto sus once temas. Qué tremendo torrente de voz potente y limpia posee esta mujer. Qué excelente entonación, qué fraseo tan correcto y claro. Cuánta gracia y cubanía derrocha en temas rítmicos como Solita, Esto sí sabe a Cuba y Quién fue. Qué capacidad para improvisar sin perder la elegancia. A algunos ha de parecerle una herejía, pero ante una artista del talento y la calidad de Haila no se me ocurre mejor elogio que citar unas palabras del poeta norteamericano Ezra Pound: si esto no les parece un don del cielo, entonces más vale que cambien de religión.


« Anterior12Siguiente »