Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Política y literatura

El éxito de los libros de Leonardo Padura se debe a la eficacia con que maneja recursos de la narrativa comercial que atrapan al gran público.

Enviar Imprimir

Poco antes de aparecer en este diario el comentario de Alejandro Armengol sobre la última novela de Leonardo Padura, y en la revista Encuentro el ensayo de Amir Valle Megahistoria vs. Marginalia, se lanzó en la Feria del Libro de La Habana la edición cubana de La neblina del ayer, además de una nueva edición de Las cuatro estaciones. Aunque desde luego en sí mismo no los desmiente, creo que este hecho suscita el cuestionamiento de hasta qué punto las narraciones policíacas de Padura son tan críticas como creen Armengol y Valle.

Este último sitúa a Padura, con justicia, como un pionero de lo que llama el "neopolicial cubano", modalidad narrativa cultivada también por Daniel Chavarría, Lorenzo Lunar y el Pedro Juan Gutiérrez de Nuestro GG en La Habana, y afirma que por mostrar una Cuba marginal muy distinta de la idílica del Granma y la Mesa Redonda, los funcionarios de la cultura han lanzado una contienda contra el género. ¿Cómo se explica entonces que Las cuatro estaciones sea ahora reeditada? Y también: ¿Por qué publican en Cuba todas las novelas de Padura, mientras que de Pedro Juan Gutiérrez se ha publicado sólo Animal tropical?

Es preciso no perder de vista que hay algo en la novelística de Padura (que comparte con otros reconocidos escritores de su generación como Arturo Arango, Abilio Estévez, Senel Paz y Abel Prieto), que lo diferencia notablemente de Pedro Juan Gutiérrez y Ena Lucía Portela. La sordidez en Padura tiene otras implicaciones que en este par de narradores "sucios"; la suciedad aparece siempre como limpiada por la mirada de la nostalgia y la eticidad del protagonista: hay una creencia, poética diría yo, o acaso metafísica, en una pureza original incontaminada por el desastre que ha arruinado la ciudad.

¿No marca todo ello en alguna medida la diferencia entre la perspectiva del desencanto, noción definida por Jorge Fornet y asumida por el propio Padura en su entrevista con la revista disidente Consenso, y una que, yendo más allá de la limitada lógica del encanto y el desencanto, se vuelve más difícil de digerir por las instituciones culturales del régimen?

Lo literario y lo político

Es indiscutible que la serie de Las cuatro estaciones inaugura un nuevo momento del policial cubano, muy distinto al que en los años setenta estuvo condicionado por el influjo del realismo socialista. El cambio de modelos lo indica todo: antes, las novelas rusas y búlgaras; ahora, la "novela negra" norteamericana. Pero el desencanto que reflejan las novelas de Padura, ¿no implica aun un cierto compromiso, uno del que se ha liberado del todo el desapego del narrador del ciclo de Centro Habana?

Mi opinión es que las propias declaraciones de Padura a Consenso evidencian los límites de su perspectiva y su crítica. La neta separación que establece entre la literatura y la política, revolucionaria en relación con la total subordinación que establecía la ortodoxia marxista predominante durante los años setenta, puede volverse más bien conservadora en el contexto de una política cultural que ha tenido que adaptarse al brusco cambio de circunstancias de los años noventa.

Padura afirma que el desencanto "es una visión muy interrogadora de la realidad", pero "no es que sea una literatura que se oponga a un sistema o que cree una alternativa política desde la literatura, sino que es una literatura que interroga a la realidad cubana por encima de lo político…". Cabe preguntarse cómo en un país donde la politización totalitaria de la vida implica la privación de los más elementales derechos políticos de las personas es posible interrogar la realidad por encima de esa dimensión.


« Anterior12Siguiente »