Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

Sonido vocal y rap a lo cubano

Coinciden en el mercado los últimos discos de Vocal Sampling y Orishas, las dos agrupaciones musicales jóvenes que tienen mayor proyección internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

Cualquier persona que escuche Akapelleando (EGREM/ ACDAM, La Habana, 2006) por primera vez y sin tener ninguna referencia sobre sus intérpretes, creerá identificar la presencia de los instrumentos que usualmente forman parte de una orquesta: cuerdas, metales, percusión, teclados. Pero cuando revise los créditos del compacto descubrirá con asombro que no hay tales instrumentos. Como allí se aclara, "todos los sonidos de este CD fueron producidos sólo con las voces y manos de los 6 miembros de Vocal Sampling". Y en efecto, aunque resulte difícil de creer en esas once grabaciones nada es producto de los trucos tecnológicos o los efectos especiales, sino del serio trabajo de los seis músicos profesionales y bien formados que integran esta singular agrupación.

Akapelleando constituye el quinto título de la discografía de Vocal Sampling. Se suma a Una forma más (1995), De vacaciones (1997), Live in Berlin (2000) y Cambio de tiempo (2001), que les reportaron varios reconocimientos y premios y recibieron elogiosos comentarios de la crítica especializada de varios países. Contribuyeron además a que su propuesta musical fuese conocida fuera de la Isla y a que fueran programados para actuar en sitios tan prestigiosos como el Hollywood Ball (Los Ángeles), el Club New Morning (París) y el Albert Hall (Londres). Se presentaron asimismo en eventos internacionales como el Vancouver Jazz Festival, Nuit des Choeurs y London Jazz Festival.

En sus giras por Asia, Europa, Latinoamérica, Canadá y Estados Unidos Vocal Sampling ha compartido escenarios con figuras como Phil Collins, Peter Gabriel, Carlos Santana, Bobby Mac Ferrin, Rubén Blades, Oscar de León, y otros como David Byrne y Paul Simon han declarado su admiración por los vocalistas cubanos. En el verano de 1996 fueron invitados especiales de Quincey Jones, cuando el Montreux Jazz Festival le rindió homenaje por sus cincuenta años. Acerca de ellos, el músico afroamericano ha dicho: "Son uno de los pocos grupos que verdaderamente entienden y demuestran el poder del ritmo y de la melodía. El efecto que tuvo su música en mí fue electrizante y me dejó una impresión musical que perdurará para siempre".

Vocal Sampling se inscribe dentro de una modalidad musical que en Cuba carece de antecedentes. Existen, sí, unos pocos ejemplos esporádicos, como el de los Compadres, que imitaban con la boca el sonido de las claves y la flauta; o el de los Papines, que hacían algo similar con la percusión. Pero ni unos ni otros hicieron del empleo onomatopéyico de la voz la línea fundamental de su trabajo. En otros países, sobre todo en los de habla inglesa, la interpretación a capella ha sido adoptada por varias agrupaciones, aunque no puede decirse que sean muchas. Entre otros, cabe citar nombres como los de los Swingle Singers, The Blenders, The House Jacks, The Bobs, The Nylons, The Flying Pickets, SoVoSó, Five O'Clock Shadow, Vox One, Tonic Sol-Fa y Ladysmith Black Mambazo. La mayoría, me imagino, serán desconocidos para los lectores de este diario, lo cual es comprensible por tratarse de una manifestación que no disfruta de mucha promoción. Se dirá que eso responde a su escaso nivel de incidencia popular, algo que no pienso sea del todo cierto: The Housemartins, aquel curioso grupo británico de la década de los ochenta que mezclaba el cristianismo con las ideas marxistas, consiguieron su único número 1 cuando grabaron una versión a capella de Caravan of love.

Pero aunque comparten con los grupos antes mencionados el no contar con más acompañamiento que el que proporcionan sus propias voces, Vocal Sampling se diferencia de ellos en un aspecto: sus integrantes realizan además una sustitución funcional de las sonoridades de los instrumentos (no debe hablarse de imitación, un término que a ellos no les agrada). Eso tiene bastante que ver con que todos cursaron estudios musicales orientados a que se especializaran en algún instrumento. Esto los ha llevado a enfrentar su labor artística desde otra óptica y a concebirla más como instrumentistas que como cantantes.

Lo explica muy bien René Baños Pascual, el director del conjunto: "Creo que en cada uno de nosotros ha sido fundamental el hecho de asumir el trabajo de la voz no sólo con la mera mentalidad del cantante, sino con una mentalidad de músicos instrumentistas, quienes por lo general tienen más arraigada la función musical del acompañamiento. Pudiéramos decir que, intelectualmente, no somos precisamente cantantes que aprendieron a acompañar, sino instrumentistas que desarrollaron las voces como medio sonoro. Digamos, las diferencias entre el fraseo y el timbre de una trompeta, un trombón, una tumbadora, un contrabajo, un bongó, una guitarra eléctrica, etc., son muy objetivas, y en el proceso de su interpretación hemos tenido que investigar y experimentar acerca de cómo estos medios producen el sonido y cómo son interpretados en diferentes formatos, estilos y épocas, y con el tiempo hemos ido aprendiendo a adecuar la voz en función de todo eso, además del canto en sí, que utilizamos cuando tenemos que hacer coros o voces solistas".

Eso ha permitido a Vocal Sampling cubrir un repertorio sumamente variado, que les brinda además la oportunidad de ensayar y buscar una mayor versatilidad en la textura y el timbre de las voces. El abanico de los géneros populares visitados por ellos pasa por el son, la guaracha, el guaguancó, el bolero, el joropo venezolano, la nueva trova. Se han atrevido asimismo con la música sinfónica, y en Cambio de tiempo incluyeron un arreglo a capella de la introducción de Así habló Zarathustra, de Richard Strauss. Esa línea se mantiene en Akapelleando, en donde junto a composiciones originales de René Baños Pascual ( El Almendrón, Apretaíto pero relajao, Décimas así mismas), aparecen canciones de Miguel Matamoros ( Juanito, Lágrimas negras), Marcelino Guerra ( A mi manera), Alejandro García Virulo ( A la derecha de Alfa Centauro), José María Vitier ( En la aldea) y Rafael Cueto ( El tren, de la cual habían grabado antes una versión que figura en De vacaciones). El compacto recoge además dos temas internacionales que en su momento fueron muy famosos: Banana Boat, de Harry Belafonte, y Hotel California, de The Eagles (si no me equivoco, significa la primera incursión de Vocal Sampling en el rock).


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.