Actualizado: 19/10/2018 10:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine húngaro, Cine, Arte 7

Sueños compartidos, deseos reprimidos

En esta cinta Ildikó Enyedi trabaja con su propio guion, como hace en todos sus largometrajes, y mueve el argumento alterando su ritmo para crear incertidumbre en el espectador

Comentarios Enviar Imprimir

Dos trabajadores de un matadero, ambos socialmente torpes, él mucho más viejo que ella, sienten una esquiva atracción mutua. Aunque se acercan titubeantes, viven sus vidas paralelas. Un día alguien se roba un polvo que incrementa el impulso sexual del ganado y lo lleva a una fiesta en la cual la gente “se lanzan unos encima de otros como animales en celo” y viene la policía al matadero a investigar el robo. Entre los investigadores se encuentra una psiquiatra que entrevista a todos los empleados.

Cuando la psiquiatra entrevista por separado a Endre, que es el director financiero del matadero y a María, que es la inspectora de control de calidad, se da cuenta de que ambos sueñan lo mismo. Ven una pareja de venados en un bosque generalmente nevado, que realizan un elegante juego de seducción. Al principio la psiquiatra piensa que le están tomando el pelo y se interesa más en ellos, pero luego se da cuenta de que le están diciendo la verdad sin saber lo que cada uno le cuenta por separado. Incluso la trama del sueño se desarrolla de manera idéntica cada noche.

Esto no parece una premisa argumental muy prometedora y las entrevistas de la psiquiatra podrían haber resultado un desastre cinematográfico, sin embargo, en manos de la directora húngara Ildikó Enyedi, la trama se desarrolla con naturalidad y sutileza. On Body and Soul, que es la película que representa a Hungría entre las cinco finalistas al Oscar a la mejor película en lengua extranjera, trata sobre esta relación y mucho más.

Endre es un hombre retraído, que parece que viene de vuelta de la vida. Tiene el brazo izquierdo paralizado (nunca se explica la causa) y vive espartanamente, reprime sus sentimientos y se muestra siempre irónico en sus comentarios sobre sus compañeros de trabajo. María presenta todas las características de lo que solía llamarse Síndrome de Asperger, pero que por razones de corrección política ha sido eliminado del actual manual de diagnóstico de desórdenes mentales y se refiere a aquellas personas que dentro del espectro autismo, son los más avanzados intelectualmente. Ella es incapaz de establecer relaciones con nadie o de entender lo que se da entre líneas en las conversaciones o a través del lenguaje corporal del interlocutor. No tiene noción del doble sentido y todo lo toma literalmente. María es, además, al menos treinta años más joven que Endre.

Seguir contando la evolución de la relación entre ambos una vez que descubren que comparten sueños y deseos, sería estropear el placer del espectador. Ocurren muchas cosas curiosas, otras interesantes y otras cómicas a lo largo de este filme, que abarca mucho más de lo que se pudiera dejar ver con solo narrar su trama.

On Body and Soul es la primera cinta que realiza Ildikó Enyedi en dieciocho años. Se dio a conocer en 1989 con la excelente My Twentieth Century, con la cual ganó la Cámara de Oro en Cannes, sobre dos mellizas que son separadas al nacer, en 1880, el día que se conoce que Edison descubrió la electricidad, una se convierte en una fanática anarco-feminista y la otra en una cortesana seductora. Viajan en el Orient Express sin conocerse y un hombre que comienza a enamorarlas establece la conexión. También exploró las relaciones entre personas tímidas en Tamas and Juli (1997). A pesar de la inactividad, no ha perdido nada como artista. En otras manos, On Body and Soul sería una película más, quizá incluso un panfleto vegano, ya que Enyedi nos muestra la rutina de matar y descuartizar a las vacas en su forma más cruel, con la cámara enfrente del animal, sin ninguna música ni efecto especial y en realidad es de una crudeza devastadora y eficaz, con una violencia precisa.

También las relaciones de trabajo son detalladas sin afeites. Con excelentes ángulos de cámara y diálogos naturales y bien logrados nos hace vivir el ambiente del matadero, pero además es algo mucho más generalizable. La película tiene muchos niveles de lectura. Es un filme para verse más de una vez, porque hay planos, conversaciones y montajes que exploran la naturaleza humana con la mirada ingenua pero profunda del artista.

Enyedi trabaja con su propio guion, como hace en todos sus largometrajes y mueve el argumento alterando su ritmo para crear incertidumbre en el espectador y evitar la predictibilidad. Aunque maneja elementos convencionales, los conjuga de una manera que hace que no haya nada convencional en este filme. Esto le valió el Oso de Plata y tres premios más en la Berlinale de 2017.

Geza Morcsányi, en el papel de Endre, debuta como actor a los 64 años. Anteriormente fue profesor universitario, traductor de Chéjov y director de una casa editorial. Se ha desempeñado como dramaturgo y en el cine solamente tiene a su haber el guion de una adaptación de La dama de las Camelias en 1986. En su papel de este hombre solitario, que ya no espera nada de la vida, no puede estar mejor. Se desenvuelve con naturalidad y expresa todas las tribulaciones del personaje aparentemente sin esfuerzo. El personaje está exento de atractivos y sin embargo se nota carisma.

La actriz checa Alexandra Borbély, desconocida por estos lares, con poca experiencia en el cine, pero con bastante actividad en la televisión y el teatro checo también entrega una actuación excelente como Maria. Su inmersión en el personaje es tal que uno no puede concebirla de ninguna otra manera. Con esta actuación ganó el premio de la mejor actriz europea en el European Film Awards de 2017.

La cinematografía de Máté Herbai, de larga trayectoria en el cine y la televisión húngara, aunque ninguna de sus películas ha cruzado el Atlántico, es de una belleza sobrecogedora, no solo subraya todos los elementos de la trama, sino también le da un nivel superior a las diferentes secuencias y utiliza unos planos que son para narrativa visual.

La película tiene una escena desgarradora en la que utiliza magistralmente una composición de la cantante de folk-rock británica Laura Marling (otro personaje en si mismo, que abandonó la música en la plenitud de su carrera para dedicarse al Yoga, aunque ya está de vuelta), que realizada por otros directores pudo haber sido una de las secuencias más cursi del cine.

On Body and Soul es una obra que recorre sueños, deseos, la abulia de la cotidianidad, los vericuetos del amor, el erotismo, las miserias personales, la frivolidad de las relaciones sociales, en fin, es una mirada, profunda y sin pretenciosidad, al ser humano.

On Body and Soul (Hungría, 2017). Guion y dirección: Ildikó Enyedi. Director de fotografía: Máté Herbai. Con: Geza Morcsányi, Alexandra Borbély y zoltan Schneider. De estreno limitado en algunas ciudades de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.