Actualizado: 25/05/2018 18:46
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Periodismo, Literatura, Cuba

«Un golpe de vida»: conmovedora crónica sobre la formación de un periodista

Juan Cruz: “Cuba es un dolor y una alegría presentes en mi itinerario como periodista”

Comentarios Enviar Imprimir

Juan Cruz Ruiz (Puerto de la Cruz, Tenerife, España, 1948) es periodista por encima de todo. Reportero, cronista, entrevistador y articulista sin titubeos ni sigilos. Ha sido editor y tiene varias novelas y ensayos publicados; pero, su principal faena recae en el periodismo. Su extensa labor como articulista y reportero del diario español El País, en el que trabaja desde su fundación en 1976, lo ha convertido en una referencia ineludible del periodismo cultural en España e Hispanoamérica.

El autor de Egos revueltos (Premio Comillas, 2009) lo mismo publica un memorándum sobre las Islas Canarias, que un elocuente retrato musical de Diego El Cigala o un retrato sobre Eliseo Alberto. Su prosa está untada de un lirismo inquietante en que la premisa principal es la urgencia de la nota desde el suspiro cordial del buen cronista. Sus novelas se leen como reportajes y sus trabajos periodísticos se saborean en las filiaciones de la ficción.

Circula en librerías Un golpe de vida (Alfaguara, 2017), libro en que Juan Cruz Ruiz fusiona las señas de lo autobiográfico con las ponderaciones de la novela. Memorias y también crónica de una inmune pasión periodística. Bitácora integrada por 33 apartados que van de la reseña al apunte, del comentario al análisis, de pasajes personales a la especulación. Vida y oficio periodístico empalmados con sensibilidad, pasión y, sobretodo, honradez.

“Este libro —lo repito, no me canso de decirlo— es lo más auténtico, lo más honesto, de todo lo que he escrito hasta ahora. Fue doloroso hacerlo. Rememoro mi niñez. Volver al sitio de la infancia siempre duele porque se agolpan muchas cosas: la madre, el pueblo, el mar, la casa familiar, los primeros amigos, los amores juveniles… Lo más importante que he querido reflejar en Un golpe de vida es precisamente eso, mi tránsito por el mundo: mi vida marcada por el oficio invencible del periodismo”, comentó en entrevista para CUBAENCUENTRO, en su participación en la pasada FIL de Guadalajara, el Premio Nacional de Periodismo Cultural otorgado en 2012 por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España.

¿El periodismo llegó a usted en la infancia inoculado por su madre?

Aprendí a leer gracias a la radio y a mi madre. Mi madre conversaba, narraba cuentos y cantaba. Soy periodista por consecuencia de todo eso. La magia de escribir era y sigue siendo un milagro. Mi madre me enseñó a coleccionar palabras. Yo me envolví en palabras, desde entonces, gracias a ella. Las palabras de mi madre saltan de nuevo, cada vez que escribo. Fue ella la que animó mi adiestramiento literario. Me leía recortes de periódicos. Con ella aprendí el ritmo de la urgencia de la nota.

¿En este libro se combina lo autobiográfico con la ficción?

La ficción aquí se subordina a lo biográfico. Es un libro anfibio, en que juega un papel sustancial la evocación, los recuerdos, la infancia, mis padres. La nostalgia es el hilo conductor del relato.

¿El periodismo es el personaje protagonista?

Yo diría que el periodismo aquí suscribe toda la tonalidad discursiva. Hablo desde la urdimbre que me ha proporcionado el periodismo a través de todos estos años de intensa faena como reportero, articulista y entrevistador.

¿Por qué Cuba es una referencia recurrente en Un golpe de vida?

Soy isleño, Canario a toda prueba. Cuba es una presencia inagotable. Lichi y su Informe contra mí mismo, Guillermo Cabrera Infante y su Habana para un Infante difunto. Esa isla forma parte de las experiencias que marcaron la vida de mi generación y de las generaciones posteriores. Cuba es un dolor y una alegría permanente. Conversé mucho con Eliseo Alberto y, mediante él, por su voz cadenciosa y pausada, me enamoré de esa isla que es como la isla donde nací. Su música, escritores, artistas plásticos y deportistas siempre me han asombrado. Conocí a Guillermo Cabrera Infante y su Habana me arropó. Cuando viajé a la capital cubana y la busqué me di cuenta que ya esa vida nocturna de Tres tristes tigres ya no estaba. Cabrera Infante escribió una obra maestra desde la nostalgia. Me asombra ver a un cubano desbordado de alegría y rebosado también de añoranza. Eso sólo le sucede a los isleños.

¿Periodista siempre, más allá de todo?

No se puede ser periodista y renunciar a serlo. En este oficio invencible no hay interrupción ni sigilo. La vida mía es la vida del periodismo. No me veo de otra manera, haciendo otra cosa. Miro el mundo y todo lo convierto en una nota que quiero trasmitir a los otros. ¿Morirá el periodismo? No lo creo. Cuando sea la muerte del periodismo será la muerte de todas las muertes.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.