Actualizado: 05/08/2021 10:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Una historia de la violencia

Cólera y tiempo, el nuevo libro del filósofo alemán Peter Sloterdijk.

Comentarios Enviar Imprimir

Cada nueva obra del alemán Peter Sloterdijk significa un verdadero júbilo. Su libertad de palabra, su irreverencia ante el pensamiento correcto, provocan una emoción singular, pues cada vez es más raro que sorprenda la originalidad de un pensador o la osadía de quienes se dedican a pensar el mundo. En lugar de transgresión, se brinda al lector un pensamiento dócil. Quienes se dedican hoy a la labor del pensamiento, a lo sumo logran resumir superficialmente lo que otros ya desarrollaron con profundidad. Los contemporáneos, huérfanos de ideas, perplejos, se inclinan ante las nuevas normas del pensar correcto forjadas por los medios, limitándose a repetir el conformismo ideológico que estos imponen.

Sloterdiejk se ha consagrado a radiografiar sin complacencia, de manera casi despiadada, el mundo en que vivimos. Percibe la filosofía como una "teoría narrativa de la génesis del universo", "una meditación sobre el ser-en-situaciones", "el estar-en-el mundo". A ello otorga el nombre de "teoría de la inmersión" o del "estar juntos". Así lo expresa en su anterior obra publicada, El palacio de cristal. En interior del capitalismo planetario. El autor intenta esbozar los contornos de una teoría del tiempo presente, mediante la recapitulación de la historia de la globalización terrestre a partir de un gran relato de inspiración filosófica.

En sus primeras obras, tituladas Esferas, analiza las fases que han constituido el espacio humano. En El palacio de cristal describe las diferentes etapas de la construcción del mundo y de las satisfacciones que Occidente ha ofrecido. En esta última entrega, Cólera y tiempo, en alusión a la obra de Heidegger, Ser y Tiempo, Sloterdiejk hace un recorrido por la historia, comenzando por los griegos, del papel motor que ha jugado la cólera en la civilización occidental.

Se remonta a Homero, origen de la tradición europea. El primer verso que introduce La Iliada comienza por la palabra "cólera", "tan fatídica y solemne como un llamado que no tolera contradicción alguna". En Homero aparece "el concepto latente de personalidad fragmentada o de personalidad receptáculo que se aproxima a la personalidad del hombre postmoderno y sus desarreglos disociativos crónicos", apunta el filósofo. En todos: de Homero a Lenin, de La Biblia al Libro Rojo de Mao, de Caín a Freud, nos encontramos con la presencia de ese sentimiento: la cólera, verdadera pulsión y motor de la acción, y por lo tanto, manipulable.

La cólera surge primero como un instinto. Luego va cobrando espacio hasta conformar un "banco mundial de la venganza", destinado a instrumentalizar los sentimientos de rebelión de los oprimidos y utilizado como moneda para conseguir el poder. Esta configuración se encuentra indistintamente en La Biblia, el anarquismo, el leninismo, el fascismo, el maoísmo, explotadores todos de la cólera y del deseo de reconocimiento que poseen los seres humanos. Ese sentimiento de aprobación del cual está ávido el ser humano, se transforma en cólera y en esa reacción tan eminentemente humana se inserta la manipulación de los forjadores de ideologías.

Un subproletariado encolerizado

Por supuesto que en su análisis Sloterdijk no deja de lado el Islam. Se pregunta si el Islam político sería capaz de crear un nuevo banco mundial de la disidencia que substituya al del comunismo como dogma mundial. Es cierto que el Islam, tras los atentados en Estados Unidos y en Europa, ha logrado imponerse de la noche a la mañana como "enemigo de substitución".

A los "politólogos trágicos", convencidos de la necesidad de tener siempre un enemigo, el furor de los islamistas les cayó del cielo. La amenaza del terrorismo "genera en el colectivo un estrés imaginario", contribuyendo al surgimiento, pese a las diferencias de clase, de un sentimiento de "comunidad solidaria", al tiempo que se admite la instauración de situaciones postdemocráticas, en las que los jefes de Estado elegidos democráticamente se pueden comportar como comandantes en jefe.

El Islam político tiene condiciones para erigirse en sucesor potencial del comunismo. La dinámica irresistible de la misión es capaz de ofrecer a sus adeptos una "imagen del mundo" fácil, grandiosa y teatral: la dinámica demográfica de su terreno de reclutamiento. Pero pronto surge la frontera que no permite compararlo con el comunismo. En lugar de la idea de clase obrera y de asalariados reunidos para poner término a su condición amparándose en el poder, los islamistas constituyen un subproletariado encolerizado.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.