Actualizado: 28/11/2022 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

Una novela que suscitó polémicas (II)

Aunque tuvo una recepción favorable, no faltó quien calificara 'Paradiso' como una exhibición circense de erudición y una obra que se regodea en desviaciones y vicios.

Enviar Imprimir

En su número de julio 8, la sección Arte y Literatura de la revista semanal Bohemia se abría con una nota en la que se podía leer: "La novela de Lezama Lima se ha convertido en la pieza literaria más discutida de los últimos tiempos, y por una paradoja muchos de sus lectores lo son sólo de uno o dos capítulos. Para unos se trata de una obra maestra de nuestra literatura, para otros, el voluminoso libro no pasa de pura pornografía (…) Ahora reunimos dos opiniones discordantes en torno a Paradiso. De esta forma consideramos cerrada ya toda polémica sobre la novela. Corremos el peligro de que los lectores escriban más de Paradiso que el propio autor".

El primero de esos trabajos, que llevaba como título el de la novela, estaba firmado por Loló de la Torriente (1907-1985). Ésta señala al inicio del mismo que se trata de una obra "en cuyo subsuelo palpita una cultura extraordinaria, un impulso creador verdaderamente avasallador y una acumulación de datos que sorprende y, todo, dominado por una vocación sostenida al servicio de un ideal estético y por un método de trabajo riguroso y exhaustivo". Reconoce que por su estructura y estilo, Paradiso es una novela difícil de leer, y "hay que disciplinarse para penetrarla y comprenderla. No se entrega sola aunque es muchísimo menos hermética que la poesía del autor y es, en muchos capítulos, una narración nítida aunque las imágenes, los símbolos, los sueños y metáforas, la atraviesan constantemente".

Observa que la técnica narrativa utilizada por Lezama Lima es ajena por completo a "la usual (naturalista o realista) de conducir el relato como espina dorsal de la literatura". Hace notar que fuera de la trama los contextos conforman un cuerpo que podría desgajarse del árbol sin que éste perdiera su frondosidad, pero hay también otros capítulos que no pueden leerse aislados ni expurgarse porque solos pierden su representación y significado.

Se refiere luego a las críticas que se le han hecho a Paradiso como novela, basadas en que el relato o la acción son secundarios y estilizados sólo para enhebrar cierta animación a subjetividades y sugerencias del autor. En tal sentido, Loló de la Torriente comenta que en la actualidad la novela ha devenido una composición enriquecida por la filosofía, la leyenda, la poesía y la vida total integrada en una atmósfera propia que articula la trama narrativa. Y sostiene que "en principio es a esta creación integral a la que tiende Paradiso, en la que juega papel importantísimo un estilo literario bellísimo, una sustancia filosófica muy variada y nutrida, una exposición conceptual novedosa y hasta audaz y un ambiente nacional cubanísimo capaz de palparse, saborearse y oírse permeado en las latitudes".

Define a Paradiso como la novela cíclica de una vida en formación. Se detiene en las etapas de los personajes. Sintetiza su trayectoria, que para ella es "la órbita de recorrido que sigue una elíptica ascendente hacia la claridad y la vida espiritual". En cuanto a los valores estéticos, expresa que "hay que destacar la suntuosidad del estilo que es de la mejor calidad con pasajes de gran inteligencia y belleza, y quien sepa leer notará las diferencias esenciales de la técnica, de las armonías, de las sustancias y estatismos, en general, que algunas veces reclaman gran espacio para su extensión adecuada y otras, en cambio, se manifiestan, en toda la majestad del lenguaje, en líneas muy breves".

Reproduce después fragmentos de descripciones y diálogos, y dice que el léxico y la morfología desplegados por el escritor merecen un estudio aparte. Acerca de la prosa lezamiana, dice que no pocas veces "recuerda a los grandes clásicos por su tersura y sencillez; otras, a los barrocos cuando crece la complicación y disminuye la claridad, cuando metáforas e hipérboles forman un mosaico de adorno, un caos de ornamentación, pero como Lezama es un taumaturgo de las letras recrea, también, en el simbolismo como un maestro. En cada línea se encontrará su estilo. Ha empleado 'su' manera según lo narrado o tratado".

Éstas son las palabras con las cuales Loló de la Torriente termina su artículo: " Paradiso podrá o no gustar. Hay quien se aburre con Beethoven o Stravinsky y se disloca por la música popular y hay quien no entiende a Picasso y se arroba con las vírgenes de Murillo. Sobre gustos nada es definitivo pero la novela de José Lezama Lima representa un serio y responsable esfuerzo a favor de la 'poetización total del mundo' y un aporte muy considerable al patrimonio cultural de raíz americana".

El otro comentario se titula "El infierno de Paradiso" y lo redactó alguien que firmaba como Juliosvaldo. Inicialmente y dado su contenido, pensé que se trataba de un seudónimo. Pero después hallé trabajos suyos en otros números de Bohemia, así como en el diario El Mundo. En este último firma Juliosvaldo Don, y gracias a la ayuda de la investigadora Cira Romero he podido averiguar que su nombre completo es Julio Osvaldo Don Montalvo y que nació en Camagüey. Una vez identificado, paso a resumir sus juicios sobre el libro de Lezama Lima.

El susodicho empieza por calificar Paradiso como "la gran aventura temeraria de un poeta en el mundo de la novela, que arriesga en una sola jugada todo lo conquistado, y que apuesta sin mesura el reinado de sus imágenes hiperbólicas, forjadas con la precisión metafórica de un orfebre satánico". A continuación expresa que Lezama Lima "utiliza la novela para brindarnos una exhibición circense de su innegable erudición, donde hace juegos malabares con el lenguaje, hasta abrumarnos bajo el fárrago implacable de un vocabulario capcioso". Cita a Oscar Wilde ("Un libro está bien o mal escrito, puede ser bello o no bello"), para deducir que " Paradiso es un libro bien escrito, pero no es un libro bello".


« Anterior12Siguiente »