• Registrarse
  • Iniciar sesión

Entre ARCO (S), 2008. I: Walker Evans visto por Jose. A. Toirac.

1 Comentarios Enviar Print

Las imágenes de Cuba que el fotógrafo norteamericano captó a principios de la década del 30 son (re) visitadas por la mirada reflexiva de Toirac en la última edición de ARCO.

Obra de Jose. A. Toirac
Fotografias: Elio Rodriguez

En medio del maremagno de obras, galerías y gente (más de 190 000 visitantes según las últimas estadísticas) que este año abarrotó la feria de ARCO, 2008 hubo algunos trabajos que me llamaron la atención. Entre ellos, la excelente instalación de José Ángel Toirac presentada por la galería La Casona dentro de la nueva sección ARCO 40. Esta nueva sección, según los organizadores, está “destinada a complementar y enriquecer la Feria con la presencia de galerías que aporten una nueva visión de la práctica contemporánea, mostrando obra de máximo tres artistas, realizada en los últimos tres años”.
La obra de Toirac se inspira en una serie de fotografías que realizará el fotógrafo Walker Evans para el libro de Carleton Beals titulado The crime of Cuba. Las fotografías de Evans abordan la convulsa realidad sociocultural y política que atravesaba Cuba a principio de la década del 30, durante el segundo gobierno de Gerardo Machado.

La instalación de Toirac esta formada por pequeños “cuadros” realizados sobre madera vieja en los que, a través de técnicas pictóricas, el autor recreó escenas aparecidas en las fotografías de Evans. Hay un efecto que salta a la vista en la textura material de la obra de Toirac; y es el contraste, la colisión que se da entre la madera vieja, depauperada como sacada de algún desvencijado mueble o recogida de una ruina innombrable y el empleo del polvo de oro, que hacen refulgir el plano de estas figuraciones. Así la el contenido manifestado por algunas fotografías de Evans y el correlato implícito en ellas (pobreza, idiosincrasia, ect.) adquieren una factura formal que desvirtúa la connotación discursiva de la imagen del fotógrafo norteamericano porque, en cierto modo, esta podredumbre es traslada perceptiblemente del soporte fotográfico (inocuo en este sentido) al de la madera que busca, sin embargo, atenuarse en el “oro”.

¿Pero más allá de una reinterpretación o de una apropiación de las obra de Evans, hacía dónde nos lleva la obra de Toirac?.

La verdadera intención de Toirac parece cuestionar el concepto de representación misma manejado por la modernidad artística de ese momento. Si la modernidad, como afirma Francis Jameson en Una modernidad singular “no es un concepto, sino una categoría narrativa”, la obra de Toirac estaría señalando, por un lado el carácter narrativo de estás imágenes (a partir de las cuales se ha construido un relato social cultural de aquella Cuba). Por el otro, postula que la única forma de no narrar es apelar directamente a la subjetividad porque está es irrepresentable.

En consecuencia las fotografías de Evans, tanto aquellas que recogen la miseria o la diversión, como aquellas que apuntan a sentimientos de alegría o tristeza, al paisaje o a la ciudad pueden y deben ser tomadas como representaciones sobre las cuales se construyeron narraciones estereotipadas, que han servido durante mucho tiempo para que otros “descubrieran” rasgos y características de la sociedad y cultura cubana del siglo XX, siguiendo la mirada de alguien que sin obviar su méritos artísticos, estaba de pasada y por encargo dentro de Cuba.



Buscar en este blog

Sobre este blog

Artes AudioVisuales y política cultural.

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Dennys Matos

Dennys Matos

Dennys Matos. (Guantánamo, 1966). Periodista, crítico de arte y curador.

Foto: © Lorena Peréz Rumpler

Contacto: dmatos66@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31