Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Río 2007

Bochorno en el adiós

La 'huida' de la delegación cubana y su peor cosecha de medallas de los últimos 30 años.

Ver galería

Enviar Imprimir

Tras sospechas confirmadas y amenazas de más deserciones, incluso en masa, La Habana ordenó la retirada de su delegación deportiva 24 horas antes de la ceremonia de clausura de los XV Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007.

Bastó conocer que Brasil ya no podría alcanzar a Cuba en el medallero para que se diera por hecho lo que ya comenzaba a especularse.

Ni el equipo masculino de voleibol, ganador de la medalla de bronce en la justa, recibió la autorización correspondiente para participar en la ceremonia de premiación. Después de vencer a Venezuela 3-2, los representantes del voley partieron en ómnibus desde el Complejo Polideportivo Arena con destino al aeropuerto. De igual manera aconteció con los ganadores de medallas en el último día del atletismo, quienes abandonaron el Estadio Olímpico João Avelanche con la información de que debían encaminarse con urgencia a la Villa Panamericana y alistarse para la vuelta a "casa".

El mismo episodio se repitió para los atletas de lucha libre y gimnasia rítmica, quienes compitieron en el penúltimo día de los Juegos.

De prisa

Un avión de Cubana de Aviación aterrizó de improviso en la terminal aérea de Río de Janeiro, con la encomienda directa de llevar hacia la Isla en vuelo extra al resto de la delegación cubana que, incluso, debía participar en la clausura de la mayor fiesta deportiva de las Américas.

La prensa brasileña ha calificado la actitud cubana como una "decepción bochornosa", muy alejada del supuesto espíritu olímpico del que los cubanos aseguran ser embajadores.

La Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), de conjunto con el Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Río 2007, informó a las autoridades que lo ocurrido con los cubanos obedecía a una orientación irrevocable de su gobierno.

En un artículo aparecido la víspera de la partida en la prensa oficialista de la Isla, Fidel Castro volvió a referirse a la fuga de los boxeadores Guillermo Rigondeaux y Erislandy Lara, esta vez calificándolo como "golpe bajo" que había rebajado la moral de toda la delegación nacional. De igual modo, volvió a criticar a Brasil, en declaraciones que son interpretadas aquí de "ofensivas" hacia el resurgente movimiento deportivo brasileño.

Aunque directivos cubanos niegan que la retirada de la delegación haya estado motivada por amenazas de deserción y sí por cuestiones de seguridad, medios de prensa aseguran que las últimas imágenes de TV Globo mostrando a atletas cubanos vendiendo sus uniformes en dólares, podrían haber sido la clásica "tapa al pomo", hecho que al parecer no ha podido ser digerido por el gobierno de La Habana.


« Anterior12Siguiente »