Actualizado: 18/01/2022 16:22
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Contracultura

Expresar el descontento

Al habla con Patrycja Satora, autora del documental 'Alamar Express. El hombre nuevo'.

Comentarios Enviar Imprimir

Patrycja Satora comparte con los lectores de ENCUENTRO EN LA RED su experiencia de conocer en la Isla, en el barrio de Alamar, el proyecto Omni_Zonafranca. Su documental Alamar Express. El hombre nuevo , que será presentado próximamente en Varsovia y en varios festivales internacionales, se adentra en este foco de contracultura urbana integrado por jóvenes artistas que "trabajan para renovar y sanar la condición cívica, poética y cultural" de la gente en la Isla y "mostrar que ya existe en Cuba un hombre nuevo, un cubano diferente, fuera del esquema de la ideología marxista".

¿En qué consiste la propuesta de Omni_Zonafranca?

Aclaro que no hablo en nombre de Omni, que es parte del fenómeno de la contracultura cubana. El arte es un medio de comunicar su mensaje. El performance les sirve para mostrar el espíritu de protesta y liberación artística y cívica. Es también un grupo de personas extraordinarias. Lo que hacen en Alamar merece promoción en la Isla y afuera. Su reflexión sobre el hombre como ser social no es nueva, en el sentido histórico, pero tiene un valor renovador desde el punto de vista de la cultura cubana. Es un modo original de ver el mundo y el hombre, de vivir.

¿Cómo conoció el proyecto, que algunos denominan el principal foco de contracultura en la Isla?

Fui por primera vez a Cuba en 2001, después de ver Buena Vista Social Club. Conocí un país totalmente distinto. Hice el documental con la idea de que quien lo vea, decida ver esa realidad. A Omni, que fue también una inspiración, lo conocí en 2004, en una tertulia con poetas. Uno de ellos era Luis Eligio, que presentaba la excelente melorecitación Clara taca puru, algo nuevo, que no dejaba indiferente. Después me invitó a Alamar para que conociera el ambiente del resto del grupo. Fui días después al taller, que enseguida me absorbió.

¿Cuál fue su percepción de Alamar?

Alamar es un barrio periférico de La Habana, donde habitan unas 100.000 personas en edificios unificados y medio destruidos. Nació para el Hombre Nuevo de la revolución socialista, copia del modelo soviético y resultado de la ingeniería social hecha por el Estado. En esa aglomeración de bloques no hay centros de trabajo, ni iglesias, ni infraestructuras deportivas o culturales. Unas cuantas veces al día, viene un vehículo muy raro que llaman 'camello' o también 'Alamar Express'. Partiendo de la Habana Vieja, nos lleva hacia la realidad de una utopía urbana socialista.

Aparentemente, el desierto cultural de Alamar es un espacio fecundo para la alternatividad y contracultura de los noventa, cuyo ejemplo especial es Omni_Zonafranca. Su poesía, música, pinturas, esculturas, grafitis, perfomances —todo en la fórmula de un experimento— se concentran alrededor de la existencia y la creatividad del individuo y la comunidad.

Omni se desarrolla al margen de la oficialidad y las instituciones y, a la vez, tiene una interacción constante con la comunidad. ¿Podría describir alguno de sus performances?

Trabajan desde los noventa y muestran sus proyectos en otras partes de la Isla. No siempre han grabado las acciones o tirado fotos para documentarlo. Pero conozco algunos y son excepcionales. Todos los meses presentan exhibiciones, happenings, hacen peñas, conciertos, lecturas de poesía. Cada año, el festival Poesía sin fin atrae la atención de mucha gente.

Hace como un año, preparó una acción extraordinaria. Por las calles de Alamar, preguntaban a los habitantes cómo mejorar la vida allí y cuál era su mensaje espiritual. Todo lo grababan con una cámara turística y un micrófono pequeño. Fue estupendo ver la reacción de la gente, no acostumbrada a opinar abiertamente, más al frente de una cámara. El material sirvió para un documental buenísimo, Komunik't, que se mostró a los habitantes dentro de otro performance que combinaba elementos del ritual religioso, para acentuar el papel de los medios de comunicación. Esa acción encantó a la gente, que pudo verse en la televisión.

¿Funcionan en la Isla esos canales alternativos de información, ajenos a las vías oficiales?

Sí, por supuesto. Son los más reales y tienen contacto con la localidad y las personas. Dan la oportunidad de entrar en la relación verdadera entre el autor y la sociedad. Claro que las acciones alternativas no son tan visibles como los grandes afiches revolucionarios, pero quién lee esos afiches con reflexión e interés. Siempre dicen lo mismo y machacan a las personas con las mismas imágenes las mismas informaciones, los mismos tamaños enormes, pero les falta un contenido importante.

Tienen el mismo valor que toda la propaganda de masa en el mundo, a través de la cual te venden varios tipos de polvo para lavar ropa o varios políticos para que les votes. Sin embargo, nadie les está leyendo, ni les hace caso. La diferencia muy importante entre esto y lo de Cuba, es que en Cuba te venden una sola opción y supuestamente debes comprársela.

Los integrantes del grupo han sido reprimidos por las autoridades, algunos incluso encarcelados. ¿Cómo manejan esta situación?

Hace unos años, después de algunas acciones que hicieron en Alamar, las autoridades les advirtieron por escrito que les prohibían hacer performances. ¿Sabes cómo respondieron? Hicieron otro performance. Prepararon una acción pública donde, como en una obra de teatro, leyeron ese documento entero públicamente. Todo lo que hacen es transparente, público e incluyente, no es malo, no tienen qué esconder. El gobierno tolera su arte y actualmente no están reprimidos. Buscaron su espacio y se ganaron el respeto de la comunidad, que los defiende.

¿Conoce de proyectos similares en otros rincones de la Isla?

Con toda la excepcionalidad de Omni, estoy convencida de que hay más proyectos. No pienso sólo en artistas, en toda la isla se siente la necesidad de expresar el descontento por la situación. ¿Hasta cuándo?, se oye muchas veces en Cuba. Y creo que eso no es sólo el resultado de la situación económica, sino también un reflejo de las corrientes contestatarias presentes en el mundo. Lo más valioso de Omni es llegar con su mensaje cívico a un cubano promedio y enseñarle un "alfabeto cívico", como las personas previamente agrupadas alrededor de la revista Vitral. Ambos proyectos —el de Omni y el de Dagoberto Valdés— dicen en esencia lo mismo: trabajar para renovar y sanar la condición cívica de los cubanos, y también la poética, la cultural, etcétera.

Parten de una mirada hacia dentro del ser humano, negando los fundamentos de la ideología materialista. Presentan un proyecto constructivo, incluyente, dejando fuera las críticas directas. Representan a otras generaciones, pero el mismo espíritu. Si hay grupos parecidos que no han tenido contacto, en partes tan lejanas como Alamar y Pinar del Río, se puede asumir que existen otros, a lo mejor no tan visibles y avanzados. En Cuba es muy difícil llegar con un mensaje a la sociedad. El Estado tiene el monopolio de la información. Internet es casi inaccesible, el transporte entre provincias muy difícil, ni mencionar el acceso con el mensaje alternativo a los medios oficiales.

Grupos de artistas, educadores, activistas sociales tan extraordinarios como Omni, necesitan a los extranjeros para llegar a un público más amplio, más allá de Alamar. Omni se conoce por la Isla, pero entre públicos muy concretos. El conocimiento masivo de un proyecto no estatal es prácticamente imposible hoy en día en la Isla.

¿Qué pretende 'Alamar Express. El hombre nuevo'?

Trata de mostrar que ya existe en Cuba un hombre nuevo, un cubano diferente, fuera del esquema de la ideología marxista. Hay que hacer que se abra a su potencial creativo, su espiritualidad, y se establezca el diálogo en la comunidad. "Cuando los pueblos quieren, quieren", así termina la película, que sirva como motor la historia de Omni_Zonafranca.

Omni ha recibido ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional y de la Embajada de España en La Habana…

Sí, absolutamente. Sin apoyo moral, artístico, amistoso, material u organizativo desde fuera, la voz de la alternatividad cultural cubana tiene menos oportunidades de ser oída. En la situación en que el Estado no asegura ningún mecenazgo para los que no están en concordancia ideológica y no deja que provenga legalmente del extranjero para la alternatividad cubana, su potencial y la existencia sostenida, a medio y largo plazo, es muy limitada. A lo mejor por eso no conocemos muy a menudo de otros grupos tipo Omni.

Por otro lado, de manera general, la alternatividad cultural o social en Cuba, sin mencionar la escena política, está reprimida por el gobierno. Se le cierra espacios, se le trata como contrarrevolución, y un grupo alternativo cultural tiene que ser muy inteligente para abrirse un espacio o mantener el ya conquistado. También, de forma inteligente, debe brindarse la ayuda extranjera, recordando que ésta no va a cambiar Cuba, ni abrir espacios en lugar de los cubanos.

¿Cómo fue el rodaje en Cuba?

Sin amigos y familia, dentro y fuera de la Isla, no hubiéramos podido hacerlo. La ayuda más grande fue de Omni y sus amigos y familiares. Prestándonos atención, teniendo mucha paciencia conmigo y Mikolaj, el camarógrafo. El efecto final les gustó mucho y ese es un criterio muy importante. El primer estreno del documental se hizo en el taller de Alamar, con mucho público que reaccionó con gritos y sonrisas.

Vea más información sobre el documental y el proyecto Omni_Zonafranca en www.alamarexpress.com.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

La realizadora polaca Patrycja SatoraGalería

La realizadora polaca Patrycja Satora.

'Lucha tu yuca, taíno...'

Tráiler del documental 'Alamar Express. El hombre nuevo'.

Últimos videos