Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Artes Plásticas, Exilio

Jesús Rivera, New Jersey

“Un país nuevo, nuevas formas de cultura, idioma, idiosincrasia diferente; todo esto te hace sentir una gran nostalgia por lo que has dejado atrás, pero siempre estuve consciente de que era un proceso difícil”

Comentarios Enviar Imprimir

Pintor, ceramista y escultor, Jesús Rivera nació en Ciego de Ávila, Cuba, en 1956. Estudió en la Escuela de Bellas Artes San Alejandro (1984) y en el Instituto Superior de Artes (1988), ambos en La Habana. Su pintura, de un encomiable simbolismo y expresada en gran formato, se ocupa de los temas eternos del hombre. Ha participado en exposiciones junto a destacados maestros del arte latinoamericano en galerías y museos de New York, New Jersey, Miami, Texas y varias ciudades de Europa. Sus exposiciones personales ascienden a veinte, en Cuba México y Estados Unidos.

¿Por qué decidió trasladarse a otro país?

Jesús Rivera (JR): En busca de nuevos horizontes… Y me di cuenta que el horizonte siempre es el mismo, una línea lejana que nunca se podrá alcanzar. Logré ir a México para una exposición personal que tuvo éxito, lo que me estimuló considerablemente después de estar desfasado de mi generación por unos 10 años. Un año y medio más tarde me fui a Estados Unidos.

¿De qué manera salió de Cuba?

JR: Salí de Cuba en agosto de 1993 por una invitación de Manolo Rivero, el principal promotor de arte y más importante galerista de Mérida, Yucatán. Él fue uno de los que iniciaron los proyectos con artistas emergentes cubanos en México. Por sus galerías pasaron casi todos los de la generación de 1980 y 1990; a mí me tocó en 1993, después de cumplir condena en las cárceles cubanas por un año y meses, pero salí sentadito en Mexicana de Aviación, lleno de obras en una carpeta, dispuesto a ir adelante. La salida de Cuba realmente fue en una época que no daban visas a casi nadie, pero tras cuatro años de intentos de salida fallidos para hacer exposiciones en México, y de que el Ministerio de Cultura de Cuba me negara el permiso, pues yo era un ex convicto, una carta del Gobierno de México logró que me dejaran salir de mi país.

En agosto de 1989 yo había sido sentenciado a dos años de prisión por los delitos de Tráfico de Divisas y Enriquecimiento Ilícito; sin embargo, todo lo que había hecho era luchar por la supervivencia de mi familia. Estuve 47 días en Villa Marista y después un año en el Combinado del Este. Éramos un grupo como de 400 reclusos tratados como presos políticos; de hecho allí, en el 5to Piso, estaba en aquel entonces el inolvidable Mario Chanes de Armas, el hombre que cumplió el presidio político más largo de la era moderna.

¿Le ha resultado muy difícil adaptarse al sitio en donde reside hoy?

JR: Hoy vivo en New Jersey, justo frente a New York, y realmente creo ser uno de los más adaptados de mi generación. Al principio como todo: un país nuevo, nuevas formas de cultura, idioma, idiosincrasia diferente, todo esto te hace sentir una gran nostalgia por lo que has dejado atrás, pero siempre estuve consciente de que era un proceso difícil y estaba en el comienzo de mi nueva carrera y vida. Soy muy adaptable a cualquier situación, suelo mimetizar a cada momento, incluso en mi obra es una condición inseparable y creo que la vida debe ser así, que en ello está el ser feliz. En mi obra en ocasiones podemos encontrar una casa que tiene ruedas y esto no es más que esa condición humana de ser nómada, de estar aquí y allá con formas y colores diferentes cada día… Pero no crean que adaptarse es cosa fácil, no he dicho eso, tienes que luchar y resistir.

¿Cuál ha sido su trayectoria artística en su actual lugar de residencia? ¿Qué logros ha obtenido?

JR: Me place ser un artista poco conocido del primer mundo, pero feliz como dije antes. Mi trayectoria artística ha sido ascendente en estos quince años, nunca he parado de producir; he expuesto en galerías y universidades de New York, New Jersey, Connecticut, Texas, Miami, Virginia, y en Yale University, donde compartí espacio junto a artistas cubanos de fama internacional como Coco Fusco, Leandro Soto, Florencio Gelabert y otros excelentes compañeros. También he expuesto con maestros como Francisco Toledo, Jorge Marín y, en la ciudad de McAllen, Texas, fui invitado a presentar mi obra junto a los grandes José Luis Cuevas, Leonora Carrington, Pedro Coronel, Alejandro Colunga y David Alfaro Siqueiros. Mis cuadros están en manos de museos y coleccionistas de todo el mundo, en técnicas y formatos variados. Eso me reconforta, con toda humildad. Benjamín Ortiz, Armando López, Gerardo Mosquera, Julián Schnabel, Tomás Sánchez, Gustavo Acosta y Ben Jones, entre otros artistas y críticos a quienes mucho respeto, se han expresado positivamente sobre mi trabajo.

Desde 1998 tengo un estudio-galería (QbaVa Gallery) que promueve la cultura cubana y latinoamericana, además de una escuela taller de artes plásticas y un taller de gráfica.

¿Qué opina de la sociedad de la que ahora forma parte?

JR: Lo principal es que resulta una sociedad realmente segura en todos los sentidos. Vivo en un lugar de Estados Unidos donde no es difícil ser sociable, una comunidad principalmente latina, con inmigrantes por doquier, aunque desde la única ventana de mi galería se puede distinguir el Empire State. Soy muy sociable, por lo general no pasa un día en mi vida que no comparta con familiares, amigos y compatriotas del gremio o de la cultura en general, nunca me he sentido desplazado en ninguno de los lugares que suelo frecuentar, por el contrario he encontrado refugio en muchas instituciones y centros que me consideran y me respetan por mi labor.

¿Alguna otra observación para los lectores de CUBAENCUENTRO?

JR: Decir que solo la persistencia en el trabajo, sin dejarte abatir, te dará los resultados deseados. Y muchas gracias a usted y a CUBAENCUENTRO por la labor que llevan a cabo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El artista cubano exiliado en Estados Unidos Jesús RiveraGalería

El artista cubano exiliado en Estados Unidos Jesús Rivera.