Actualizado: 24/01/2022 15:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chile

Bachelet versus Piñera

El país más estable de América Latina, a la espera de una segunda vuelta electoral.

Enviar Imprimir

Las elecciones siempre convocan números, perspectivas, vaticinios de futuros poderes. Las generales del domingo pasado en Chile tuvieron, sin embargo, algo más.

Un dirigente socialista perdió una apuesta sobre los comicios con un alcalde de derecha, y cerca de las once de la mañana del lunes tuvo que darse un chapuzón en una fuente, a pocos metros de la sede del gobierno. Un elector santiaguino se aferró de tal modo a su derecho democrático que, muy pálido, respirando a duras penas, llegó a su urna. A las pocas horas murió. Y como de todo hay en este mundo: una vocal de mesa fue acosada sexualmente en el contexto del sufragio.

Pero estos acontecimientos han quedado como anécdota, la salsa en un cúmulo informativo que poco habla de la serenidad y disposición con que, en clara mañana de primavera, salieron casi 6 millones de chilenos a dar su favor a este o aquel candidato.

Apenas un intento de manotazo contra un aspirante de derecha al Senado, fue el acto de mayor violencia en la jornada. Al contrario de lo que pasa habitualmente en las llamadas repúblicas bananeras, apenas hubo una solitaria, apagada y volátil insinuación de fraude.

En un reciente comentario, dedicado en gran medida al candidato por Renovación Nacional (RN), Sebastián Piñera, hablamos de sus opciones, de su carisma, de su fortuna, de su lugar en el centroderecha, de su deseo de trascendencia histórica.

Después de un puñado de semanas como candidato (Lavín lo era prácticamente desde su derrota en 1999), el primero (25, 41 por ciento) derrotó al segundo (23,22) y, con la votación sumada de ambos, impidieron que la superfavorita Michelle Bachelet (45, 87) obtuviera la mitad de los sufragios y se colgara la banda presidencial en la primera vuelta, con lo que se hubiera convertido en la primera mujer en sentarse en el más alto butacón del gobierno.

Sube Piñera, baja Lavín

Si en efecto no se puede hablar de desastre para ninguna de las entidades involucradas, la UDI continuó un discreto descenso con ecos en las municipales pasadas, aunque sigue como el más votado con el 22 por ciento, dos puntos sobre la Democracia Cristiana, que perdió 6 senadores (dos por causas no electorales).

Renovación Nacional, a pesar de Piñera, ascendió sólo unas décimas, de 13,7 a 14,3. Los socialistas, sin embargo, alcanzaron en el Senado un triunfo rotundo: sumaron tres curules a las cinco que anteriormente ostentaban. Un ala muy próxima a ésta, el Partido por la Democracia, se sumó un senador y un diputado.

Como el previo es un cuadro sumario de las más importantes agrupaciones, el conjunto arroja que el oficialismo obtuvo mayoría en las dos instancias del Congreso, ayudado por el fin, en marzo pasado, de los senadores designados, creación de la dictadura.

Aunque los pitonisos desde los cómputos iniciales sumaron legión, no resulta fácil adelantar si será la derecha o la Concertación de partidos, desde hace tres lustros en el poder, la que ocupará a partir de 2006 el Palacio de La Moneda.

¿Y por qué no resulta fácil? Porque dependerá de un cúmulo de movimientos; de percepciones de masas de votantes que pueden inclinarse lo mismo de un lado que de otro; de las estrategias que se adopten hasta el 15 de enero próximo; de las figuras que decidan unirse a la campaña de cada presidenciable; de la efectividad de esa campaña y de su énfasis.

Recuérdese, además, que aquí está prohibida la propaganda política del gobierno, incluso que hable sobre sus colores favoritos. Se le llama intervencionismo. Una rara prohibición, pero es así. Todo el mundo acá sabe que Ricardo Lagos votará por Bachelet, mas no puede extenderse en las causas de su preferencia, lo cual en medio de una campaña podría influir en el electorado, sin duda alguna.


« Anterior12Siguiente »