Actualizado: 25/01/2022 14:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

XVII Cumbre Iberoamericana

Isla ausente

Las broncas ayudaron a silenciar el tema de los derechos humanos en Cuba y un positivo acuerdo sobre seguridad social.

Comentarios Enviar Imprimir

Las disputas España-Venezuela y Argentina-Uruguay, la propuesta de Nicaragua de que la OEA desaparezca, las negociaciones entre Colombia y Venezuela para el intercambio de prisioneros, el interés boliviano de acceso al mar y el diferendo entre Chile y Perú enviado por Lima al Tribunal de La Haya, ayudaron a pasar por alto el ya culpable silencio de las Cumbres Iberoamericanas en relación con los derechos humanos en Cuba.

No fue un tema el que estuvo fuera de la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile: fue todo un pueblo. El de Cuba —valga la aclaración— no es un pueblo olvidado en estas reuniones, sino un pueblo excluido, a sabiendas, por los mandatarios presentes.

Pero si dicha exclusión fue más evidente que un océano, en el contexto de la Cumbre otras fuerzas se encargaron de sacar a la luz que Cuba no sufre una revolución, sino una tiranía de casi medio siglo.

Entre las voces de un Parlamento chileno cada vez más crítico con La Habana y Hugo Chávez, el senador Sergio Romero anunciaba el día 8, cuando comenzó la Cumbre, la creación en esa misma fecha de un Observatorio de Derechos Civiles y Políticos para Cuba y Venezuela, como parte del Instituto Libertad.

Entrevistado por ENCUENTRO EN LA RED, el director del instituto, Roberto Ossandón, afirmó que el Observatorio hará "seguimiento y relación de los hechos que atentan contra los derechos humanos y la garantía de las personas en ambos países", y añadió que el objetivo es llevar a la luz pública tales violaciones.

En el saludo que envió al Instituto Libertad, Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), pidió en nombre de los ciudadanos que "valientemente firmaron el Proyecto Varela", de quienes "están ahora en prisión", así como del pueblo de Cuba en general, solidaridad hacia "el derecho de tener derechos".

Significó Payá que en Cuba existe "una cultura del miedo y un control de todos los aspectos de la realidad de la vida". No tiene sentido hablar de democracia donde un grupo privilegiados se sucede en el poder y donde "la mayoría pobre no tiene el derecho de decir que es pobre".

Propuestas, protestas y más críticas

Si días antes de la Cumbre la Comisión de Asuntos Internacionales del Partido Demócrata Cristiano (DC) llamó al gobierno para que introdujera en la reunión el tema de la democracia y los derechos humanos, pocas horas después de finalizada, el senador Sergio Romero, del Partido Renovación Nacional (RN, derecha), consideró que el mejor amigo actual de La Habana, Hugo Chávez, agravió a altos personeros españoles, "lo cual —añadió a Radio Cooperativa— es una ofensa para el pueblo chileno" y "desprestigia a América".

Subrayó el senador: "una vez más estamos constatando que existen dos polos, definitivamente contrapuestos en nuestra región: uno, el de la demagogia rupturista y radical, y otros que definitivamente intentan avanzar, por la vía del desarrollo libre, democrático y plural".

Todavía no concluía la Cumbre cuando varias decenas de militantes de RN se congregaron frente a La Moneda y exhibieron un gran cartel que donde se leía "Libertad para Cuba y Venezuela". En la protesta, Mario Desbordes, dirigente metropolitano de esa organización política, declaró ante la televisión y exigió en carta a Michelle Bachelet que "se le haga presente a esos dos países que [en ellos] no hay democracia verdadera", y solicitó "que en este tipo de cumbres, donde se suscriben documentos, éstos se respeten, porque no se están respetando".

La mayoría de los periodistas chilenos que tocaron el tema de la Cumbre destacaron su rechazo a los rumbos de Cuba y Venezuela. Incluso el canal de televisión del gobierno mostró la misma inclinación a partir de una entrevista que Amaro Gómez Pablos realizó a Hugo Chávez.


« Anterior123Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.