Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Brasil

La esperanza que nunca fue

La visita de Lula da Silva a Cuba no salvará las diferencias entre ambos gobiernos. No pasará de un encuentro entre viejos 'colegas'.

Comentarios Enviar Imprimir

Felipe Pérez Roque lo definió el 24 de agosto último, al cierre de su más reciente visita a Brasil: "Hubiésemos querido avanzar en otras muchas áreas de cooperación". Para analistas políticos y la prensa especializada, la frase tradujo lo que cada día resulta más evidente: la decepción de las autoridades de la Isla por la gestión gubernamental del presidente Lula da Silva, en quien tenían enormes esperanzas para el fomento de una cooperación mucho más activa en economía, temas sociales y política exterior.

La principal diferencia con el régimen de La Habana comenzó con la defensa total por Lula de la tecnología que convierte alimentos en combustibles, que Fidel Castro calificó públicamente de "absurda y peligrosa para el futuro de la humanidad".

Sin embargo, más allá de esa profunda diferencia de concepto, la separación entre ambos gobiernos parece sentarse sobre bases mucho más importantes que una simple interpretación, sobre todo por la clara negativa de las instituciones políticas brasileñas a aprobar cualquier intercambio con la Isla.

Pirámide invertida

En 2003, Lula da Silva hizo su única visita presidencial a Cuba. Apenas habían transcurridos ocho meses de su triunfo en las elecciones y Castro lo recibía con abrazos en La Habana para la firma de importantes acuerdos de cooperación en diversos sectores socioeconómicos.

Por aquel entonces, un Castro erguido consideró inmejorable la estadía de su colega brasileño en la Isla y se mostró esperanzado con el inicio de una cooperación profunda, común y voluminosa en el sector económico.

Víctima de su debut gubernamental, Lula expresó emocionado: "¡Gracias Fidel, por existir!", una frase que se recuerda con risas, pero en su momento le buscó enemigos acérrimos entre importantes aliados de campaña.

Sin embargo, en su primer mandato presidencial, Lula no pudo aprovechar la mayoría senatorial de su partido para la implementación de las políticas de acercamiento a la Isla. Escandalosos sucesos de corrupción, que involucraron a sus principales aliados y colaboradores políticos, echaron por tierra diversas promesas hechas a La Habana.

En 2005, todo Brasil se sorprendió. La influyente revista Veja denunciaba que entre agosto y septiembre de 2002, el comité electoral de Lula había recibido tres millones de dólares desde la Isla. Tal denuncia no sólo comenzó a corroer la amplia confianza de importantes sectores sociales brasileños en el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), sino que la injerencia de La Habana en los destinos nacionales empezó a ser muy mal vista en poderosos sectores de la oposición. Después de los escándalos de corrupción en el PT, aquéllos comenzaron a ser mayoría en el Senado.

La denuncia podría definirse como el inicio de un distanciamiento entre el Palacio de Itamarati y las autoridades cubanas, aunque las más fuertes divergencias se dieron por el mencionado asunto de los biocombustibles. No obstante, quizás como nunca, la sociedad brasileña se ha pronunciado a favor de cambios profundos en la Isla y diversos sectores se oponen a una "oxigenación" económica desde Brasil.

Las acusaciones de Castro sobre el robo de deportistas, casi incriminando a las autoridades deportivas brasileñas, incidió de manera directa en un relevante distanciamiento social.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.