Actualizado: 01/07/2020 19:56
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Ecuador

Victoria y Do de pecho

El poder del que ya se siente cacique: ¿Será Rafael Correa capaz de respetar el límite que separa el avance para su pueblo y la gloria para su persona?

Comentarios Enviar Imprimir

La demoledora victoria del presidente ecuatoriano Rafael Correa no parece un hecho inédito, si ponemos oído a la historia continental. Hay como un eco, un rescoldo, una vibración en Re, que no es precisamente un acorde musical. Refundar, resignificar, revolución. Ya hemos escuchado su retintín, su Do de pecho y su efímero jolgorio.

No se puede ocultar que Correa arrasó, en pro de la nueva Constituyente, con una oposición corroída desde la entraña, no apta para la lidia que el economista le planteaba. Pero si algo ha de tener en cuenta la vigilancia democrática ecuatoriana es que Carondelet no impida que la actual u otra oposición renazca y cumpla al cabo su papel.

Recuérdese que no hace mucho el ex presidente Ricardo Lagos dijo que la oposición es parte de la gobernabilidad, y esto, en términos políticos, coloca un piso al progreso general y la paz pública.

La destrucción del antagonista ha distinguido la actividad política de Chávez, empeñado tenazmente en quitar del camino a la oposición. Ha sido asimismo el propósito invariable de Fidel Castro: quedar solo, con el trono y el cetro. Donde esto no ha sucedido, la democracia ha hallado sus asideros.

Entre la fiesta y la vigilia

La reiteración de la historia, sin embargo, quizá no tome por sorpresa a los ecuatorianos. A más de un observador en Chile le pareció curioso que en varias entrevistas anónimas a ecuatorianos que viven aquí en Santiago de Chile y que acudieron a la votación, se apoyara al oficialismo, pero "tenemos todos un poco de miedo de que Correa coja mucho poder y la democracia se pierda", dijo una señora.

Otro, que también se manifestó a favor del régimen, dijo que el proceso podría desviarse "por temas tipo Chávez" y con ello "coartar la opinión".

Al parecer, las amenazas que Correa ha lanzado, entre otros sectores, contra los empresarios y la prensa, generó una postura atenta no sólo en los centros de poder político opositor, sino entre muchos ciudadanos que, incluso con simpatías hacia el proceso, tratarán de que no se menoscaben sus derechos. Por estos lares se desplegará la lucha política en los tiempos venideros.

Persuadidos de lo anterior, un periodista que ya conoce la fuerza pero que todavía reta al poder, sugirió que cada medio envíe a los más calificados corresponsales a donde sesionará la Constituyente, para que cubran las posibles "maniobras, amarres y encerronas que caracteriza a esta clase de cuerpos legislativos".

Jorge Vivanco, subdirector de Expreso de Guayaquil, invitó también al presidente a individualizar sus ataques contra la prensa, los más recientes en el contexto electoral y dentro de "una oratoria" que calificó de "verborragia incontenible".

Eduardo Delgado, ex sacerdote salesiano, adscrito a la Teología de la Liberación y líder de Ecuador Decide, apoya a todo trance la política de Carondelet, pero sostiene: "vamos a hacer de veedores con la participación y movilización del pueblo".

Aunque al parecer no serán pocos los que se darán a la tarea de cuidar, ya en un plano u otro, que las promesas se cumplan, muchas veces ese mismo cuidado de sus intereses podría reprimir las ínfulas caudillescas que con bastante frecuencia envuelven las declaraciones de Correa.

Libertad de prensa, pero…

A poco de que se conocieran los primeros datos preliminares (con el 91,57% de actas nacionales revisadas, el Movimiento Alianza País podría hacerse con 80 escaños de los 130 curules), el mandatario reiteró: "no nos interesa controlar la prensa", pero casi de inmediato añadió que "el libertinaje" es pernicioso para la democracia.

Entre el "libertinaje" y "los medios que hacen tabla rasa" de la Constitución, Correa recordó que "no hay libertad sin responsabilidad". Cabría preguntarse, sin embargo, en qué consiste la responsabilidad y qué forma asume el libertinaje para el economista. Además, debió mencionar cuáles son los medios que hacen tabla rasa de las leyes.

Estos usuales vacíos en los dichos del mandatario fueron los que llevaron a Jorge Vivanco a pedirle aclaraciones.

Lo que sí es seguro es que su admirado Hugo Chávez le donó cinco millones de dólares para instalar un canal estatal, el cual comenzará sus transmisiones dentro de un mes, al mismo tiempo —nada casualmente— en que inicia sesiones la nueva asamblea. El jefe del gobierno aseguró que Chávez no tendrá influencia sobre el canal que pagó.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.