Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Del Amazonas al Caribe

'Se buscan cubanos para fabricar titulares': La Isla y la enfermedad de Castro vistas desde Brasil.

Enviar Imprimir

Poblar lo despoblado

Nunca antes del día en que algunos sectores de la prensa brasileña comprendieron que Fidel Castro podría morir en cualquier momento (¿qué se puede esperar de un mortal?), existió tanta curiosidad por los cubanos que viven en Brasil. Los medios de prensa han comenzado a talar un imaginario intachable poblado de escuelas, hospitales y hombres cultos, para ver, por entre las ramas del tupidísimo bosque de la revolución cubana, los arbustos que crecen a la sombra.

La visibilidad del cubano en Brasil ha sido nula; y ahora que Fidel Castro adolece, redes de televisión, programas de radio, revistas y periódicos salen a la caza y captura de algún nativo que confirme si es cierto que en la Isla nos aseamos con papel periódico.

Hasta el momento no he visto a nadie trascendiendo los medios de prensa interesado en reflexionar, ni en ayudar; sólo en crear polémica y mantener altos índices de público. El diario Folha de São Paulo, fuente de información privilegiada inclusive por sus propios competidores, ha presentado la opinión de varios cubanos como un debate en el que las partes se encuentran divididas. El cónsul cubano en São Paulo se muestra inconforme con que un coterráneo diga lo que piensa, en un país como Brasil donde, después de dos décadas de dictadura, si algo se considera absurdo es no decir lo que se piensa.

En estos momentos el imaginario de la prensa, de la izquierda brasileña y de la diplomacia cubana estaría en mejor estado de salud si al menos se permitieran considerar la idea de que los cubanos no tenemos que ser, contrario a lo que muchos piensan, un ejército de desertores escapados del cuartel.

En su lugar deberían, sin fanatismo mediante, observar críticamente los resultados económicos, políticos y sociales con un prisma materialista, si es que tanto interesa saber en voz de un cubano si en Cuba existe o no una dictadura, o qué tipo de dictadura, pues la realidad actual no permite orientarse a partir de arquetipos registrados ni en libros, ni en filosofías personales.

¿Cómo interpretar 47 años de "logros", si una gran parte de la población vive en condiciones difíciles de vivienda, de alimentación, de trabajo y de transporte; descontenta, sin contar con algunas otras libertades que brasileños y diplomáticos cubanos gozan casi por igual, distantes de las preocupaciones del pueblo, y al mismo tiempo disonantes con su discurso solidario?

¿Las fisuras que han inmerso a nuestro país en una economía esquelética no van a contemplarse? Su estructura es la más obvia de las aflicciones: no existe, murió justo antes de nacer. De padre norteamericano y madre soviética, se crió en el regazo de la discordia y ahora se mantiene, gracias a equipos de "vida artificial": chinos con oxígeno venezolano. No hay que sentir precisamente amor para desear una posible "eutanasia". Sólo que no somos doctores, ni dioses, simplemente la familia indeseada.


« Anterior12Siguiente »