Actualizado: 27/02/2020 17:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Oposición

Efemérides de la Contrarrevolución Cubana

Ramón Donestevez: misiones de paz, guerra mediática y una bala que entra y sale de oreja a oreja

Comentarios Enviar Imprimir

El 19 de diciembre de 1975, la aduana estadounidense incautó la embarcación Luciano Nieves, propiedad de exiliado cubano Ramón Donestevez. La jueza Ellen Morphonios ordenó hacerlo en virtud de que Donestevez había violado la ley federal al salir de Crandon Park (Key Biscayne) unos días antes en aquel barco de 63 pies, con 5 tripulantes y 73 pasajeros, rumbo a la Isla de Cuba pintoresca. Quedarían a la deriva por desperfectos técnicos y al ser remolcados por la Guardia Costera, Donestevez intentó tupir con que andaban en travesía de prueba para su próxima —séptima— misión de paz a Cuba.

La nave no se había bautizado así por gusto. Luciano Nieves venía abogando desde 1972 por la contrarrevolución pacífica [1] y fue ajusticiado revolucionariamente por exiliados que se habían denominado a sí mismos pragmatistas en su convencimiento de que a Fidel Castro había que enfrentarlo a tiros. Y como Castro estaba fuera de su alcance, tirotearon pragmáticamente a Nieves el 21 de febrero de 1975 en el parqueo del Hospital Infantil Variety (Miami).

Botero por la paz

Al ser incautado el Luciano Nieves, Donestevez andaba más allá de fabricar botes en su astillero de 9970 Banyan Street, Perrine, Florida. En octubre de 1965 había ido al puerto de Camarioca, que Castro abrió para su primera invasión demográfica contra USA tras haber ganado la guerra civil en Cuba. Donestevez tuvo entonces la ocurrencia de seguir dando viajes a la Isla.

Completaría seis misiones de paz con la justificación de que “el pueblo de Cuba no le ha hecho nada a los Estados Unidos, [que] le metió el bloqueo a Cuba y el bloqueo no es a Castro, sino al pueblo de Cuba”. De vez en cuando pasaba cortos períodos en cárceles de Cuba y de USA por el atrevimiento de viajar de una a otra, pero se embulló tanto que llegó a exigir dinero a punta de pistola al exiliado José Canto para sufragar gastos. Sería procesado por robo y extorsión [Causa Criminal 72-7137 / Tribunal de Distrito en y para el Condado Miami-Dade].

En trance visionario de la segunda invasión demográfica de Castro contra USA, Donestevez alardeó con que iría a Cuba, “aunque Castro no quiera y sin permiso de los americanos, a buscar a los presos y familiares de exiliados para traerlos en barco a Miami” [2]. Aquí había, según sus cálculos, “de 13 a 15 mil personas listas para viajar”. Y su bandería tenía “97 barcos listos [y] arreglada la movilización de 5 mil cubanos”.

Verde y verdes

Donestevez complementó sus misiones de paz con la guerra mediática. Sacó el periodiquito Verde Olivo Nacionalista [Foto] con el propósito declarado de “desenmascarar a una partida de individuos que lo único que han hecho es darle un purgante al exilio durante diez y siete años”, entre ellos Rolando Masferrer, Jorge Mas Canosa, Carlos Prío y Manuel Artime.

La vocera de línea dura Marieta Fandiño dio contracandela con su periodiquito Verdad y pegó candela a numerosos ejemplares de la primera edición de Verde Olivo Nacionalista. Donestevez tuvo entonces la ocurrencia de salir a distribuir las demás ediciones vestido de camuflaje en un jeep con gente armada. En octubre de 1975 volvió a enredarse con la justicia estadounidense, esta vez por tenencia ilegal de armas. Andaba en los trámites de apelación contra la condena de siete años cuando zarpó en el Luciano Nieves.

El teniente Tom Lyons (Policía de Miami) obtendría pruebas indiciarias de que este viaje fue más bien “larceny by trick”, ya que Donestevez había cobrado los pasajes, pero no devolvió un quilo. Ya habían declarado nueve pasajeros cuando el caso tomó un cariz (in)esperado al morir Donestevez el 13 de abril de 1976, a las 10:30 a.m., en el Hospital General de Miami Dade.

La gracia del tiro

Uno de sus empleados había encontrado a Donestevez abatido sobre el buró en la oficina de su astillero Piranha Boat Company. Además del golpecito en la frente contra el buró ante el cual estaba sentado, el único trauma que notó el médico forense fue una herida de bala con entrada por debajo y detrás de la oreja izquierda, así como salida por debajo y delante de la derecha. No se hallaron fragmentos del proyectil ni residuos de pólvora. El experto en balística dictaminó que una bala de punta blanda habría sido disparada de lejos con potente rifle calibre 30.06.

La policía encontró una carta manuscrita que el perito calígrafo dictaminó de puño y letra de Donestevez. La firma al pie decía “Zero”. Con este mismo apelativo habían firmado una nota explicativa quienes ajusticiaron al ingeniero José Elías de la Torriente de un balazo por debajo y detrás de la oreja derecha el 12 de abril de 1974 en su casa de Coral Gables. La nota rezaba que Torriente había recibido su zero porque su aporte a la causa de Cuba era nada.

Coda

Desde la ejecución de Torriente nadie más en Miami había sido ajusticiado en Semana Santa hasta que llegó el turno a Donestevez. Aunque 1975 transcurrió con 26 bombazos de ralea terrorista —desde la explosión del 16 de febrero en My Cuba Grocery hasta la bomba en la estación eléctrica de Calle 130 y Avenida 98 (Suroeste)— no hubo más ejecuciones que balear a Nieves el día de San Pedro Damián, por ser agente pro castrista dialoguero, y volar al Tigre Masferrer en Halloween, por ser combatiente anticastrista indeseable.

Notas

[1] Luciano Nieves fue líder de la Juventud Ortodoxa en Las Villas. Se alzó contra Batista y llegó a capitán del Ejército Rebelde. Salió en Bohemia arrestando a Hermelindo Batista, el hermano santero del general presidente derrocado. En 1960 Nieves se habría revirado contra Castro y encajado 20 años, pero salió a los dos y entraría a USA vía España en agosto de 1965. Al insinuar Castro en 1973 que habría elecciones —para institucionalizar el llamado Poder Popular— Nieves se apeó con que habría apertura política y voceó que apoyaba a un Partido Laborista formado dentro de Cuba bajo el liderazgo del oculista Jaime Alemañy.

[2] Réplica [Miami], No. 224, 15 de enero de 1975, 14.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.