Actualizado: 15/02/2019 14:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Represión

El Mandela cubano

Jorge Luis García Pérez (Antúnez) aguarda su libertad desde el 15 de marzo, cuando expiró su condena de 17 años.

Enviar Imprimir

No ha estado encerrado tanto tiempo como Nelson Mandela, pero al igual que éste, Antúnez no deja de ser un hombre libre, digno y valiente.

Ahora mismo, ha decidido no dirigirle la palabra a las autoridades del penal, en protesta por limitarle las llamadas telefónicas a cinco minutos a la semana. También ha dejado de asistir al comedor a consumir alimentos. Una nueva fecha para el cumplimiento de su sanción ha sido fijada para el próximo 22 de abril, en flagrante violación de los derechos humanos.

Nacido en Placetas, Villa Clara, el 10 de octubre de 1964, Jorge Luis prefirió desde niño ser identificado con el apellido de su padre, Rubén Antúnez Lavallet, y no con los que su madre, Alejandra García Pérez, lo inscribiera en el registro civil.

El 15 de enero de 2003, mientras se encontraba en el Combinado del Este, en La Habana, Antúnez me hizo llegar una carta, de la cual transcribo los párrafos finales:

"El próximo 15 de marzo cumplo 13 años de ininterrumpida prisión, 13 años de crueles tratos, ensañamientos y todas formas de represión, así como de forzosos destierros y humillantes prohibiciones. 25 años, 5 meses y 15 días era mi edad al ser arrestado, hoy tengo 38 años, lo que quiere decir que he dejado prácticamente mi juventud entre celdas y barrotes".

"Estos años han sido duros y difíciles, a tal punto que aún no he podido ni tan siquiera pensar en el matrimonio o formar una familia, anhelo de toda persona sensata y civilizada. Pero siento el modesto y patriótico orgullo de haber abrazado la causa más noble y justa de todas".

"Mi mayor orgullo es que no han podido ni podrán jamás doblegarme. Gracias a Dios hoy no soy un autómata, sino una persona que piensa y actúa con cabeza y voy propia. Y si de algo tengo que arrepentirme es de no haber comenzado antes, porque si volviera a nacer haría lo mismo". (La carta completa y parte de su autobiografía pueden leerse en http://taniaquintero.blogspot.com).

Los Antúnez

Cuando el 18 de marzo de 2003, el gobierno de Fidel Castro desató la mayor oleada represiva hasta entonces conocida en la Isla, dos de mis proyectos quedaron truncados: la terminación de un libro que comencé a escribir en diciembre de 2002 y una campaña por la liberación de Antúnez, planeada luego de entrevistar en La Habana, en el mes de mayo de ese año, al periodista afroestadounidense Clarence Page, dos veces Premio Pulitzer y en ese momento corresponsal en Washington del Chicago Tribune.

De aquella entrevista nació la Carta abierta a Powell y Rice, hermanos de raza, difundida en octubre de 2002 en el sitio de la Unión Liberal Cubana.

Posteriormente, además de redactar una nota de prensa para dar a conocer el caso de Antúnez entre personalidades negras y mestizas de Cuba y Estados Unidos, me di a la tarea de localizar en directorios telefónicos de varias provincias de Cuba a personas de apellido Antúnez, en un intento por reconstruir un árbol genealógico que pensaba iniciar con Antunes, judío sefardita que hacia el siglo XV o XVI habría huido de España, asentándose en Portugal. Desde donde decidió emigrar a la Isla en busca de fortuna en las tierras ganaderas de la región central del país, según datos obtenidos en el Archivo Nacional de Cuba.

Pensaba, y aún lo creo, que en alguna rama de ese árbol la familia paterna de Jorge Luis y la mía materna pudieron haberse encontrado, al ser los suyos de Placetas y los míos de Sancti Spíritus, municipios cercanos en la actual Villa Clara, antigua Las Villas.

En su carta, Antúnez me decía que estando en la prisión espirituana Nieves Morejón, había conocido a unos primos de su padre que vivían en Cabaiguán, localidad no lejana a Tuinicú, donde mi abuelo Luis Antúnez fue dueño de una pequeña finca llamada Sebastopol y donde nacieron sus ocho hijos, tres varones y cinco hembras, entre ellas Dulce María Antúnez, madre del disidente Vladimiro Roca Antúnez.

Berta

Ya había leído en el número 2/98 de la Revista Hispano Cubana el artículo "La vida en la prisión de Kilo 8", un estremecedor relato de Antúnez, cuando una mañana, mientras esperaba ser recibida por Jorge Romeu, consejero de la Embajada de España, vi bajar por la escalera a una mujer y un hombre de la raza negra. Recuerdo que le dije a Romeu: "Me alegro que a esta embajada vengan más negros". Supe entonces que se trataba de Berta Antúnez Pernet, hermana de Jorge Luis por parte de padre, y su esposo, Alejandro García Sardiñas.

Berta no solamente ha sido madre y hermana, sino el más fiel apoyo que durante 17 años ha tenido Antúnez. Ella es presidenta del Movimiento Nacional de Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel, fundado por su hermano el 28 de enero de 1997 con el fin de agrupar a presos políticos, disidentes y familiares.


« Anterior12Siguiente »