Actualizado: 18/01/2020 16:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Habana, Baches, Basura

Lo que va de ayer a hoy

Una comparación con la situación actual de La Habana: los montones de basura en las calles repletas de baches, los cuales ponen en peligro tanto a conductores como a peatones

Comentarios Enviar Imprimir

La primera intervención norteamericana en Cuba comenzó técnicamente con la firma del Tratado de París entre EEUU y España, con la notable ausencia de los cubanos, el 10 diciembre 1898 y concluyó, también técnicamente, el 20 de mayo de 1902 si no tomamos en cuenta la Enmienda Platt que hacía que en la práctica Cuba viviese permanentemente bajo una intervención de facto.

Mientras se producían los vaivenes políticos entre anexionistas e independentistas de ambos lados del Estrecho de la Florida que culminarían en la declaración de la independencia de Cuba con la limitante ya mencionada anexada a la primera Constitución de Cuba en el siglo XX, el Cuerpo de Ingenieros del 3ro. y 5to. Ejército de las fuerzas de ocupación desarrollaban una importante y extensa obra de saneamiento de La Habana. De esa labor solo queda como referencia cuatro planos que deberían estar anexos a los respectivos informes, pero esos informes no lo he podido encontrar.

Sin embargo, los planos, que por cierto se realizaron sobre los que Esteban Tranquilino Pichardo[1] había publicado en 1881, arrojan suficiente información sobre los trabajos realizados en La Habana durante la primera intervención, los mismos están firmado —salvo uno— por, en ese momento, el Mayor William Murray Black[2].

El primer plano con fecha junio 30 de 1899 nos muestra la organización de la limpieza de las calles que comprendía toda La Habana con tres categorías: a) Limpieza 6 días o más, esto incluía la Habana Vieja y lo que hoy llamamos Centro Habana, Casablanca y Regla, además la Calzada del Cerro, la de Cristina y la de Jesús del Monte, que hoy llamamos “10 de Octubre”. b) Limpieza tres días o menos incluía Cerro, Santo Suarez, Víbora, Luyanó, Vedado y el resto. c) Además establecía la limpieza dos veces por día de las calles Obispo, O’Reilly, San Lázaro, el Prado, Tacón y Baratillo.

El segundo plano sobre la limpieza de las calles tiene fecha junio 30 de 1900 refleja algunos cambios de importancia con relación al anterior: a) Habana Vieja y Casablanca se limpian los 7 días de la semana, incluyendo Prado, San Lázaro, Neptuno, San Miguel, Zanja, Galiano, Salud, Reina, Calzada de Monte, Belascoaín; b) El resto todos los días excepto el domingo y c) Dos veces todos los días Obispo, O’Reilly y los alrededores del Parque Central.

El tercer plano también con fecha junio 30 de 1899 refleja la pavimentación existente usando variadas técnicas: a) la mayor parte de la Habana Vieja estaba pavimentada incluyendo parcialmente San Lázaro, Neptuno San Miguel, Salud, Reina, Dragones, Galiano, Suárez, Calzada del Monte y de Jesús del Monte; b) Se empleó ladrillos vitrificados, lo que conocemos como adoquines, en Tacón entre O’Reilly y Empedrado; en O’Reilly entre Tacón y Mercaderes y entre Tacón y Baratillo, este tipo de pavimento era extremadamente costoso[3]; c) La mayor parte del resto de la ciudad estaba pavimentada con macadán[4].

El cuarto plano comprende las obras de reconstrucción vial de La Habana emprendida entre enero de 1899 y abril de 1902 y está firmado por el teniente William Jones Barden[5], el cual se quedó a cargo de las obras de saneamiento en La Habana cuando al Mayor William Murray Black le asignaron la misma tarea, pero para todo el país. Debido a la naturaleza del plano y el período que comprende este es mucho más complejo, incluye: a) Renovación del macadán; b) Nuevas calles con macadán; c) Nuevas calles en progreso; d) Reposición de bloques de granito en su lugar; e) Reposición de bloques de granito tomado de otras calles; f) Ladrillos vitrificados [adoquines] nuevos; g) Bloques de asfalto nuevos; h) Planchas de asfalto nuevas; i) Pavimento de madera nuevo.

La mayor parte de las calles de lo que hoy conocemos como Centro Habana fueron renovadas al igual que Regla, así como las principales avenidas; en la Habana Vieja se renovaron varias calles entre ellas se renovó completa O’Reilly y se utilizaron adoquines en toda la extensión de Oficios; se abrieron calles como Pilar, Santa Marta, la calle 23 en el Vedado desde L hasta I; se completó Infanta desde Jovellar hasta Marina, y Vapor hasta su empalme con Jovellar, se abrió Paseo desde Calzada hasta la calle 29, etc.

Es decir, se realizó una gran cantidad de obras viales, pero quizás lo más importante fue la campaña dirigida por el médico militar estadounidense William Gorgas[6] y ejecutada por el Cuerpo de Ingenieros bajo el mando del Mayor W. M. Black, lo cual permitió la eliminación de la fiebre amarilla en La Habana, se considera que para 1918 fue totalmente eliminada la fiebre amarilla en todo el país.

Cómo establecer una comparación con la situación actual de La Habana en este su 500 aniversario. La basura haciendo pequeños y no tan pequeños montones en las calles que están repletas de baches poniendo en peligro tanto a los conductores como a los peatones. Hay que tener en cuenta que en los años en que el Mayor W. M. Black organizó la limpieza y la recogida de los desperdicios, y la reparación de las calles, esas tareas se realizaban con carretones tirados por mulos. Y qué decir de la propagación del dengue el cual es trasmitido por el mosquito Aedes aegypti el mismo que trasmitía la fiebre amarilla y que fue eliminado sin los recursos en productos insecticidas que hoy existen.

La comparación es trágica, es una vez más la demostración de la ineficacia de un sistema que solo tiene un logro: su permanencia en el poder.


[1] Era hijo de Esteban Pichardo del cual he mencionado en este mismo site: https://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/esteban-pichardo-un-intelectual-infatigable-336194

[2] Llegaría a ser Brigadier General y participó en la I Guerra Mundial, además, ya con el grado de Coronel regresó a Cuba para dirigir los trabajos de reflotamiento del Maine y su posterior hundimiento mar afuera. Tuvo a cargo de las tareas de saneamiento y reconstrucción de vías y caminos en el resto de Cuba misión encomendada en 1899 por el General Leonard Wood, Gobernador Militar de Cuba, para que realizara el mismo trabajo que había hecho en La Habana. Durante la segunda intervención estuvo al frente de la misma encomienda en Cuba. Se retiró en 1919 y murió en 1933 a los 78 años.

[3] De acuerdo al mismo William Murray Black en su libro The United States Public Works. Ed. John Wiley & Sons, New York 1895, pág. 179; el precio de la yarda era en 1895 de $1,86 lo cual en dinero actual serían $50,00.

[4] El macadán es una forma de pavimentar inventada por el ingeniero escocés Mac Adam y consiste en piedra triturada al mismo diámetro que después de ser colocada y nivelada se comprime con un pesado rodillo.

[5] William Jones Barden llegó a dirigir la Escuela de Ingenieros del Ejército de los EEUU entre 1910 y 1913 con el grado de Mayor, se retiró como Teniente Coronel en 1934, murió a los 86 años en 1956.

[6] El Dr. William Gorgas puso en práctica el descubrimiento del médico cubano Carlos J. Finlay Barrés y comprobado nuevamente de forma experimental por el también médico militar Walter Reed.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.