Actualizado: 06/04/2020 20:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Operación Cienfuegos

Dólares y petróleo: ¿Manos libres para el nuevo imperialismo energético?

Enviar Imprimir

La Operación Cienfuegos lógicamente se entrelaza con los planes que desde el 29 de junio de 2005 vienen fraguando Chávez y Castro, después que fuera creada oficialmente Petrocaribe en Puerto La Cruz, Venezuela.

El 6 de septiembre, en Jamaica, con la presencia de Fidel Castro, Chávez y el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, fue firmado el acuerdo para que los Estados del Caribe compraran 185.000 barriles diarios de petróleo a Venezuela, en condiciones ventajosas de precio y financiación.

En dicha reunión, Trinidad y Tobago se desmarcó de sus socios del CARICOM. El primer ministro de ese país caribeño, Patrick Manning, advirtió que las pequeñas islas no tenían instalaciones para refinar el petróleo y que la gasolina que recibían era almacenada y distribuida por empresas transnacionales.

Manning fue un poco más lejos y alertó contra la influencia política que podía otorgarle este trato al gobernante venezolano. Esta misma razón fue la que utilizó el primer ministro interino de Haití, Gerard Latortue, para criticar el proyecto de Petrocaribe, aunque sin dejar de aprovecharse del mismo. "Hay que tener cuidado con Chávez", dijo Latortue, y opinó que el mandatario venezolano "quiere utilizar esta entidad para imponer su punto de vista político".

Ahí está el quid del asunto y el trasfondo de la operación Cienfuegos. Tanto Castro como Chávez conocen que los países caribeños tienen peso en las votaciones de Naciones Unidas, o en el caso de Venezuela, de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por otro lado, recientemente el nuevo presidente de Haití, René Preval, realizó una cordial visita de trabajo a La Habana y se reunió con Castro, por lo que es de prever que las reticencias de Puerto Príncipe también sean neutralizadas.

Sin rendir cuentas

Para todos estos movimientos políticos y estratégicos, no sólo en el Caribe sino en otros países latinoamericanos, Chávez necesita tener las manos libres y no rendir cuentas de las cifras millonarias que recibe PDVSA.

El pasado 14 de abril Venezuela informó que retirará a PDVSA de la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) cuando entregue su informe sobre 2004, a finales del próximo mes de mayo, según la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

El director de finanzas de Petróleos de Venezuela, Eudomario Carruyo, dijo: la decisión "implicará que no tengamos que hacer ese informe 20-F, que resulta muy engorroso y que se traducía en muchos esfuerzos para el holding", reportó ABN.

El funcionario explicó que el 20-F es un informe operacional y financiero, que recoge prácticamente toda la información de la empresa: reservas, producción, refinación, resultados económicos, actividades diversas, entre otros aspectos.

En buen romance, Chávez quedará totalmente con las manos libres para dilapidar, junto a su socio y mentor, Fidel Castro, los recursos venezolanos en esos ambiciosos planes del ALBA y otros por el estilo. No faltarán ni los dólares ni el petróleo para llevar adelante la Operación Cienfuegos.


« Anterior12Siguiente »