Actualizado: 14/12/2018 10:51
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Gongo, RTV Martí, Exilio

RTV Martí: (Des)Encuentro con la historia

Los exiliados cubanos empezaron siendo reclutados por la CIA para combatir al anticomunista Tshombe y quedaron subordinados a Mobuto, quien se proclamó “segundo héroe nacional” y exaltó como primero a Lumumba

Comentarios Enviar Imprimir

Los hechos históricos pueden estar sujetos a distintas interpretaciones,
pero no vale todo. Y el diablo está siempre en los detalles.
Dr. Sergio López Rivero, Tesis doctoral, Universidad de Valencia, 2014

Diciembre abrió en Radio y Televisión (RTV) Martí con su proyecto más ambicioso: la serie “Cuba, 60 años de dictadura comunista”, que incluye el episodio de la participación [1962-67] de exiliados cubanos en la Crisis del Congo [1]. Ya que la serie se propone contar “la verdadera historia”, el adelanto noticioso “Cubanos que lucharon en el Congo, reencuentro con la historia” desentona en algunos detalles.

1. “De 1962 a 1967 un grupo de cubanos (…) fueron partícipes de una operación dirigida por la CIA para combatir la expansión del comunismo en suelo africano (…) Los primeros enviados allá fue (sic) una docena de pilotos exiliados (…) como Gustavo Ponzoa, Gastón Rodriguez, Tony Blázquez, Jack Varela, Fausto Gómez, Mario Ramos, Rene García, Luis Ardois, Alberto Pérez, Luis de la Guardia, Amado Cantillo…”

  • Esta operación de la CIA no se puso en marcha contra la expansión del comunismo en el Congo, sino contra la secesión de la provincia de Katanga, liderada por el político anticomunista Moise Tshombe [2].
  • Los primeros enviados no fueron ninguno de los antemencionados ni doce, sino siete pilotos: Mario Ginebra, Rafael García, Eduardo Herrera, Luis Cosme, Antonio Soto, César Luaices y Alfredo Maza, más el mecánico Segisberto Fernández [3]. Poco después se incorporó Joaquin Varela.

La primera referencia oficial a estos pilotos en el Congo data del 15 de noviembre de 1962 [4]. Habían sido solicitados a USA por el Jefe de Gobierno Cyrille Adoula para enfrentar a la fuerza aérea de Katanga (AVIKAT). La Fuerza Aérea Congolesa (FAC) disponía de seis aviones T-6 sin tripulación ni armamento. Se preparó para entrar en combate hacia enero de 1963, pero el 29 de diciembre de 1962 AVIKAT quedó virtualmente destruida por el escuadrón aéreo de la ONU, que intervenía en el conflicto interno desde mediados de 1961. La ofensiva siguiente puso fin a la secesión de Katanga el 15 de enero de 1963. Tshombe marchó al exilio y los pilotos cubanos de CIA/FAC se quedaron volando en torno a Leopoldville (Kinshasa) to show the flag [5].

2. “Una rebelión, conocida como Simba (León en swahili), fue organizada por los izquierdistas congoleses, con el apoyo de Moscú, Pekín y La Habana. Las autoridades oficiales pidieron apoyo a Bélgica y Estados Unidos. Ya la actual provincia de Katanga se había proclamado en 1960 un estado independiente y la muerte de Patricio Lumumba solo complicaba el panorama político”.

  • A poco de estallar la rebelión simba en la provincia de Kwilu (1ro de enero de 1964), los cubanos volaron ya en misiones contra los rebeldes liderados por Pierre Mulele, quien contaba con el apoyo de Pekín, pero no de Moscú ni de La Habana [6].
  • Hacía un año que Katanga había dejado de ser Estado independiente y retornado como provincia a la República Democrática del Congo. Lumumba había sido asesinado tres años atrás, luego de su arresto por oden del Comandante en Jefe Joseph Mobuto.
  • El panorama político vino a complicarse el 29 de septiembre de 1963. El Jefe de Estado, Joseph Kasa-Vubu, decretó la disolución del parlamento y la facción de izquierda formó enseguida el Consejo de Liberación Nacional, que para mayo de 1964 promovía otro alzamiento en la región de Fizi-Uvira.

Las fuerzas de la ONU se retiraron el 30 de junio y la cosa se puso tan fea que Kasa-Vubu trajo a Tshombe del exilio como recambio de Adoula. Tshombe reactivó las redes de mercenarios que había contratado durante la guerra de secesión de Katanga y emprendió una serie de campañas de contrainsurgencia que concluirían el 13 de octubre de 1965, al ser revocado por Kasa-Vubu. Entretanto la CIA/FAC fue creciendo a la sombra del Mobutu [7].

Al combate corred…

Sólo a partir de la rebelión simba pudiera aceptarse que la CIA convocara a exiliados cubanos a combatir el comunismo en el Congo. Aunque los simbas “no eran ciertamente comunistas”, tal como precisó un alto oficial de la CIA allí [8], sí representaban una amenaza para el gobierno pro-occidental en Leopoldville y recibirían ingentes recursos “de China y de la Unión Soviética fundamentalmente”, como anotó en su diario el Che Guevara, quien de paso indicó: “El único dirigente [genuino entre los simbas] me parece que es Kabila” [9].

RTV Martí soslayó otro detalle con la cita de que los exiliados cubanos “en un inicio ni siquiera sabían adonde partían, pero la convicción era la misma, combatir al comunismo y las huestes de Castro”. Sólo después del combate de Bendera, el 29 de junio de 1965, pudiera aceptarse que la CIA convocara estas salidas combinando ambas motivaciones [10]. Antes no tuvo intel de que Castro había ido con los simbas más allá de “la propaganda, el entrenamiento en Cuba y la provisión de armas y dinero” [11].

Aparte de personal para la FAC, la CIA reclutó también a exiliados cubanos para una compañía de infantería y una suerte de pocket navy en el Congo. En ambos casos invocó la lucha por el mundo libre, pero aquellos reclutados para la flotilla de bolsillo fueron engañados al descaro con la promesa de que, después del Congo, vendría Cuba [12].

3. “Tras la embestida de los cubanos, [el Che Guevara], usando el lago Tanganica, pasó a Tanzania con varios de sus adeptos, y de ahí huyeron hasta Checoslovaquia”.

  • No hubo embestida de los cubanos que no fueran operaciones coordinadas por Mobuto y/o Tshombe con la CIA. Llegarían a combatir al Che tal como venían haciéndolo contra los simbas. Eso sí: la CIA reportó que la supremacía aérea y el patrullaje naval inclinaron la balanza a favor de las tropas contrainsurgentes en tierra [13].
  • Así y todo, el patrullaje no impidió que el Che apuntara en su diario: “Pasamos el lago sin problemas, a pesar de la lentitud de las lanchas y, en pleno día, llegamos a Kigoma” [14]. De este puerto lacustre en Tanzania había salido el 23 de abril de 1965 y llegaba de vuelta, derrotado, el 21 de noviembre. Sólo que no con varios, sino con casi todos sus adeptos, salvo dos que serían rescatados al mes siguiente. De Kigoma fueron por tierra a Dar es-Salam y de aquí volaron a Moscú rumbo a La Habana [15].

4. “Tras finalizar las operaciones militares para 1967-1968, varios cubanos, entre ellos Rene García, quedaron en el Congo, primero en la aviación civil como pilotos y después de instructores de B-26 y T-28 en la fuerza aérea”.

  • Las operaciones militares de los pilotos cubanos en el Congo incluyeron bombardear y ametrallar a compañeros de lucha contra los simbas: gendarmes katangueses (en julio de 1966) y mercenarios blancos (en julio de 1967), que eran partidarios de Tshombe y se amotinaron contra Mobutu [16].
  • A poco de ser revocado Tshombe como premier, Mobuto dio golpe de Estado —el 25 de noviembre de 1965— y llegaría a ser, como dictaminó la propia CIA, “el mejor aliado geopolítico de los Estados Unidos en el continente africano, pero también uno de los cleptócratas más vilipendiados del mundo, que acabaría arrastrando su país a la ruina económica y al caos político” [17].

Ironía de la historia

RTV Martí citó también a uno de los pilotos, Amando Cantillo, con que la participación de los exiliados cubanos en la crisis del Congo es una historia “en la que ganamos”. Sólo que Hegel y otros han señalado el detalle de cómo los hombres actúan impulsados por ciertas motivaciones y persiguen determinados objetivos, pero la historia termina como le da la gana.

Los exiliados cubanos empezaron siendo reclutados por la CIA para combatir al anticomunista Tshombe y quedaron subordinados a Mobuto. Al seguir la rima de la contrainsurgencia, ya fuera frente a comunistas o anticomunistas, dieron pie a un dictador peor que Fidel Castro.

  • Mobutu se proclamó “segundo héroe nacional” y exaltó como primero a… ¡Lumumba! Proscribió toda actividad política e impuso el régimen de partido único [Movimiento Popular de la Revolución - MPR] con militancia por nacimiento de todos los ciudadanos congoleses y repudio tanto del capitalismo como del socialismo.
  • Convocó a elecciones en 1970, pero sin voto secreto. Había que escoger entre una boleta verde (por aquello de la esperanza) para votar por él y otra roja (por su odio a los ñángaras) para votar en su contra. Ganó por 10 131 669 contra 157, con unos 30 mil votos más que electores registrados. Se reeligió en 1977 y 1984.
  • Desplegó una campaña de “autenticidad nacional” que incluyó desde cambiar la toponimia del país [ahora Zaire] y prohibir la moda occidental hasta nacionalizar las empresas extranjeras. Su culto a la personalidad llegó a que los medios se refieran sólo a él por el nombre [ahora Sese Seko] e identificaran a los demás funcionarios del Estado tan sólo por sus respectivos cargos.

Aunque China había apoyado la rebelión simba, Mobutu restableció relaciones diplomáticas en 1972 y al año siguiente se reunió en Pekín con Mao, de quien copiaría el título de Timonel. Al regreso implantó el Programa Salongo de “trabajo cívico obligatorio” y empezó a largar críticas contra Bélgica y USA. Hacia 1990 levantó la prohibición de otros partidos políticos y montó un gobierno de transición, que entraría en crisis a fines de 1996 con la sublevación del grupo étnico Tutsis apoyada por Uganda, Ruanda y Burundi. Para el 16 de mayo de 1997, Mobuto salía espantado al exilio en Marruecos [18].

Coda

Al día siguiente ascendió al poder en Zaire —que retomó el bautizo de República Democrática del Congo— un tal Laurent Kabila, aquel simba que al Che le pareció buen dirigente.

Notas

[1] La crisis puede enmarcarse desde la declaración de independencia [30 de junio de 1960] hasta el aplastamiento de la última revuelta de mercenarios [13 de noviembre de 1967].

[2] Hellström, Leif: The Instant Air Force: The Creation of the CIA Air Unit in the Congo, 1962, Universidad Södertörns (2005), 39.

[3] Villafana, Frank R.: Cold War in the Congo: The Confrontation of Cuban Military Forces, 1960-1967, Transaction Publishers (2011), 67.

[4] Telegrama 1133, del embajador americano Edward A. Gullion al Secretario de Estado Dean Rusk (Museo y Biblioteca Presidencial JFK, Archivo de Seguridad Nacional [Congo], Caja 33).

[5] Al ser entrevistado por Hellström en Oetwil am See (Suiza), el 3 de diciembre de 1994, Rafael “El Huevo” García empleó tal expresión para resumir este encuentro de dos culturas: el avión T-6 hacía tanto ruido que los cubanos no tardaron en apodarlo “el enano que le ronca” y como las supercherías congolesas incluían el ruido intenso como manifestación de poder, los vuelos rasantes infundían temor. Los oficiales del ejército congolés acuñaron Makasi [fuerte, poderoso, en sijualí] para designar la CIA/FCA.

[6] Ogunsawo, Alaba: China’s Policity in Africa, 1958-71, Cambridge University Press (1974), 175.

[7] La CIA/FAC empleó 79 pilotos extranjeros, casi todos cubanos, y 11 aviones T-6, 13 T-28, 7 B-26, 2 C-45, 3 C-46 y 1 Beech, así como 3 helicópteros Bell. Cf.: Robarge, David: “CIA’s Covert Operations in the Congo”, Studies in Intelligence, Vol 58, No. 3 (Septiembre 2014), 5.

[8] Holm, Richard L.: “A Close Call in Africa”, Studies in Intelligence, Vol 43, No. 3 (Invierno 1999-2000), 17. En febrero de 1965, Holm voló con el piloto cubano Juan Perón por la zona de Bunia. El mal tiempo provocó el aterrizaje forzoso y el T-28 se incendió. Holm salvó la vida gracias a Perón y vecinos de una villa de la tribu Azande. El piloto cubano del otro T-28 que participaba en esta misión, Juan Tuñón, despareció.

[9] Guevara, Che: Pasajes de la guerra revolucionaria: Congo, Mondadori (1999), 30 s. 153.

[10] El cubano Norberto “Nine” Pío tuvo la ocurrencia de caer en combate con su pasaporte y diario encima. Cf.: “Congo has Diary of Cuban Agent”, Washington Post, 18 de julio de 1965.

[11] Intelligence Memorandum (OCI No. 2326/65), 25 de septiembre de 1965.

[12] Villafana, Frank R.: Ob. cit., 40 s. 81 ss. Al mando de Rip Robertson, veterano de Bahía de Cochinos, la compañía tomó parte en la Operación Dragón Rojo, que el 24 de noviembre de 1964 liberó a rehenes europeos y americanos en Stanleyville (Kisangani). Los otros cubanos arribarían en septiembre de 1965 para tripular dos lanchas rápidas (Swift) de 50 pies, artilladas y con radar de vigilancia nocturna, en misiones de patrullaje del lago Tanganica.

[13] Robarge, David: Ob. cit., 6.

[14] Guevara, Che: Ob. cit., 138. Guevara elogió al capitán cubano Roberto “Changa” Hernández como “el inefable almirante Changa, dueño y señor del lago”.

[15] Villafana, Frank R.: Ob. cit., 169 s.

[16] Los motines fueron liderados por el coronel katangués Ferdinand Tshipola en 1966 y los jefes mercenarios Jean Schramme (belga) y Bob Denard (francés) en 1967. Vid.: Clarke, Stephen J. G.: The Congo Mercenary, South African Institute of International Affairs (1968), 70-78.

[17] Robarge, David: Ob. cit., 8.

[18] A poco de exiliarse murió de cáncer de próstata. Transparencia Internacional listó en orden descente a Suharto (Indonesia), Marcos (Filipinas) y Mobutu como los peores cleptócratas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.