Actualizado: 20/02/2020 21:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Transición, EEUU, Gobierno

Transición ordenada para la democracia de Cuba

Pasos programáticos, necesarios en la coyuntura actual, para que la democratización de Cuba no sea abortada en el camino por grupos hegemónicos

Comentarios Enviar Imprimir

Aparentemente el escenario actual se hace muy adverso para una transición ordenada a la democracia de Cuba.

Por un lado, la política de la administración Trump hacia Cuba con la suspensión de los servicios consulares en la embajada americana en la Habana, las restricciones al envío de remesas a la isla por cubanoamericanos y de cubanos residentes en Estados Unidos, la puesta en vigor de los títulos tres y cuatro de la Ley Helms-Burton y la suspensión de los vuelos chárter a las ciudades del interior de Cuba, entre otras cuestiones.

Por otro lado el gobierno cubano ha intensificado la represión a la oposición en Cuba encarcelando a destacados líderes opositores, intensificando campañas de descréditos contra medioambientalistas y minimizando las campañas de los defensores de animales, persecución política contra artistas contestarlos y despido laboral de humoristas incómodos, campaña de histeria contra los autotitulados “clandestinos”, creación de la categoría regulados para no permitir la salida al exterior de opositores y periodistas independientes entre otras cuestiones.

No obstante, la situación narrada y como no acredito en una salida abrupta a la problemática cubana, pienso que es oportuno proponerle, una vez más [1], al gobierno cubano una transición ordenada a la democracia, incluyendo a todos los actores en conflicto y como un actor trascendental a los propios actuales gobernantes de Cuba.

Para transitar ordenadamente a la democracia abogo por Cuatros Pasos Programáticos que a continuación relaciono: 1) Legalización de los partidos políticos de oposición, 2) Convocatoria a una asamblea constituyente multipartidista, 3) Instauración de un Estado de derecho con sus poderes independientes (ejecutivo, legislativo y judicial), 4) Elecciones multipartidistas municipales, provinciales y nacionales.

Estos pasos programáticos no son suficientes, pero sí necesarios para que la democratización de Cuba no sea abortada en el camino por grupos hegemónicos, sean de izquierda, derecha o una combinación de ambos, con la justificación de determinada “estabilidad” o de imponer sus intereses políticos y/o económicos.

La legalización de los partidos políticos de oposición además de dotarlos de un estatus legal para organizar sus actividades sin temor a persecuciones y encarcelamientos arbitrarios, posibilitaría que en ese periodo organizativo se crearan sus bases de sustentación política, se modificara la actual Constitución para tener aunque sea de forma temporal las garantías mínimas para su funcionamiento o la creación de una ley de partidos políticos donde se establezcan los deberes y derechos partidarios.

Una vez estabilizados los partidos políticos de oposición y el partido único actual bajo las mismas condiciones, estarán creadas las condiciones para la convocatoria a una asamblea constituyente multipartidista, para parlamentar la constitución democrática de Cuba que entre otros aspectos contenga de forma general el modelo político/económico/social/cultural y que sea el Estado democrático de derecho emanado de dicha constitución el garante de dicho modelo.

Por la amplitud, el debate y el consenso necesario del citado modelo sería inaceptable que el autor del presente artículo pretenda incluir algunas de sus componentes, pero es oportuno enfatizar que en su parte económica se deberían incluir componentes del liberalismo económico (capitalismo) y de la autogestión socialista, ya en la parte política se debería definir el tipo de gobierno si es presidencialista, parlamentario o semi-presidencialista.

A pesar de ser aprobada recientemente la nueva constitución ratificando el modelo de partido único, pienso que las condiciones están creadas, con la implantación y la asignación de la figura del primer ministro para inicialmente, mientras el primer ministro se ocupa de la administración central del estado y de los aspectos económicos, el presidente de la nación realizaría consultas con los líderes opositores y de la sociedad civil para procurar una fórmula para iniciar la transición democrática de Cuba.

Exhorto a los gobernantes cubanos a dejar de lado los calificativos vejaminosos y degradantes cuando se refieran a la oposición y a la sociedad civil y por otro lado a la oposición, recíprocamente, tratar al gobierno cubano con el respeto que se requiere para la búsqueda de una solución a la problemática cubana.


[1] https://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/transicion-ordenada-a-la-democracia-en-cuba-329357


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.